Portada » Blog » Secciones » El periodismo peñista y sus secuelas
Imagen: Líderes Mexicanos.
Gobierno Secciones

El periodismo peñista y sus secuelas

Al darse a conocer la lista de periodistas que recibían dinero en supuesta publicidad a nadie cayó de sorpresa, desde hace años ya se  sabía del apoyo que muchos periodistas ofrecían a cambio de dinero. Pero para poner en contexto basta con remontarnos a la elección del año 2012.

 El entonces Gobernador del Estado de México dejaba su encargo político tras el término de su periodo y se perfilaba como candidato presidencial del PRI. Siendo honestos, era un personaje con gran popularidad debido a su imagen y carisma. Pero al salir de su zona de confort local se enfrentaría a diversos errores en eventos públicos. Las críticas en las nacientes redes sociales no se hacían esperar. Sin embargo, la respuesta de muchos medios fue acobijar al aspirante presidencial y criticar duramente a sus detractores. Las campañas  llegaban en su pleno y un confortamiento muy duro de parte de estudiantes se daba en contra del abanderado priista. Y una vez más los medios acobijaban al candidato. Sin embargo, las redes sociales y los medios en internet explotaron con un movimiento en contra de esta postura periodística de los grandes medios de comunicación en México. Se sentía que en vez de buscar la verdad, se buscaba favorecer una campaña.

Aunque para ese tiempo el candidato del sol azteca estaba casi derrotado, tras esta crisis surgió con nuevos bríos y casi logró empatar en el resultado final de la elección. 

México tenía un nuevo presidente, pero un presidente que medios de comunicación habían hecho hasta lo imposible para llevarlo ahí. Y ya no sólo había sido llevarlo hasta ahí, sino que no pocos periodistas se dedicaron a promocionar su gobierno como uno de los más exitosos en la historia moderna de México. Esto obviamente desató polémica, por lo que medios alternativos surgieron para dar a conocer el otro lado de la información, dejando ver un gobierno con propuestas mediocres que no lograban dar resultados eficaces.

Imagen: Milenio

Una vez más la respuesta de los grandes medios fue acobijar al entonces presidente. Incluso programas de revistas participaron en este espectáculo mediático en torno a una presidencia.

Con la llegada de las elecciones en 2018, Andrés Manuel López Obrador volvió a competir  por la presidencia. El apoyo al candidato oficial fue claro y hasta descarado. Con columnas como las de Pablo Hiriart, declarando la importancia de que el candidato morenista perdiera o con opiniones agresivas y hasta insultantes como las de Ricardo Alemán, se notaba un claro favoritismo de los grandes medios hacia el gobierno en turno. Con el triunfo del candidato de la alianza “Juntos haremos historia” como nunca los mismos periodistas que antes se mostraban empáticos con el gobierno ahora eran duros críticos.

Si bien hay periodistas que han sido críticos con el nuevo gobierno, estos siempre lo habían sido con administraciones pasadas, partidos políticos y cuanta figura pública que han pasado por sus plumas. Existen claros ejemplos de periodismo críticos como Pamela Cerdeira, Risco Alarcón, Carmen Aristegui, entre otros. Pero quienes más han criticado al nuevo gobierno, ahora resultaron ser los más beneficiados por sus críticas positivas hacia la anterior administración. Y aunque no es ilegal esta práctica sí desvela la profunda crisis periodística en nuestro país. Quienes maquillaban la información se hacían de cuantiosas fortunas, mientras los que buscaban la verdad, muchos, terminaron en cementerios.

Y hay que aceptar el problema con todas sus letras. No existe la objetividad en general en la actividad periodística en México. Y este ambiente no permite una real crítica a los actuales gobernantes, pues ahora cualquier crítica será relacionada con la práctica de venta de opinión de estos periodistas.

El periodismo más que una actividad de investigación, ahora es una actividad mercenaria de la información. Se sigue buscando dictar la vida de un país desde las oficinas de los grandes medios masivos. Esta lista sólo exhibe la pobreza que aún México debe superar, pues si existe aún pobreza económica, es porque aún existe pobreza intelectual.

Se ha dejado por años que los pensamientos se dicten desde una pantalla.

Con D de Dinamarca

Agregar comentario

Haz clic aquí y comenta

EnglishSpanish