Portada » Blog » Profesión » Astadmiah, el Infierno que tú llevas dentro
Profesión

Astadmiah, el Infierno que tú llevas dentro

Últimas entradas de Arturo Cruz Flores (ver todo)

De la banda Astadmiah

El metal sinfónico tiene a una noble y digna representante en Venezuela, ella es Dana Dubal, nacida en Basquisimeto, su agrupación Astadmiah ha tenido diferentes alineaciones desde el 2005, en que se juntan los integrantes de la banda para empezar a hacer música.

Los músicos que formaron parte de este proyecto, Kleber Peña en la guitarra, Javier Vadaker en el bajo y coros, Carlos Polar en la batería, Larry Gutiérrez en la voz y Dayana Francois Daza Dubal en teclados y coros.

Sobre el primer nombre de batalla de la banda, fue Anna Amore Mía, pero luego se suscitaron cambios en la banda. La salida de Peña por problemas de salud conllevó a que Dayana Dubal tomara las riendas e hiciera cambios en letras y música.

A partir de ahí surge Astadmiah, con letras elaboradas, un sonido diferente y un estilo propio. Así se fueron manifestando otros cambios en los integrantes, con Nelson Leiba en la voz, Edward Bolden en la guitarra, Andrés González en la voz por Leiba y Alejandro Gil en la batería.

La banda dirigida por su mente creadora Dayana Dubal quien compone la totalidad de las canciones con un metal puro, de estética poderosa y actitud combativa, logran su primer sencillo “El Despertar de la Realidad” de su disco titulado Astadmiah, bajo el slogan El infierno que tú llevas dentro,

Es un trabajo conceptual exquisito que abre las puertas a la imaginación, transportándonos hacia el mundo mágico y siniestro de Astadmiah, con hermosas melodías en un torbellino de sensaciones de tu mundo, de tu infierno.

Este sencillo le abrió las puertas para presentaciones dentro y fuera del país, siendo Colombia el primero que le abrió las puertas.

Al salir de la banda Javier Vadaker y Andrés González en el año 2010, se presenta un vacío, pero lo sorprendente fue escuchar el nuevo material bajo la voz lírica y melodiosa de la tecladista autora y compositora Dayana Dubal, convirtiendo esta banda en un proyecto solitario.

Así Astadmiah ha tomado vida propia

Para sorpresa de muchos lo que proyecta esta artista es esa atmósfera siniestra, oscura y enfocada en el teatro del terror.

Este reportero tuvo oportunidad de entrevistar a la artista Dayana Dubal, y estas fueron las respuestas que nos compartió

¿Cómo te acercas a la música como ejecutante, cantante intérprete?

Hola Arthur, primero que nada, deseo agradecerte el apoyo y la amistad

Te confieso que, jamás imaginé en mi vida cantar de manera profesional, comencé mis estudios en la música desde muy niña cuando mi abuela me llevo por primera vez al conservatorio acá en mi ciudad, Barquisimeto. Me confieso una enamorada absoluta del piano, fue el primer instrumento que comencé a ejecutar, luego vino la guitarra y el bajo, también la lira y la percusión.

El instrumento del canto es algo más reciente, comencé a estudiar canto en el año 2009, y de paso me metí en la forma musical quizás mas difícil, puesto que el canto lirico, como se le llama en la academia, es una de las técnicas vocales mas difícil de lograr, hoy en día he conseguido consolidar una técnica que bien sigue los parámetros de la academia, también trato de salir un poco de ese rigor para fusionarla con los matices propios de la obscuridad, para darle este toque fúnebre que tanto me gusta en mis composiciones.

¿Qué hizo que comenzaras a realizar música del género del metal?

Realmente esa respuesta no existe para mi mira, yo tuve la buena suerte de nacer en una familia, donde solo se escucha Rock and Roll, Blues, Hard Rock y algo de Heavy Metal. Así que para mí el género forma parte de mi vida, mi papá es un súper fan de Credence, mi mamá es fan de Queen hasta la médula. Entonces, si yo salía diferente haciendo otro estilo de música seguro me desterraban de esta familia (Risas)

¿Cómo se ha desarrollado tu discografía?

Mi trabajo inicialmente no comenzó como lo escuchas hoy, como bien te dije arriba, yo jamás pensaba ser la cantante de astadmiah, yo era la compositora y autora y ejecutante del teclado.

Por las puertas de Astadmiah han pasado diversos cantantes de gran talento (masculinos), solo que lamentablemente mi país, cambio en un chasquido de dedos y la juventud e inclusive los no tan jóvenes decidieron emigrar para encontrar un mejor futuro, y allí fue donde comenzó la fuga de músicos.

Entonces nace la nueva astadmiah, y con ella, la decisión de tomar las riendas de todo el proceso musical incluido el canto y la escena en tarima, puesto que este trabajo discográfico es una historia conceptual, que debe llevar la trama al público que va a escuchar a Astadmiah en vivo.

De momento Astadmiah cuenta solo con el primer disco, en laboratorio se esta preparando la formula para el segundo trabajo, que gran mayoría esta casi finalizado, y este será también un disco conceptual, que espero sea del agrado de todos los amantes del metal, en líneas generales, para no colocar etiquetas.

¿Cómo es tu proceso creativo?

La verdad no sé si a todos los músicos les pasa igual, pero en mi caso en particular, cuando una melodía nace en mi cabeza viene incluida con la prosa, siento en cada modo armónico lo que deseo decir con las palabras, también esta el hecho de que casi siempre ya tengo esa sensación de lo que deseo transmitir con mi música.

¿Cuáles son los mensajes que abordas dentro de tus canciones?

En mi primer trabajo discográfico abordo la trama de un asesino adicto a la sangre. Sin embargo va mas allá, es una lucha entre el bien y el mal, una lucha interna en busca  del perdón y el arrepentimiento, por una vida llena de impulsos y pensamientos sádicos, que anulan la capacidad de empatía por el sufrimiento de otros. Aquí es donde me gusta poner al oyente a imaginar, si este asesino, logra el perdón, o si por el contrario sus demonios internos ganan la guerra entre el bien y el mal. El mensaje es claro, la realidad que nos gusta esconder, pero que esta allí, y que se vuelve tabú. Por eso Astadmiah es, “El Infierno que Tú llevas dentro”

¿Cómo ha sido tu experiencia de hacer música desde la complejidad social que tiene tu país?

Cuando todo esto empezó yo tenia apenas 12 años, y crecí escuchando a mis maestros de escuela advertir sobre la situación que se tejía por aquellos días. La indiferencia de muchos que decían que Venezuela era un país mas grande y rico que cuba para caer en comunismo, y mira 20 años después aquí estamos, en un país donde no se puede decir lo que se piensa sobre el gobierno ya que te conviertes en un enemigo público, y vas directo a la cárcel.

Hoy en día ya aquel panorama de suposición quedo en el pasado, para transformarse en una cruda realidad. Un país con ciudades vacías, ya que la gran mayoría de la población emigro en busca de un futuro. Te confieso que a veces es súper difícil sentarme en mi teclado a componer porque se va la luz por horas e incluso días. El alto costo de la vida me impide comprar cuerdas para mi guitarra mensualmente, como lo hacia en años pasados.

Pagar un estudio de grabación ostentoso, cae para muchos en grosería, quizás solo los que están bien conectados en las cúpulas del gobierno pueden darse esos lujos. Sin embargo, conocí a un hombre que trabajó en un prestigioso estudio de grabación en la década de los 80, y él me enseñó que para hacer música no se necesita una consola gigante llena de efectos, ya que esto maltrata el proceso creativo y lo vuelve falso, aprendí con él, la magia de la grabación y las mezclas reales sin embellecimientos que hacen de la música un fraude para el que escucha.

La falta de ese tipo de herramientas fantásticas que generalmente usan las grandes disqueras y estudios, y que hoy aquí en mi país son inalcanzables, me han ensañado a realizar un tipo de música mas real, con un concepto de belleza sin maquillaje, que al final es el que se lleva al en vivo donde demuestras con hechos el trabajo.

¿Qué es lo que le ofrece la banda Astadmiah al público, en un universo de muchas opciones del género de metal?

Hoy en día es muy difícil llegar al público, ellos ya han escuchado de todo, y esa razón los vuelve muy exigentes, cosa que a mi parecer es muy bueno, porque en mi caso particular me impulsa a crear composiciones únicas. Yo cuando estoy en proceso creativo, me aíslo de escuchar música de otros, ya que me cuido mucho de caer en la imitación, pienso que los que imitan no deberían entrar en el arte. Cada artista tiene un sello.

Es por ello que yo como creadora musical, le ofrezco a los que me escuchan, un trabajo enmarcado en sonidos obscuros fusionando con melodías en contrapunto formando armonías musicales que juegan con el proceso imaginativo. Me gusta poner a pensar a los que me escuchan, atraerlos a un mundo donde ellos son los protagonistas.

¿Cuáles son los planes para Astadmiah en un futuro próximo?

De momento, estoy usando las redes sociales para hacer llegar al mundo el primer trabajo discográfico, ya que la situación de pandemia nos hizo a todos en el mundo una mala jugada con la que no contábamos. Así que toco replantear el plan de trabajo, y continuo en el proceso creativo del 2do disco.

¿Cuáles son las influencias de Astadmiah en este género?

Como te conté arriba, tuve la buena suerte de crecer en una familia donde es normal escuchar rock. Creo que jamás me aburriré de escuchar a Deep Purple, Led Zeppelín, Uriah Heep, Dio, Black Sabbath, Iron Maiden, Manowar, y a las grandes leyendas del rock and roll y del blues, sin embargo te puedo contar que cuando yo tenia 10 años, mi mamá trabajaba en el hospital como enfermera y a veces nos dejaba a mi hermanito y a mí en casa de una amiga de ella, a la que hoy en día cariñosamente le llamamos tía Irma.

En esa casa también era ley el metal y uno de los hijos de tía Irma (Esteban) cierto día llego de viaje y trajo consigo un cd, yo estaba en la sala escribiendo en un cuaderno, cuando él coloco aquella música, que Dios mio, me hizo abrir las fronteras de la imaginación, todos estaban sentados, maravillados con aquel sonido, no dejaban de expresar frases de asombro, era nada mas y nada menos que King Diamond, ese día supe lo que era imaginar sin entender, solo escuchando.

¿Ha sido complicado trabajar en un género dominado en su mayoría por hombres, para Astadmiah?, ¿cómo ha hecho para ganarse el respeto de propios y extraños?

yo empecé a tocar en bandas a los 10 años. Fue en una banda juvenil de nombre paradigma donde me inicie, allí fui la menor, y la única niña. Éramos 10 músicos infantil/juvenil, y fue una época muy sana de mi vida la cual recuerdo con mucho cariño y hoy en día todos los integrantes de paradigma son parte de mi familia.

Tres años después entre en una banda de covers, de nombre Dekadas, allí también, fui la única chica.

Estaba empezando mi adolescencia, puedo contarte que sufrí muchos atropellos por parte de otros músicos y hasta de sonidistas que no creían en mi capacidad para tocar aquellas canciones de bandas emblemáticas tales como: The Beatles, Chuck Berry, Gary Moore, Erick Clapton, Led Zeppelín, Black Sabath y por último el que quizás a sido mi mayor maestro como ejecutante del teclado, Deep Purple.

Estos personajes le decían al director que yo era muy joven para tocar esas piezas, e inclusive algunos se atrevían a asegurar que yo doblaba con el teclado.

Cierto día, nos toco compartir tarima con unos “señores” que aseguraban que yo doblaba cuando tocaba el teclado.

Cuando me monte en la tarima, el baterista de aquella banda, se para y reviso mi sintetizador, (yo tenia un sintetizador sencillo de la marca Casio que hoy en día es casi un juguete), y bueno al constatar con sus ojos que mi humilde sintetizador no contaba con la tecnología para doblar, se bajo de la tarima. Cuando comenzamos a tocar, recuerdo que el cantante anuncio una pieza muy bella de la banda The Moody Blues, noches en blanco satén.

Ellos todos se pusieron de pie para evaluar si yo me equivocaba al ejecutar el solo de aquella pieza, y bueno para sorpresa de ellos, gracias al ensayo y a la disciplina, lo hice muy bien y no me equivoque, y todos los presentes me aplaudieron y felicitaban al director de Dekadas porque tenía excelentes músicos y sobre todo a la niñita del teclado, o sea yo. Y bueno, experiencias como esas se fueron repitiendo en mi trayectoria, hasta que llego el día en que, sin pedir, sin pelear ni exigir, solo con hechos, los que no creían en mí, hoy me respetan. Aprendí que el respeto se gana con los hechos.

También te puede interesar

Agregar comentario

Haz clic aquí y comenta