Saltar al contenido
La Redacción

30 de abril: Día del niño

30 abril, 2020
Últimas entradas de Ma del Carmen Bolado Garza (ver todo)

Una vez terminada la 1a. Guerra Mundial se creo la concientización de la necesidad de proteger a los seres mas vulnerables y establecer los derechos que le correspondían, es decir, a los niños. Fue así como poco a poco se estableció una fecha para celebrarlos que es diferente en cada Pais, solo la ONU fijó el 20 de Noviembre como Día Universal del Niño.

En Mexico festejamos a nuestros pequeñines el 30 de abril, no esta establecido en el Calendario Escolar como día festivo sino como una fecha a conmemorar, razón por la cual no se suspenden actividades, sin embargo, se aprovecha el día para festejar a los niños de diferentes maneras.

En esta ocasión, debido a la necesidad de resguardarnos en nuestros hogares debido a la presencia de la pandemia del Covid-19 la celebración de esta fecha especial será totalmente diferente a los años anteriores.

Este Día del Niño el festejo será mas intimo y privado,

solo los miembros de la familia en aislamiento estarán presentes, quizá los abuelos y otros familiares como primos y tíos harán presencia cibernética y los padres buscaran la manera de hacer felices a los chiquitos.

Lo anterior nos lleva a reflexionar al respecto, ¿qué necesita un niño para ser feliz? Analicemos bien este cuestionamiento, ¿qué hace feliz a un niño?

La etapa mas pura del ser humano la encontramos en la infancia, los niños en su inocencia, desconocen el valor material de las cosas, se han dado casos en los que al recibir un juguete de regalo, el niño decide jugar con la caja que contenía el juguete, los adultos olvidamos la imaginación infinita de la mente de un niño.

El niño es claro en expresar sus conceptos, somos los adultos los que no sabemos escuchar, el niño pregunta directamente lo que quiere saber y nosotros con nuestras mentes de adultos nos desbordamos en explicaciones innecesarias cuando la respuesta a la inquietud del infante era simple y concreta.

Somos nosotros los que complicamos las cosas,

el niño va aprendiendo lo que nosotros le enseñamos, somos nosotros los que implantamos en sus pequeñas cabecitas «necesidades» que no existirían de no ser por nuestra ignorancia, por nuestra incomprensión de los procesos de crecimiento y aprendizaje de nuestros hijos y por no tener cuidado del ambiente del que los rodearemos incluidos los programas televisivos, el uso de aparatos electrónicos, el círculo familiar, social y escolar.

Para tratar de entender que es lo que puede hacer feliz a un niño, es necesario volver a ser niños, es interesante la idea de redescubrirnos en nuestra tierna infancia y recordar ¿qué era lo que mas felices nos hacia, la bicicleta, la patineta, la muñeca o el que Papá nos enseñara a andar en bicicleta? ¿Qué nos ayudara a dominar la patineta? ¿O que Mama se sentara a jugar a las muñecas con nosotros? ¿Eran los objetos, los vestidos, los globos o los pasteles los que nos hacían felices? ¿O eran nuestros padres, nuestros abuelos y quienes convivían con nosotros los que nos alegraban el día?

El niño necesita ser niño, no es un adulto pequeño, no razona en los términos de un adulto, el niño tiene una capacidad de aprendizaje impresionante, pero el aprende primero a través de los sentidos.

Vemos la evolución de un bebe y nos daremos cuenta de como se va  relacionando con el mundo que le rodea a través de los sentidos, el tacto, el oido, la vista, el gusto y el olfato son los mecanismos en los que se apoya para ir identificando lo que les agrada o desagrada.

A medida que va creciendo va desarrollando otras habilidades y capacidades que se irán puliendo no solo por la educación en el hogar sino por la instrucción escolar, pero el punto básico de ese aprendizaje es la increíble capacidad de asombro que tiene ante cada situación nueva que se presenta en su vida.

Y es esa capacidad de asombro la que hemos perdido los adultos, es hoy, precisamente hoy, Día del Niño, el día precioso y preciso de sacar de nuestro yo interior al niño que fuimos y volver a ser, ser uno con nuestros niños, ser uno mas, jugar a las escondidas, hacer casas de campaña con las sábanas y los muebles de la sala, contar cuentos y chistes, hacer pompas de jabón y reventarlas a gusto, abrir los ojos a las maravillas que nos rodean dentro de este confinamiento, la risa de nuestros niños que es música para nuestros oídos y un bálsamo en nuestros temerosos corazones que envolvemos de fortaleza para darles seguridad y bienestar.

Pero mientras todo esto pasa, hoy SU DÍA ESPECIAL, démosles el mejor regalo de todos, hagámoslos felices con lo que ellos mas desean, con nosotros a su lado, es momento de volver a ser niños a partir de hoy, ellos crecen muy rápido, dejemos que sean niños y que atesoren recuerdos que un día llenarán sus mentes de añoranza recordando los días felices que compartimos con ellos.

FELIZ DIA DEL NIÑO A LOS CHIQUITOS DE CASA Y A LOS YA CRECIDITOS TAMBIÉN.

¿Ya conoces nuestro Instagram?