En palabras de Homero, «Nadie debería vivir más que su personaje de ficción favorito»

Responder