Portada » Blog » Cartas a Mérida » De un corazón mexica para la blanca Mérida
Cartas a Mérida

De un corazón mexica para la blanca Mérida

Últimas entradas de Norma Gabriela Márquez Osornio (ver todo)

Querida blanca Mérida:

Más de 1,300 kilómetros nos separan, pero eso no impide acortar la distancia y darme el gusto de saludarte por este conducto, bajo la promesa de compartirte algunas novedades de mi tierra mexica en una próxima ocasión. Por ahora estoy ansiosa de escucharte y saber de ti, más allá del sobrenombre que ostentas como Ciudad Blanca.

Me habías narrado con orgullo algunas de tus costumbres y tradiciones, como la jarana, el baile típico que, tras un par de golpes del timbal, resuena elegante y colorido desde la península hacia el resto del mundo. Sin embargo, me he enterado de un detalle que desconocía: yo atribuía la verticalidad en la postura de sus intérpretes a la gracia y habilidad que tradicionalmente se entremezcla con el son, pero ahora sé que aquella forma erguida es una cualidad que la distingue de la jota española, resultando en la destreza de danzar con un objeto sobre la cabeza sin perder la gallardía y la sonrisa, ¡qué maravilla!

Por otro lado, debo confesarte que al enterarme de la práctica de la Vaquería imaginé todo, menos que se tratara de una fiesta ofrecida por los antiguos hacendados que, con bailes efectuados por las esposas de los vaqueros durante el convite, tradicionalmente marcaba la época de hierra del ganado.

Conque de ahí el nombre, ¿cierto?

Extraño el carácter pícaro y festivo de tus “bombas” acompañando la jarana, tus andanzas con los Sones de Jaleo parodiando el encuentro entre el toro y el torero, y tu vivacidad frente a la Danza de las Cintas. Pero no es reproche, pues debes saber que admiro tu historia milenaria, tus sitios arqueológicos, la paz de tu convivencia y tu personalidad vibrante, sin olvidar tus paisajes dignos de grabar en postal.

También echo de menos tu sazón. ¡Acá es muy famoso! Tanto, que mi madre imitó la receta de la cochinita pibil ¡y hasta nos chupamos los dedos! No obstante se nos queman las habas por probar una sopa de lima, unos panuchos sin que falte la cebolla morada o unos buenos papadzules, ¡y no se diga la champola o el sorbete!

Mi querida blanca Mérida, tengo que despedirme, pero me quedo con el placer de mantener la fraternidad del gran país que nos hermana con tanta alegría, un honor que acorta distancias e intensifica el afecto. Así que te dejo, por ahora, no sin antes arrancarte una promesa: ¡hazme saber de ti!

Con admiración y respeto:

Un corazón mexica

4 Comments

Haz clic aquí y comenta

  • Qué lindo artículo!! Gracias. Solo puedo decir que quien venga en son de paz a mi hermosa tierra yucateca, siempre será bien recibido, porque así somos por estos rumbos; nos gusta que nuestros visitantes la pasen bien y se vayan felices, con ánimo de regresar. Saludos cordiales desde la blanca Mérida.
    Atte. Ana Rosa ( corazón maya)

    • ¡Buen día, Ana Rosa!
      Mi nombre es Norma Márquez y me disculpo por responder hasta ahora. Desgraciadamente el artículo está firmado por otra persona, pues créeme que, de haber respetado mi autoría, hubiese estado al pendiente de un comentario tan lindo y afortunado como el tuyo. En ese sentido, es un hecho que internet es de gran ayuda para conocer otros lugares de México y el mundo, pero definitivamente jamás se comparará a pisar una tierra de paz y recibir la tradición, el sabor y la calidez de corazones mayas que se prestan a recibirnos cordialmente como el tuyo.
      Con la fuerza de un corazón mexica, ¡gracias!

  • No se les hace de mal gusto robarse cosas de alguien que en realidad trabaja, y hace artículos de esta calidad, para después poner el nombre de una monita X, y publicarlo? No saben que hay pruebas del original para hacer una denuncia en su contra? Y aparte. No le pagan, eso es no tener tantita madre. Que clase de portal es este? No mamen!

    • ¡Hola Carlos! Efectivamente hubo un error en la firma del autor. Ya estamos brindando una solución al respecto.
      Norma estoy muy apenado por este mal entendido, espero poder enmendarlo.
      Saludos.