Saltar al contenido
La Redacción

Conductas criticables a contenidos de medios masivos

20 mayo, 2020

Hace unos días se desarrolló una situación peculiar, mientras vamos adentrando nuestro asunto al tema de esta semana, le doy la bienvenida usted amable lector, a esta columna de opinión, trabajo periodístico e informativo, y agradecer el que lo busque y ponga atención a nuestros contenidos.

Durante este año surgió la situación de un músico quien no quiero darle más publicidad de la que ya ha creado en todas las redes sociales, del mundo y del universo, siempre he sido defensor de la libertad de prensa, de la libertad de creación, como licenciado en ciencias de la comunicación que soy y creador de contenidos, he respetado los derechos y obligaciones que tenemos como profesionales.

Siempre he sido un respetuoso de la ley, de lo correcto, entendiendo que con ello se va a la armonía social, y al equilibrio en un vinculo empático con los demás integrantes de una sociedad tan diversa y dividida como ella misma se ha desarrollado sobre la espalda de este maltrecho planeta Tierra.

En el mundo de la expresión, siempre se han desarrollado alternativas que manifiestan los ideales de todas las personas, los punks en su momento fincaron conceptos de ir en contra de todo lo establecido, con el paso del tiempo por ejemplo en la música misma, surgieron y se desarrollaron géneros que llevaban banderas ideológicas en contra del sistema, por ejemplo.

Los artistas sonoros usaban a la música como un vehículo con mucho poder para manifestar sus ideales de cambio, en contra de esquemas de lo establecido, para canalizar en diferentes y mejores niveles de vida, o hacer criticas fuertes a sistemas opresores de gobierno.

Como lo representó el punk en cierta forma cuando surgió.

Los creadores de contenido han pasado diferentes etapas a lo largo del tiempo.

Se han proyectado cada más más abiertos e inclusive libertinos, abusando en ocasiones de la libertad como una virtud, que la usan para vender una idea comercial.

Pero en estos tiempos, usando la música como un medio de llegar a mucha gente, a través del uso de un lenguaje libertino, enfermizo, descarado, cínico, que ha sido criticado por la sociedad en la atmósfera digital, ese personaje que le comento a usted, tuvo que topar con pared en estas semanas, por que debido a la circunstancia cuyas canciones incitaban al feminicidio y a la incitación del odio y la violencia, sus contenidos fueron bajados de plataformas.

Actualmente hay muchos y diversos contenidos que pueden traer, difundir y compartir un sin número de eso lo ha permitido el internet también, y sin embargo existen restricciones.

Los creadores deben controlar hasta cierto punto muchos aspectos de los mensajes que distribuyen en la sociedad, por que sin duda alguna tienen un fuerte impacto, pueden ser influencia, pueden ser un modelo que muchos jóvenes con valores endebles,y fracturados podrían imitar.

Son situaciones que cada creador de contenido debería de tener en cuenta, debería considerar, debería de aplicar adecuados tratamientos, y evitar el fenómeno de incitar al odio y a la violencia.

La juventud es una presa fácil para todos los líderes de opinión sin escrúpulos, principios o conciencia.

Quizás en este caso que le comento, la situación fue más por la publicidad inmediata que busca destacar en medio de un enorme océano, de alternativas sonoras.

Pero nunca debería usar el tema del odio de género a la mujer como una inspiración pues sin duda como analizo en los textos anteriores, los jóvenes que no diferencia andarían por la vida sin un respeto, de por si este casi se pierde en esta sociedad tan explosiva, inconsciente, apática si hubiera siempre artistas o creadores de contenidos, que hacen referencia al lado maligno de la humanidad.

Espero que los casos como este donde las canciones son vehículo para alentar al odio, sean reprimidos, espero una sociedad con una estética más madura, en búsqueda de la elevación del espíritu, y no al revés.

¿Ya conoces nuestro Instagram?