Portada » Blog » Motivación » El anillo de compromiso
Motivación

El anillo de compromiso

Un anillo de compromiso, representa mucho más que una joya. Independientemente del material y precio, lo verdaderamente importante para la mayoría de las personas, es el valor que ese anillo tiene por el compromiso que implica.

Un anillo de compromiso es un tesoro con el que muchas personas hemos soñado y fantaseado una y mil veces, como si estuvieramos protagonizando esos cuentos infantiles en donde nos contaban que al final “vivieron felices para siempre”.

Pues ahora, te sugiero que uses un anillo con más magia que la que pudiera tener cualquier hada de los cuentos. Tu anillo de compromiso personal.

Tu compromiso personal

Resulta que el año va avanzando, y con mil pretextos, algunas personas han postergado o renunciado a sus propósitos de año nuevo. ¿Te ha pasado a ti?

Es tan fácil perder el rumbo, el enfoque. Las distracciones nos van empujando despacito, de manera casi imperceptible nos van sacando del camino y, cuando nos damos cuenta, estamos caminando en un rumbo que nada tiene que ver con el proyecto original. Dejamos de construir nuestros sueños y en ocasiones, estamos dando todo nuestro esfuerzo a realizar los sueños de alguien más.

Esto es común cuando olvidamos que tenemos un compromiso personal, con nosotros mismos. Un compromiso de vida, de amor y lealtad. Es aquí en donde puede ser muy útil nuestro anillo de compromiso personal.

El ritual

Busca un anillo, el que sea, recuerda que no importa el precio ni el material, sino el valor y compromiso que este anillo representará para ti de ahora en adelante.

Olvídate un momento de tus dispositivos digitales y escribe a mano, en una hoja de papel, eso que tanto deseas y que por algún motivo (que frecuentemente es falta de disciplina) no has logrado. Debe ser algo que realmente deseas, que te hará feliz. Tómate tu tiempo (quizá unos días antes) para definir claramente tu objetivo. Estás construyendo tu vida y esas decisiones no deberían tomarse a la ligera.

Busca un lugar y un momento especial (puede ser en tu sillón favorito, a las cinco de la mañana para que nadie te interrumpa) y, mientras te pones el anillo, comprométete con el objetivo que escribiste… Comprométete contigo, diciendo (y sintiendo) las clásicas palabras del rito nupcial:

“Prometo serte fiel, amarte, cuidarte y respetarte, en lo bueno y en lo malo, en la riqueza y en la pobreza, en la salud y en la enfermedad, todos los días de mi vida”.

Repite el ritual todos los días hasta que hayas logrado tu objetivo.

No te quites el anillo. Úsalo todo el tiempo. Y si por algún motivo lo llegaras a extraviar, inicia nuevamente lo antes posible.

¡Y vivan felices para siempre!

Estrella Cisneros

Nacida en la ciudad de México el 5 de junio de 1965.  Radica en Querétaro desde el año 2007.
Desde muy temprana edad mostró su gusto por las letras. A los cuatro años ya leía, siendo su libro favorito una antología del autor Rubén Darío, libro que aún conserva como uno de sus más preciados tesoros.

Miss Estrella, como la llaman sus conocidos, memorizó “A Margarita Debayle” y hasta la fecha le trae bellos recuerdos de infancia al lado de su madre, quien la alentó a disfrutar de la expresión escrita.
Escribió sus primeros poemas a los diez años. Ha participado con escritos de su autoría en certámenes como “Carta a mi hijo” de grupo Novedades, obteniendo el 3er lugar nacional en agosto de 1991, entre más de 2,500 participantes.

Siente gran pasión por la comunicación oral y escrita. Teniendo facilidad de palabra, lo que la llevó a alcanzar niveles importantes en el campo de las ventas directas, aunque lo que realmente disfrutaba era impartir capacitación en grupo y consejería individual.

Amante de las artes en general. Inició su formación musical a los 7 años de edad con clases de piano, instrumento que la acompaña hasta la actualidad. Destaca como maestra particular de piano desde 1985, año en que impartió sus primeras clases a domicilio.

Cuenta con talento especial para las artes plásticas y manuales como la pintura, el dibujo, bordado en tela y repujado en aluminio entre otras.

En su infancia, también fue gimnasta olímpica y formó parte de la selección nacional de judo.

Siempre positiva y de personalidad optimista. Su gran fortaleza espiritual, así como el siempre presente apoyo de su familia, han sido fundamentales para superar adversidades tales como el hacerle frente al síndrome de Behçet.

Agregar comentario

Haz clic aquí y comenta

EnglishSpanish