Portada » Blog » Secciones » Carta al amante ausente
Imagen: RTVE
Literatura Secciones

Carta al amante ausente

Últimas entradas de Firuze (ver todo)

El sol llega al lugar en que me encuentro, pienso en que precisamente la belleza de un rayo de luz vespertino ha inspirado a muchos escritores.

Pienso en lo que hablamos a noche y tu recuerdo invade todo mi ser. Pienso en tus maneras de envolverme, en la facilidad que tienes para llamarme tan inesperadamente, en lo difícil de nuestra relación, en que no quiero regresar contigo aún amándote tanto.

Sabes que te amo y a ello apelas cuando me llamas exigiendo te diga aquello que quieres saber, reclamándome porque nunca te informé todo lo que me ocurría, negándote a decirme una sola palabra acerca de ti. Lo sé, yo también te sospecho (como me lo dices tú), también me doy cuenta por donde van tus ideas y tal vez tus propuestas.

Me dijiste claramente que no quieres ser mi amigo, que no puedes, y que no quieres que te oculte nada porque para ti el ocultamiento es una forma de mentir. Y tal vez tengas razón, pues aunque a veces tengo una necesidad inmensa de hablar contigo, sé que definitivamente no podría estar cerca de ti sin abrazarte, sin besarte, sin quererte. Y también sé que tú me ocultas cosas, que tú también me mientes.

Además, yo tampoco toleraría que me dijeras una sola palabra acerca de otra mujer, ni siquiera quiero pensarlo, pero tu exigencia va más allá, pues tú no aceptas la más mínima duda. Tú me asechas como un león a su presa, auscultas mi mirada para encontrar cualquier sombra por pequeña que sea, no permites el más mínimo movimiento fuera de lo esperado, ya que para ti significa un estado de alerta. Me quieres a tu disposición, a tu alcance, sin reproches.

Me dijiste que me vas a volver a hablar, y yo pienso, ¿de qué vamos a hablar? Claro, te vas a dar tiempo para pensar cómo solucionar la situación, yo quiero decirte que ya pasó lo peor, que no es necesario tu consuelo.

Desde que te conozco, varias situaciones difíciles han pasado en mi vida y tú no has estado conmigo, tal vez por las circunstancias, o tal vez porque nunca te ha interesado estar cerca de mí. Espero que no te suene a reproche, pues lo que para mí son verdades para ti son reproches. Pero creo que eso ya no importa, pues aún si fueran reproches ¿en qué podría cambiar nuestra relación? De todas maneras, yo no te voy a dejar de querer, ni tú te comprometerás conmigo.

De cualquier manera, tengo que cuidarme, no tengo alternativa; y sea contigo o con otro, tengo que pensar en mí antes que nada y tengo que superar esta etapa de mi vida que me deja una experiencia muy difícil pero muy interesante. Aprendí que aunque la vida parezca larga, en un segundo se te puede ir todo, lo más querido, lo más preciado. Aprendí a disfrutar más lo que tengo, lo que la vida me ha dado y entendí que puedo vivir sin ti, pues en los peores momentos de la vida es cuando valoras a los amigos y te das cuenta lo mucho que vale la gente que hay a tu alrededor.

Siempre te querré y siempre tendrás un lugar especial en mi corazón y en mi vida, pero estoy segura que llegará alguien a quien querer.

Esther Amador

Noviembre, 2002

Agregar comentario

Haz clic aquí y comenta

¿Ya conoces nuestro Instagram?