Portada » Blog » Reflexión » Control mental o mente controlada
Reflexión

Control mental o mente controlada

Últimas entradas de Estrella Cisneros (ver todo)

¿Cuantas veces te ha sucedido que haces lo que no querías y dejaste de hacer lo que sí querías?

Por ejemplo: querías usar la mañana del sábado en ordenar tus libros porque el desorden que tienes te distrae mucho.  Sin embargo, tu mejor amiga te convence de ir a almorzar a la vieja cafetería del centro y no puedes resistirte.

Quizás cuando te preguntó que qué planes tenías para ese sábado por la mañana, en vez de decirle que planeaban poner orden a tus libros, simplemente respondiste “nada”.

Después de esa respuesta, cuando ellas te sugiere salir a almorzar, ya no te atreves a decirle de tus planes porque, si ya dijiste que “nada” parecería que lo estás inventando para rechazarla.

¿Por qué dijiste que no tenías planes?  ¿Acaso poner orden en tus libros, en tu casa, en tu vida… acaso eso es “nada”?

Y en realidad no es el tema de los libros desordenados.  Lo importante es lo que implica en tus actividades. Quizás tú rendimiento profesional se ve disminuido porque una simple mirada al librero te está distrayendo.  O tal vez tienes que pasar mucho tiempo buscando algo entre esos libros porque hay tanto desorden que es una aventura moverlos sin que todos se vengan abajo como si fueran una torre de Jenga.

Finalmente aceptas ir con tu amiga.  Dejas de hacer lo que habías planeado.  Gastas un dinero que no tenías previsto gastar y, lo peor de todo: una vez más, como regularmente te sucede, pasas el día de acuerdo a los planes, deseos o necesidades de alguien más.

Otra situación en donde hay que definir si estás en ” control mental o mente controlada ” es cuando la televisión determina tu estado de ánimo.

Ves noticias terribles desde las primeras horas de la mañana y terminas con gran depresión.  Entonces sales a hacer las compras del día y al regresar a casa te das cuenta de que compraste cosas que realmente no necesitabas o de una marca diferente a la planeaban comprar.

Posiblemente no te percataste, pero mientras veías los noticieros, recibiste tremendo bombardeo de anuncios.  La publicidad sirve para crear la necesidad de comprar, y entre más trágicas y morbosa sea la noticia, más vulnerbale estás para tener la necesidad de comprar y tú subconsciente ya recibió lo que el anunciante te dice que “si lo compras serás feliz”.

Una vez que controles tu mente, nadie podrá controlar tu vida.

Si tienes la disciplina para hacer tus tareas programadas y el compromiso real contigo mismo para cumplirlas, te será más fácil decir “No” a las tentaciones que te quieren desviar de tu plan.

Cuando no quieras o sepas que no debes hacer algo, no tienes porqué buscar pretextos, justificarte ni nada por el estilo. Simple y sencillamente es “no, gracias” y punto.

Un gran asesino de proyectos es el celular. ¿Estás todo el tiempo disponible para los demás? Si eres de las personas que responde todos los mensajes de inmediato, aunque sean memes o tiernas imágenes, seguramente no terminas tus pendientes en el tiempo y forma programados.

Disciplínate. No todos los mensajes necesitan respuesta inmediata. Ponte un horario limitado para responder mensajes y navegar por las redes sociales.

Es muy fácil abrir el celular porque te llegó una notificación y cuando menos lo piensas, ya pasaste más de una hora viendo los muros de tus amigos, compartiendo mensajes o respondiendo comentarios.

selectivo. Obviamente hay personas importantes y mensajes urgentes, a lo que sí vas a atender inmediatamente. Pero ¿Por qué vas a distraer, por ejemplo, tu sesión de ejercicios o tu tiempo de meditación para responder un meme que muy posiblemente no sólo te enviaron a ti, sino que simplemente fuiste parte de la lista para el envío?

Quién controla realmente tu vida.

Eres tú quien debe decidir lo que quieres ser, hacer o tener. Eres tú quien debe enfocarse en la meta y comprometerte a avanzar día a día hacia ella. Eres tú la única persona responsable de las decisiones que tomas momento a momento y sus consecuencias.

No es válido llegar al final del tiempo y decir que no cumpliste tus sueños por dedicarte a los sueños de los demás.

Si no planeas tu vida y organizas como utilizar tus días… Alguien más lo hará por ti…

Agregar comentario

Haz clic aquí y comenta

¿Ya conoces nuestro Instagram?