Portada » Blog » Cuentos » U25
Cuentos

U25

U25. El día siguiente transcurrió con normalidad, JA terminó su reporte pronto y se dirigió al norte del confinamiento en la sección VIII, donde se encontraba el edificio de Relaciones de Mediación. Esperó en la recepción a que bajara PI. 

-Hola JA, ¿tienes mucho esperando? 

A pesar de que todas las personas usaban trajes y cascos para evitar el aire contaminado del exterior, para JA, PI lucía hermosa, sus ojos era lo que más le gustaba. Decía que hablaba a través de ellos. 

-No, apenas unos minutos, no te preocupes. 

-Bien, qué haremos? 

-Vamos a casa. 

JA estaba muy nervioso, era la primera vez que salía de verdad con una chica. 

-Pasa, ponte cómoda

-Gracias, tienes razón al respecto de usar estos trajes y cascos, a veces pienso cómo era antes, cuando podían verse cara a cara sin barreras. 

-¿Verdad que si? Lo dijo con entusiasmo. También lo imagino, todo era más… ¿Cómo decirlo? Natural. 

-Exacto, más sincero. 

Después de todo, no será difícil solicitarle un pase a PI.pensó

-Y qué haces en tu trabajo exactamente? 

-Emito pases para las personas que quieren viajar al Confinamiento Oeste y reviso la documentación de los que llegan para acá. 

-Y ¿con qué fin van al otro confinamiento? 

-La mayoría son personas que tienen puestos importantes y que trabajan por el bien de la sociedad. Los que tienen que estudiar para defendernos o para hacer algunos tratos comerciales.

-Oh, quizá la pregunta que te voy a hacer te resulte un tanto extraña, pero ¿alguna vez alguien ha viajado fuera del confinamiento? 

-Si claro, los investigadores, de hecho trabajan en tu departamento. No es muy frecuente pero lo hacen. 

-Y ¿para qué? Preguntó JA intrigado 

-Para investigar lo que hay fuera, saber si hay señales de vida para que se pueda expandir el conocimiento, aprender de nuestros antepasados y evitar que vuelva a suceder algo como lo del virus. 

-¿Porqué lo dices? 

-Pues, las leyendas cuentan que van a conquistar tierras y esclavizar gente. Dicen que afuera hay personas deformes que amenazan con destruir nuestra sociedad y sistema. 

JA ponía atención en cada palabra que salía de la boca de PI.

… pero bueno solo son leyendas

-Claro, no puede haber sobrevivientes, de no ser en los confinamientos, el ambiente mataría a cualquiera que no estuviera aquí. No habría las condiciones suficientes para que se desarrollara la vida. ¿O no? 

-JA ¿puedo confiar en ti? 

El sintió que el corazón se le salía del pecho. 

-Claro. 

-A veces dudo que sea verdad que seamos los únicos, mi abuelo me contaba historias acerca de gente que sobrevivió fuera de los confinamientos, que desarrollaron sus ciudades y que compartían lo que tenían con otros pueblos… es decir porque el confinamiento es el único lugar sano de toda la tierra? ¿Qué tiene de especial?…

-PI necesito llegar más allá del confinamiento. Soltó JA la frase sin avisar. 

PI solo lo miró. Le decía con sus ojos que le contara todo. 

-Te voy a contar porque, solo necesito que me asegures que puedo confiar en ti. Por favor.

PI le tomó la mano a JA

-Puedes confiar en mi. 

JA le contó todo lo que había descubierto mientras realizaba su investigación y la manera en cómo comenzaba a preguntarse todo lo que sabían, creía que si encontraba las respuestas a lo que estaba buscando sería quizá el inicio de la vida fuera del confinamiento, y quizá, sólo quizá la gente podría vivir como antes de que la pandemia comenzara. La humanidad sería nuevamente libre. 

… Quería preguntarte también, qué posibilidad hay de que pudieras conseguirme un pase para poder salir del confinamiento. Mira. Sacó el mapa donde tenía las coordenadas, estos son los lugares a donde tendría que ir para saber qué pasó con este hombre y qué más había investigado. Sé que es arriesgado y que puedes ir a acusarme de desertor e instigador pero..

Interrumpió PI

-Entonces es verdad. 

-¿Perdón? 

-Ok, no quiero asustarte pero de alguna manera sabía que existía esto, mi abuelo contaba que uno de sus antepasados era un tipo de investigador, periodista creo se decía. Esto es muy raro. Creo que tengo que enseñarte algunas cosas. 

-Claro

-Mañana sería muy arriesgado, no quiero que sospechen. ¿CH sabe algo? 

-No mucho, intenté mencionarle algo pero en cuanto vi su expresión me fui y no toqué más el tema. 

-Eso está bien, si sabe algo podría retenerte e iniciar una investigación. Bien, entonces podemos vernos el fin de semana. ¿Te parece bien? 

-Perfecto, mándame la ubicación de tu apartamento para que vaya. 

Después de esa reunión, JA se sintió más relajado por haber compartido lo que pensaba sin miedo a las consecuencias. No pudo evitar sentir emoción porque fue con PI con quien lo hizo. 

Ahora solo esperaba con ansia que llegara el fin de semana para continuar su conversación e investigación. El resto de la semana transcurrió sin novedad alguna. 



JA contaba los minutos para salir a ver a PI, en los últimos tres días no realizó más investigaciones, prefirió esperar a ver lo que habría en la casa de PI. 

-Bueno hoy estuvo muy tranquilo. ¿Qué harás este día? 

-Nada, supongo que estar en casa, ir por algunas cosas. Contestó JA

-Muy bien, cuidate nos vemos pronto. LU apagó el sistema y se fue. JA esperó a que la sala de escribanos estuviera vacía para irse, no quería que nadie lo siguiera, puesto que al tener un puesto en un departamento oficial, era común que algunos quisieran negociar o vender información a cambio de algunas monedas. 

Salió del edificio y se dirigió a ver a PI, por su mente cruzó la idea de llevar algún detalle, sin embargo desechó la idea cuando recordó que no se trataba precisamente de una cita sino de un trabajo en equipo. Mientras iba en el transporte no dejaba de pensar en lo que descubriría. Llegó al edificio y pudo notar un gran movimiento de personas que entraban y salían del inmueble, además de integrantes de la fuerza del confinamiento. Entro al lobby y espero sentado. 

Cuando vio a PI, esta le hizo una seña indicándole que la viera afuera así que JA se levantó y discretamente salió del edificio, espero en una esquina. 

-Perdón, no quiero que te reconozcan aquí, si en algún momento tienes que salir que no sospechen. 

-Está bien, no hay problema, ahora ¿a dónde vamos? 

-Iremos al sur, ven. Le dijo PI y tomó la mano de JA. Una relación de confianza comenzó a producirse entre ellos. 

-Pasa, ponte cómodo.

-Gracias. Ahora que podemos hablar aquí, ¿a qué te referías con si tenemos que salir? 

-Pues si, ese es el favor que ibas a pedirme ¿no? Supongo todo por lo que me contaste. 

A JA no le quedó más que asentir con la cabeza. 

-Bueno y ¿qué es lo que me enseñarás? 

-Antes debes prometerme que confiaré en ti, que si en algún momento descubren que sabemos algo nos defenderemos. Nadie sabe lo que voy a mostrarte. 

-Prometo que puedes confiar en mi, tu ya sabes lo que investigue y las faltas que hice en el departamento de historia, viole reglas de seguridad y de confidencialidad, así que no te preocupes. 

-Bueno, recordarás que te dije que mi abuelo sabía algunas cosas, y ponía en duda otras, es decir de la historia oficial y  guardó artículos que me entregó a mi solamente. Ven 

PI dirigió a JA a la parte de atrás del apartamento, donde había logrado hacer un escondite al que tenía acceso con una especie de truco. Cuando entraron JA quedó impresionado. Todo lo que estudiaban y aprendían del pasado lo tenía frente a él, un viaje en el tiempo.

JA repaso una y otra vez con la mirada todo lo que pudo, sentía que su capacidad de observación no tenía límites. 

-Es, wow, asombroso. ¿De dónde sacaste todo esto? 

-Mi abuelo me lo dio, a él se lo dio  su abuelo, me decía que estas cosas pasaban de generación en generación, sin que nadie se enterara. Si de alguna manera se enteraban de que guardábamos estas cosas nos aprehenderían y seguro nos encerrarían de por vida. Así que las resguardo.

El cuarto estaba repleto de libros de todo tipo, montones de ellos, había fotografías y discos compactos, memorias usb, cosas del siglo pasado. Estaba incrédulo. 

-Es de verdad impresionante, ¿alguna vez le dijiste a alguien más sobre esto? Es decir a alguien que no fuera de tu familia? 

-No, solo mi madre sabía pero ahora que ya no está, solo tu. 

-Lo siento mucho y gracias por mostrarmelo. 

No dejaba de recorrer el cuarto, veía y tocaba cada cosa que tenía enfrente. Por primera vez tocó un libro.

-Debe ser difícil para ti, digo vivir entre tantos recuerdos- Hizo una pausa- yo ni siquiera sé quienes fueron mis antepasados. 

PI sacó de una caja un ejemplar de revista y se la mostró a JA. 

No dio crédito a lo que veía.

-¡No puede ser! La revista Diálogos. ¿Es posible? 

-Supe que era verdad lo que me decías cuando mencionaste la revista, nunca pudiste tener un dato más certero que ese. Por eso decidí contarte. 

-Aquí es donde escribía Sergio. Comenzó a hojear la revista.

-Esa revista no tiene ningún artículo de él, ese es uno de los últimos ejemplares. ¿Ves la fecha? 

Abril 30 2042

-Wow y ¿no tienes más de estas?

-No, mi abuelo rescató solamente las que pudo y me las dio, supongo que su abuelo también tenía sólo estas. 

Después de haber digerido lo que le decía PI, JA se quedó callado y mirándola le preguntó

-Espera, quieres decir que tú sabes quién es Sergio? ¡No! Espera, quieres decir que… Sergio es tu antepasado… 

PI solo bajó la mirada.

-No se si sea mi antepasado, pero cuando empezaste a platicarme y mencionaste nombres fue demasiada coincidencia. 

-Increíble. Entonces ¿tú sabes lo que le pasó? 

-No, solo lo que la historia oficial dice, que fue llevado al centro psiquiátrico, pero no lo creo. Definitivamente él sabía más cosas que nosotros. 

-PI, si me lo permites me gustaría saber qué es lo que él sabía. Estoy dispuesto a ir detrás de esa pista, por eso te contacté también, para que tú me ayudaras a salir del confinamiento. Que me dieras un pase y entonces pueda rastrear su paradero. 

-Pero JA no puedo hacer eso, además fuera del confinamiento solo hay radiación, ¿quiéres suicidarte?

-Pero ¿cómo regresan los que han ido? 

-Bueno ellos son expertos en eso, van para conocer más pruebas acerca de cómo era, de investigación. No van muy lejos. 

-Quizá eso es lo que nos hacen creer, ¿y si hay algo más? ¿Y si este tal Sergio era parte de algo?…

-Es muy arriesgado lo que me dices, no sé si pueda hacer esto, solo me gusta ver estas cosas e imaginar cómo vivieron. Solo eso. 

-Piénsalo podemos ir los dos en busca de lo que sabía… PI lo interrumpió súbitamente

-Espera! ¿Qué dices? Yo no sería parte de eso, aunque te ayudara a salir del confinamiento yo no iría contigo…

-Está bien, tienes razón, no te arriesgaría. Piénsalo ¿si? por favor.

PI no supo qué hacer y prometió que iba a pensarlo.

Leer segunda parte

Etiquetas

Sergio Carrera

Comentario

Haz clic aquí y comenta

Escoge tu idioma

Arabic Arabic Chinese (Simplified) Chinese (Simplified) Dutch Dutch English English French French German German Italian Italian Portuguese Portuguese Russian Russian Spanish Spanish

¿Te gustan los podcast? Escucha…

Patrocinado