Portada » Blog » Secciones » Discoteca: álbumes nuevos de Chai, The Claypool Lennon Delirium y Novedades Carminha
Imagen: Granada Hoy
Música Secciones

Discoteca: álbumes nuevos de Chai, The Claypool Lennon Delirium y Novedades Carminha

Chai

Desde la melodía al estilo videojuego de antaño a la baladita de siempre, el conjunto japonés no se pone precisamente punk pero sí muestra la versatilidad de pocas bandas asiáticas de moda han podido presentar.

El segundo disco del cuarteto es un modo muy natural de echar por tierra los formatos de belleza que dominan en el mundo nipón y de paso burlarse de los modos establecidos por el capitalismo.

Parte diversión, parte denuncia, las chicas exponen su rebeldía con mucho sentido, con altas dosis de felicidad y con un canto en contra que no suena a enojo, sino a mucha buena onda.

Novedades Carminha

Otros a los que les vale el género y demuestran versatilidad son a estos españoles, de las agrupaciones más lucidoras en el pop español actual. Y es que el experimento no luce forzado, por el contrario, hay un formato lúdico que nos lleva igual hacia el rap que a la cumbia, sin dejar de sonar al pop de ensueño que abunda hoy en tierras ibéricas.

Se trata pues de un disco harto entretenido que encuentra sus puntos flacos en las melodías “clavadas” de siempre. Cuando el grupo olvida el desparpajo para ponerse serios es donde la cosa se torna monótona y gris, no porque no les salga bien, sino porque este par de temas irrumpen como aquel que llega al antro a querer buscar pleito en vez de diversión.

The Claypool Lennon Delirium

A éste sí le va el comentario de ¡qué pinche puto disco! ¡De lo mejor que van a escuchar en el año!

Claro que suena a The Beattles, toda vez que el vástago de John Lennon es parte vital de este proyecto que podría considerarse una extraña fusión del primer Pink Floyd con el cuarteto de Liverpool. Se trata de una experiencia lisérgica de la cual es imposible quedar indiferente.

No logra, desde luego, el estatus de ícono de ninguna de las piezas de Ringo, John, Paul y George, pero tiene una “onda” propia, muy asentada en la realidad de hoy, con sus tintes depresivos pero sin perder la ruta del acorde experimental y progresivo. Es por encima de todo una continuación de lo que Sean y Les Claypool (Primus) comenzaron con un disco que la rompió con todo. ¿Es mejor? No. Es diferente. El primero fue un golpe de autoridad, éste es la depuración de formas y sonidos que dan como resultado melodías que combinan perfecto con todo, tan energéticas que se quedan impregnadas en la mente aún cuando el género no vaya con cualquier oído.

Agregar comentario

Haz clic aquí y comenta