Portada » Blog » Reflexión » Correspondencia
Reflexión

Correspondencia

Hola: No sé cómo te llamas ni a qué te dediques, sólo quiero decirte que, si algún día te encuentras mal, piensas que todo se acabó, que todas las personas te dan la espalda; no es así siempre habrá personas que te ayudarán, sólo debes de saber quién está dispuesto a ayudar y si no sabes, busca y busca hasta que encuentres a alguien y a esas personas.

No sé por lo qué estás pasando, pero por favor ya no te lastimes más, sé que la vida es dura y pocas personas entienden esta situación; sé que encontrarás a gente que en vez de ayudarte te alienten a que te suicides.

No lo hagas, nunca le hagas caso a esas personas; sin embargo, sé que también te encontrarás con personitas que sean de tu edad o más chicas o quizá más grandes que te brindarán su mano.

Independientemente sí crees en Dios o no, también ten fe en ti, cuando vengan esos pensamientos de querer cortarte o querer morir; recuerda todo lo que quieres hacer, viajar por el mundo, saber tocar un instrumento musical, estudiar un idioma nuevo,  lo que tú quieras y que eso esté en tu mente.

Es complicado, pero no imposible, saldrás adelante; aparte de eso busca distraerte, conocer cosas nuevas, un deporte, cosas que liberen tu mente de manera positiva.

Busca y habla con profesionales de salud mental; te ayudarán demasiado; sin miedo ve sin miedo y en mente que haces lo correcto, si te dicen que estás loco o loca; no les hagas caso.

Y si requieres ayuda llámame, yo estaré para ayudarte.

Existen muchas personas que están padeciendo depresión o tal vez algo mucho peor, se les cuestiona de que según son personas débiles; pero no debe de ser así, debido a que a cualquier persona le podría pasar esto.

Entonces cuando alguien trate de contar sobre cómo se siente y/o piensa en ese momento, deberíamos sentarnos y escuchar con atención a esa persona; porque podría ser una amistad, tu hijo(a), hermano(a), a alguien que tú amas demasiado; o incluso a ti te podría suceder.

La cultura de la prevención es mucho mejor, nos permite actuar a tiempo o aun mejor evitar este tipo de circunstancias; es debido escuchar y estar al pendiente de las personas que nos rodean; lo que hacen, con quiénes se relacionan, crear espacios de confianza dentro de los hogares, para que así los miembros pertenecientes a la institución familiar intercambien ideas y emociones; de tal manera que se refuercen entre ellos y lograr el cambio.

Para validar mi escrito y con la finalidad de que sea más creíble, siendo totalmente sincera y exponiendo mis emociones a ti mi querido lector; esta fue una carta hacia alguien que pensara en el suicidio, ¿Qué consejos le darías tú a alguien al bordo del suicidio?

Lo más curioso y sorprendente fue cuando la psicóloga me mencionó que… este ejercicio era para mí.

Y si este escrito hace que alguien logre pedir ayuda o se identifique, estaré totalmente agradecida, porque sabré que una vida se ha salvado gracias a lo que he compartido.

Luisa Fernanda Ballanes Vásquez

Comentario

Haz clic aquí y comenta

EnglishSpanish