Portada » Blog » Reflexión » Deja de hacer tragedia.
Motivación Reflexión Tecnología

Deja de hacer tragedia.

Qué fácil y dañino es dejarse enredar en conversaciones negativas y tóxicas. Ya sea frente a frente o de manera virtual, las redes nos enredan, literalmente, y pueden afectar nuestro estado de ánimo sin que nos demos cuenta, hasta que ya estamos tan involucrados que podemos sentir gris aún el día más soleado.

Si desde el domingo estás renegando porque ya mañana es lunes, has encontrado la manera perfecta para tirar a la basura otro maravilloso día, y al parecer, estás decidiendo hacer lo mismo con los días siguientes. ¿En dónde aprendimos esa nefasta rutina?

Decir desde las primeras horas del día cosas como “ya se fastidió todo el día” o “este será un mal día” por pequeños detalles como darnos un golpe en la espinilla con la orilla de la cama, o tirar accidentalmente el jugo porque ya vamos tarde al trabajo, es una reacción poco inteligente. ¿De verdad vas a permitir que un incidente que sólo duró un momento determine cómo será el resto de tu día?

Sonríe sin miedo a ser juzgado

La línea que divide la alegría de la tristeza es tan delgada y frágil que muchas veces la cruzamos sin advertirlo. Un pequeño gesto puede modificar nuestros pensamientos, acciones y emociones de manera instantánea. Afortunadamente, al ser conscientes de este poder, tenemos la capacidad de tomar el control.

Cuando estamos chateado y en nuestra conversación incluimos emojis llorando, tristes o enojados, de manera automática nuestro rostro imita esos mismos gestos ¿Lo habías notado? De igual forma cuando usamos otros emojis, como los de dolor, asco, miedo, así como los de amor, alegría, fuerza o carcajada.

Escribir en el celular mientras hacemos diferentes caras según el emoji que ponemos, puede resultar muy divertido, principalmente para quien nos está observando hacerlo. Sin embargo, para nosotros puede ser un riesgo, ya que cada gesto que hagamos, desencadena diferentes emociones en nuestro interior de manera automática.

Seamos felices… después buscamos el motivo

Ser feliz es una decisión personal. No necesitamos un motivo en especial para ser felices, y de hecho, el ser optimistas siempre trae a nuestras vidas más y más motivos para ser felices.

No necesitas encontrar a la persona ideal que te haga feliz. Si no puedes ser feliz por ti mismo, quizá no estás preparado para compartir tu vida con nadie y debas enfocarte primero en encontrarte tú, en conocerte, amarte y valorarte. Cuando entiendas que la felicidad es tu decisión personal, podrás irradiarla a todo tu entorno.

Estrella Cisneros

Nacida en la ciudad de México el 5 de junio de 1965.  Radica en Querétaro desde el año 2007.
Desde muy temprana edad mostró su gusto por las letras. A los cuatro años ya leía, siendo su libro favorito una antología del autor Rubén Darío, libro que aún conserva como uno de sus más preciados tesoros.

Miss Estrella, como la llaman sus conocidos, memorizó “A Margarita Debayle” y hasta la fecha le trae bellos recuerdos de infancia al lado de su madre, quien la alentó a disfrutar de la expresión escrita.
Escribió sus primeros poemas a los diez años. Ha participado con escritos de su autoría en certámenes como “Carta a mi hijo” de grupo Novedades, obteniendo el 3er lugar nacional en agosto de 1991, entre más de 2,500 participantes.

Siente gran pasión por la comunicación oral y escrita. Teniendo facilidad de palabra, lo que la llevó a alcanzar niveles importantes en el campo de las ventas directas, aunque lo que realmente disfrutaba era impartir capacitación en grupo y consejería individual.

Amante de las artes en general. Inició su formación musical a los 7 años de edad con clases de piano, instrumento que la acompaña hasta la actualidad. Destaca como maestra particular de piano desde 1985, año en que impartió sus primeras clases a domicilio.

Cuenta con talento especial para las artes plásticas y manuales como la pintura, el dibujo, bordado en tela y repujado en aluminio entre otras.

En su infancia, también fue gimnasta olímpica y formó parte de la selección nacional de judo.

Siempre positiva y de personalidad optimista. Su gran fortaleza espiritual, así como el siempre presente apoyo de su familia, han sido fundamentales para superar adversidades tales como el hacerle frente al síndrome de Behçet.

Agregar comentario

Haz clic aquí y comenta

EnglishSpanish