Portada » Blog » Secciones » Cocinado para uno
Imagen: El Correo
Alimentos Secciones

Cocinado para uno

Últimas entradas de Ma del Carmen Bolado Garza (ver todo)

En estos tiempos de una dinámica totalmente diferente a la que vivieron nuestros abuelos, que tenían tiempo para absolutamente todo, vaya, hasta para disfrutar de una tranquila siesta después de la comida antes de volver al trabajo, no es nada raro encontrar personas que viven solas por decisión propia, hombres y mujeres modernos que aman su independencia, su autonomía y su espacio propio.

Nada que ver con problemas sociológicos, psicológicos o existenciales, simple y sencillamente han decidido experimentar su capacidad de vivir en soledad.

Y con el primer departamento llegan a la vez las responsabilidades, es decir los pagos de renta, mantenimiento, vigilancia,  los servicios, agua, luz, gas, teléfono, etc. y organizar el tiempo para asumir la rutina entre el trabajo y los asuntos personales, porque hay que considerar además que ahora debemos poner atención ya no solo a nuestro aseo personal, sino al de nuestra ropa (habrá que lavar y planchar) el aseo del departamento (si no se cuenta con ayuda doméstica) y detalles que hay que cuidar especialmente en la cocina y en el baño que son áreas que requieren de un cuidado especial.

Pero una vez que tomamos el control de nuestros tiempos y estamos totalmente coordinados entre nuestro trabajo y nuestro hogar, una de las cosas que por lo general descuidamos es la alimentación, sentimos que es muy complicado y mucho más caro cocinar para uno solo que comer en la calle, aunque con el pasar de los días es común que se llegue a la conclusión de tener en casa una despensa básica para cubrir al menos desayunos y cenas siguiendo con la misma idea de que es más barato comer en la calle que cocinar para uno.

Típico de una persona que vive sola es tener en la nevera o refrigerador yogurt, leche, jugos, huevos, jamón, queso, mayonesa, mantequilla, algo de fruta y punto tan tan, así se cubre el desayuno ligero y quizá algo para cenar cuando no deseemos salir de casa, en la despensa habrá latas de atún, algunas sopas o cremas de reconocida marca, chiles de lata, cereales y pan, de condimentos tendremos sal y pimienta y ya. Seguramente café y azúcar.  No hay mucho que adivinar en este sentido, todo eso lo podrás conservar agregando a tu despensa spaguetti, sobres de consomé de pollo y unas latitas de puré de tomate solamente.

Ahora es tiempo de desmitificar que sea complicado cocinar para uno o más caro que alimentarse en la calle, primero que nada porque comiendo todos los días en la calle te expones a una salmonelosis y a complicaciones varias de salud, y segundo: porque lo que aparenta ser barato puede salirte al sumar las cuentas muy caro.

Van entonces los tips generales sin enumerar a fin de que consideres hacer un listado de compras mensuales y dejar para los fines de semana la compra de frutas y vegetales frescos si así lo prefieres, las frutas serán de tu preferencia y las verduras frescas sugeridas serán tomate rojo, cebolla, ajo, papas blancas, cilantro y si te gustan las salsas picosas unos chiles serranos como base. Un consejo general: adquiere tu membresía en una de esas cadenas de supermercados que manejan sus ventas en volúmenes, al principio pensarás que es demasiado para una sola persona, pero si te organizas bien, las compras en esos lugares terminaras haciéndolas cada 2 o 3 meses.

Compra bolsas resellables de filetes de pechuga de pollo empanizada, filetes de tilapia (que cocinarás sencillamente, ya sea empanizándolos y friéndolos o colocando en un pyrex con mantequilla y limón al horno a 250oC por 25 minutos) estos dos insumos congelados.

Adquiere las carnes de tu preferencia, por lo general vienen en presentaciones de 2 a 4 kilos los paquetes, al llegar a tu casa, si no tienes pesa especial de cocina, calcula dividir cada kilo en 4 partes, una ración normal de carne es de 250 grs. por persona, separa las carnes en bolsas Ziploc con zipper y congela sin olvidar anotar que tipo de carne va en cada bolsita. Vamos a agregar tips para cocinar carne molida, cortadillo y pierna de cerdo.

Para que no te compliques compra hojuelas de puré de papa, bolsas de vegetales mixtos congelados y papas a la francesa congeladas.

Ahora va la receta mágica con la que podrás hacer todas las combinaciones que desees, la que una servidora ha “bautizado” como Salsa Básica: 1 latita de puré de tomate, 2 tomates rojos grandes cortados en trozos, media cebolla mediana en trozos, 2 dientes de ajo pelados y un sobre de consomé de pollo. Se licua hasta que quede bien molido todo y se guarda en un frasco de vidrio en el refrigerador.

Esta salsa te sera útil para preparar spaguetti entomatado. Si piensas que es demasiado un sobre de spaguetti para una sola persona, va un tip adicional, los cucharones para spaguetti, sí, esos curvos de “dientes” anchos tienen todos 2 agujeros, esos son la medida para las raciones que vayas a preparar el más chico para una persona, el más ancho para dos. De nada. Por cierto, el spaguetti se cuece a partir de agua hirviendo con mucha sal, cero aceite y otras chucherías que inventan, la pasta no absorbe ni la sal y esta sirve para que no se pegue. O sea, la receta es simple, cueces el spaguetti, aparte sofríes en mantequilla la salsa básica, puedes sazonarla con albahaca si quieres, escurres el spaguetti, lo bañas con la salsa y espolvoreas queso parmesano sobre el.

Con la misma salsa basica puedes preparar Picadillo de Res: fríes la carne molida, agregas la salsa, se sofríe, sazonas a tu gusto, agregas cuadritos de papa y si gustas de zanahoria, unas ramitas de cilantro, agua a cubrir y tapas. Sabrás que ya esta listo cuando las verduras estén cocidas, depende de ti que tan caldoso o seco lo prefieras.

Las albóndigas enchipotladas van también con esta salsa básica: formas las bolitas de carne molida sazonadas con pimiento, las fríes y separas en servilletas que absorban el exceso de aceite, sofríes la salsa básica agregándole de una latita de chiles chipotles la cantidad que desees a tu gusto, rectificas el sazón y agregas sal de ser necesario, agregas agua caliente, las albóndigas y dejas cocinando hasta que la salsa espese.

Otra receta deli es el cortadillo, es decir, la carne de res picada en cuadritos que es muy muy versátil, recuerda que la ración por persona es de 250 grs. así que depende si cocinas solo para ti o tienes invitados.

Aquí en resumen 3 recetas breves con cortadillo de res.

Cortadillo Guisado: fríes la carne con pimienta, agregas salsa básica a que se sofría, agregas cuadritos de zanahoria y papa, agua caliente, rectificas el sazón, cubres la olla y cuando reduzca el caldo estará listo.

Cortadillo a la Mexicana: fríes la carne, le agregas cebolla picada finamente, chile serrano picado finamente, tomate picado finamente, ya sofrito, agregas un poco de agua caliente, rectificas el sazón y cuando seque un poco esta listo.

Cortadillo Ranchero: cueces tomates rojos y chiles serranos, lo ideal es proporción 1/1, ya cocidos los licuas con un diente de ajo pelado. Aparte picas finamente en cuadritos cebolla blanca, agregas lo licuado y dejas freír. Esta es la receta de la Salsa Ranchera, pon atención porque van unos tips con esta salsa. Se fríe el cortadillo, se agrega la salsa ranchera, un poco de agua caliente, se rectifica el sazón y cuando seque un poco estará listo.

Con la Salsa Ranchera podrás preparar huevos rancheros, chilaquiles rojos, queso guisado, machacado con huevo, huevos con salchicha y salsa e infinidad de platillos más tanto para almuerzo como para cena.

No es nada complicado cocinar para uno solo, menos aun hoy en día que existen un sinfin de salsas y preparaciones en los supermercados, donde solo compras el pescado, pollo o carne que desees, los sofríes le agregas la salsa o adobo de botecito o sobre y listo.

El arroz es uno de los platos más sencillos de preparar pero al que todos le temen, o que quede como atole, o como engrudo o crudo, va la formula para que pierdan el temor: Por cada tanto de arroz son dos tantos de agua caliente y consome de pollo o si gustan sazonador con tomate, azafrán o el que prefieran y 20 minutos exactos de cocimiento en la olla tapada y con el nivel de calor más bajo de su estufa. En una ollita ponen a calentar el agua con el sazonador, en otra, a fuego alto, sofríen el arroz en una nadita de aceite vegetal, cuando éste cambie a un color blancuzco y haga un sonido como de piedritas se agrega el consome, se baja la temperatura al mínimo, se tapa la olla, contamos 20 minutos y listo.

Se enamorarán de la cocina totalmente ya que les sorprenderán las delicias que con poco pueden preparar, anímense y disfruten de su creatividad propia, la gastronomía es una de las áreas en las que más podemos ser creativos, explorar e inventar nuevos sabores y nuevas presentaciones de nuestros platillos.

Agregar comentario

Haz clic aquí y comenta

¿Ya conoces nuestro Instagram?