Portada » Blog » Deportes » La Marcha de Ernesto Canto
Deportes

La Marcha de Ernesto Canto

Apenas hace poco más de un mes, este pasado 20 de noviembre de este critico año de 2020…nos despertamos con la mala noticia del fallecimiento de un grande del Deporte Olímpico mexicano y mundial Ernesto Canto, 20 días antes se informaba que su estado de salud era delicado pues estaba en plena lucha contra un cáncer de páncreas e hígado.

Como el gran atleta y marchista que fue aún ante lo severo de su enfermedad…al enfrentar a esta terrible enfermedad su paso se mantuvo firme y decidido, evocando con valentía a aquel gran marchista que fue…

Todo México ha escuchado en las charlas deportivas , o a visto en internet o fue testigo presencial por TV, de sus grandes hazañas en la marcha o caminata, sobre todo en aquella de los Juegos Olímpicos de 1984, realizados del 28 de Julio al 12 de Agosto, en Los Ángeles California, brillantes en varios aspectos, como su espectacular inauguración con aquel hombre con un traje estilo espacial, que impulsado por un cohete en sus espaldas, realizó un asombroso vuelo para luego posarse en los 5 aros olímpicos que engalanaban el estadio en aquel momento.

Recuerdo que estaba yo en días de estudiar la secundaria…y justamente había terminado el primer año, así que el periodo vacacional concordó con el calendario de Los Juegos y en compañía de mi padre, a veces en casa o con los tíos en casa de mi abuela paterna vimos una gran parte de aquella Olimpiada…y presenciamos la entrada triunfal del gran Ernesto Canto al Estadio Olímpico como ganador de la medalla de oro en los 20 kilómetros de marcha, el impecable paso del andarín mexicano lo coloco con una gran ventaja y lo condujo en su trayecto difícil pero exitoso.

Días después conquistó la medalla de plata entrando en segundo lugar y solo precedido por otro gran del deporte olímpico mexicano, Raúl González, que conquistó el oro en los 50 kilómetros de marcha escribiendo otra página extraordinaria para el deporte y haciendo el uno, dos. Recordé que días antes de salir de vacaciones el profesor Oscar Armendáriz, que nos daba inglés, nos enseñó a todos unas fotos grandes, que recuerdo que estaban a blanco y negro y que el mismo había tomado, donde aparecía Ernesto Canto en un entrenamiento público y en una competencia de marcha que hubo en esta ciudad de Chihuahua, a manera de parte de una intensa preparación que Canto y otros marchistas realizaban…recuerdo que el profe nos decía:

“Los marchistas son otra cosa muchachos, de otro mundo, es imposible para uno corriendo darles alcance, a ellos que no corren, sino que marchan de manera especial y parece como si solo rozaran el suelo.”

La Marcha de Canto, es un recuerdo imborrable en los records y triunfos olímpicos y su nombre queda plasmado junto con el de otros grandes marchistas que han hecho historia en este especial deporte, Daniel Bautista, Carlos Mercenario, José Pedraza Zúñiga, el famoso” Sargento Pedraza” que ganó plata en 1968, también en 20 kilómetros. Vivimos en tiempos adversos sin duda, este año 2020, caracterizado por la pandemia mundial ya conocida por todos, es un año históricamente difícil y complicado y la muerte en sus múltiples facetas ha hecho estragos en muchas partes, por la pandemia y por otras enfermedades como el cáncer que a todos nos ponen en riesgo y nos reafirma que la vida es muy frágil y en un parpadeo… se nos va.

La marcha de Ernesto Canto nos recuerda hoy… nuestra “marcha por la vida” en este trajín diario, hoy en su mayor parte apaciguado por la pandemia y las medidas restrictivas sanitarias que implica, y a modo de reflexión nos ayuda a ver cómo vamos “marchando” y si lo estamos haciendo de modo que nos hagamos un buen nombre principalmente ante Dios…por eso La Santa Palabra dice: “…nuestros años se acaban como un suspiro. Nuestra vida llega hasta los setenta años, o hasta los ochenta si alguien tiene una fortaleza especial. Pero esos años están llenos de dificultades y penas; pasan rápido, y desaparecemos. ¿Quién puede descifrar el poder de tu furia? Tu furia es tan grande como el temor que mereces. Enséñanos a contar nuestros días para que consigamos un corazón sabio” SALMO 90:9 al12.

HACHECE

Comentario

Haz clic aquí y comenta

Escoge tu idioma

Arabic Arabic Chinese (Simplified) Chinese (Simplified) Dutch Dutch English English French French German German Italian Italian Portuguese Portuguese Russian Russian Spanish Spanish

¿Te gustan los podcast? Escucha…

Patrocinado