Saltar al contenido
La Redacción

Cuando te arrebatan la vida

2 septiembre, 2019

Todos los días me levanto a las 5:00 a.m. para ir a trabajar, me doy prisa para salir a tiempo, tomar el transporte que me lleva al paradero del metro Indios Verdes en la Ciudad de México y de ahí hacia el trabajo, cumplir con la jornada laboral, realizar alguna actividad deportiva para despejar la mente y posteriormente regresar por la noche a casa. Esta es la rutina de todos los días y seguramente es casi la misma para miles de mexicanos en esta gran urbe y con sus variantes en cada punto del país. Salimos temprano para ir a trabajar, estudiar, acudir a una cita, realizar un trámite, entre un sinfín de actividades, que nos hacen personas productivas.

En nuestra mente tenemos una gran cantidad de pensamientos, desde lo que vamos a hacer al día siguiente, los planes para el fin de semana, los pendientes por realizar en casa, tener metas para el corto y mediano plazo. Toda la vida nos la pasamos imaginado el futuro: que hacer y cómo lograrlo, pero en lo único en que sinceramente no pensamos es cuando vamos a morir y aunque esto es algo que sabemos, que a todos nos va a pasar en el algún momento de la vida no lo tenemos tan presente.

Pero con tanta violencia e inseguridad en el país, al menos desde mi perspectiva ya no me siento segura del lugar en donde vivo, de salir a la calle a dar una vuelta sin importar el horario, el que uses el transporte público o vayas en el auto y seas víctima de la delincuencia, vives son la incertidumbre del ¿Qué pasaría si hoy ya no regreso a casa?. Muchos dirán, que es algo fatalista y dramático, pero cuando es más recurrente la violencia, ya no solo son los casos que se vuelven mediáticos, si no por el contrario te enteras que gente cercana a tu familia, vecinos, amigos, colegas son extorsionados, asaltados o incluso mueren en manos de la delincuencia, es cuando piensas: no merecemos vivir así.

Te arrancan la vida, sin miramientos, sin ningún temor, ni vergüenza. Es como si arrancaras las hojas de un cuaderno y las tiraras a la basura y no te importara absolutamente nada. Cuando alguien muere de esa manera, no solo se termina la vida de esa persona, también matan en vida a sus familias, amigos, vecinos. Antes pensábamos que los hijos entierran a sus padres cuando llegan a la vejez, ahora son los padres quienes entierran a sus hijos, a sus nietos, a sus hermanos. No solo se mata a una persona, matas a una sociedad lentamente porque pierdes a personas valiosas que todavía tenían mucho que aportar a la gente que los rodeaba y a la sociedad.

Ojalá y las autoridades en verdad apliquen las leyes con todo el rigor y se castigue a todos aquellos que han cometido delitos de esta magnitud, porque de no ser así la misma sociedad estará haciendo justicia por su propia mano.

Las noticias

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp