Portada » Blog » Coaching » Cuida tu postura
Coaching

Cuida tu postura

Es lunes por la mañana, te levantas temprano sin muchas ganas de salir a trabajar. Lo que realmente deseas en ese momento es regresar a posar tu cabeza sobre la almohada y dormir plácidamente hasta el mediodía, pero sabes que debes cumplir con tus obligaciones y entonces, buscas con torpeza las pantuflas que están bajo la cama, te diriges al cuarto de baño con paso lento y apesadumbrado, te das un baño tratando de deshacerte de la pereza que te tiene atrapado y te dispones a desayunar. Después de leer la descripción del párrafo anterior, puedes visualizar la posición de tu cuerpo mientras tomas el desayuno. Encorvado sobre la mesa, hombros echados al frente, cabizbajo y con una mueca de disgusto, amargura y frustración.

Esa es la perfecta posición para ser infeliz desde el inicio del día, de la semana… Del resto de tu vida.

Si esa descripción encaja con tu hábito diario, no te extrañe que tu vida vaya mal.

Oblígate a triunfar

Decide comenzar tu día, cada día, de manera diferente a la descrita anteriormente.

Sin importar que sea lunes, jueves, sábado, o cualquier otro día, en cuanto suene la alarma de tu despertador, salta de la cama, y estirate tanto como te sea posible. Intenta tocar el techo de tu habitación ¡Prepárate para alcanzar el cielo!

Mírate al espejo, y con las manos en la cintura en pose de poder, los hombros hacia atrás, la espalda bien erguida y la frente en alto, sonríe agradecido por la oportunidad de una aventura más llamada “un nuevo día”, y siente la certeza de que el universo está actuando a tu favor y todo será bueno hoy.

Oblígate a ser feliz

Cuando platicamos alguna situación triste, lo normal es hacerlo en posición de amargura y fracaso. Ya sabes, encorvado, mirada al piso, pómulos elevados presionando la parte baja de los ojos y la boca con un gesto de sonrisa desfigurada.

Cada vez que te sorprendas haciendo esta mortal combinación de postura fatalista y palabras negativas, cambia inmediatamente la postura de tu cuerpo por una posición de poder y verás que tus palabras cambiarán por añadidura.

Tus pensamientos tendrán un enfoque diferente, y en vez de hundirte en la tristeza, tu mente empezará a buscar una buena solución.

Practica estos consejos durante los próximos 66 días, y prepárate para celebrar… Porque estarás provocando que llegue a tu vida algo mejor.

Estrella Cisneros

Nacida en la ciudad de México el 5 de junio de 1965.  Radica en Querétaro desde el año 2007.
Desde muy temprana edad mostró su gusto por las letras. A los cuatro años ya leía, siendo su libro favorito una antología del autor Rubén Darío, libro que aún conserva como uno de sus más preciados tesoros.

Miss Estrella, como la llaman sus conocidos, memorizó “A Margarita Debayle” y hasta la fecha le trae bellos recuerdos de infancia al lado de su madre, quien la alentó a disfrutar de la expresión escrita.
Escribió sus primeros poemas a los diez años. Ha participado con escritos de su autoría en certámenes como “Carta a mi hijo” de grupo Novedades, obteniendo el 3er lugar nacional en agosto de 1991, entre más de 2,500 participantes.

Siente gran pasión por la comunicación oral y escrita. Teniendo facilidad de palabra, lo que la llevó a alcanzar niveles importantes en el campo de las ventas directas, aunque lo que realmente disfrutaba era impartir capacitación en grupo y consejería individual.

Amante de las artes en general. Inició su formación musical a los 7 años de edad con clases de piano, instrumento que la acompaña hasta la actualidad. Destaca como maestra particular de piano desde 1985, año en que impartió sus primeras clases a domicilio.

Cuenta con talento especial para las artes plásticas y manuales como la pintura, el dibujo, bordado en tela y repujado en aluminio entre otras.

En su infancia, también fue gimnasta olímpica y formó parte de la selección nacional de judo.

Siempre positiva y de personalidad optimista. Su gran fortaleza espiritual, así como el siempre presente apoyo de su familia, han sido fundamentales para superar adversidades tales como el hacerle frente al síndrome de Behçet.

Agregar comentario

Haz clic aquí y comenta

EnglishSpanish