Portada » Blog » Profesión » Empleados felices, instituciones sanas y productivas
Imagen: Mayela López
Profesión Secciones

Empleados felices, instituciones sanas y productivas

Todos alguna vez en el continuo desempeño de nuestras labores nos hemos preguntado si no estaríamos mejor en otra empresa, pero las decisiones siempre son difíciles de tomar cuando la seguridad económica y la certeza de contar con un trabajo fijo nos invitan a resignarnos y continuar en donde estamos.  Sin embargo, un empleado que se siente resignado a lo que le “toca” no estará lo suficientemente comprometido con la empresa como para aportar ideas y tiempo, sabiendo que no será reconocido. Pareciera que una situación así es problema del empleado y que deberá ser él quien encuentre los medios que le permitan tener la estabilidad emocional para seguir desempeñando sus funciones, pero no es así… una empresa o institución que no atiende la salud emocional de sus empleados también terminará por enfermarse.

 No siempre la insatisfacción o frustración del trabajador deriva del salario que percibe, pueden ser otros factores los que desmotivan al trabajador como la falta de reconocimiento, las relaciones abusivas de jefes con subordinados, la falta de canales de comunicación efectivos que permitan la expresión de los empleados y el sentirse escuchados, las competencias internas derivadas de la falta de definición de responsabilidades y de estructura orgánica, etc. Como dueños de empresas, gerentes o directores debemos estar atentos a las señales de alarma que se manifiestan en el clima laboral y en especial se deben atender y entender los problemas que se generan por la interacción de las personas cuando están sometidas al poder de otro empleado. Hablemos entonces del hostigamiento laboral como una “bacteria” que consume la efectividad y compromiso del empleado hacia la empresa.

Hostigamiento o Acoso Laboral

Pocas veces nos percatamos de los abusos psicológicos que pueden cometerse en nuestros centros de trabajo, ya que podrían interpretarse como acciones propias de la jerarquía que tienen algunos empleados sobre otros. Según la Ley Federal del Trabajo (México) en su artículo 3º Bis, se entiende como hostigamiento laboral “el ejercicio del poder en una relación de subordinación real de la víctima frente al agresor en el ámbito laboral, que se expresa en conductas verbales, físicas o ambas”. El hostigamiento puede presentarse en 3 formas distintas:

Vertical; Se desarrolla entre personas que están en una posición jerárquica diferente. Puede ser ascendente (cuando una o varias personas en una posición jerárquica inferior dentro de la estructura de la institución acosan a una persona que se encuentra en una posición superior), o descendente (cuando una persona en una posición jerárquica superior hostiga o acosa a una persona en una posición subordinada).

Horizontal; Se produce entre compañeras/os de trabajo que se encuentran en una posición similar o equivalente dentro de la estructura de la institución.

Mixta o Compleja: Inicia cuando una o varias personas violentan a su vez a una o varias personas de su misma posición jerárquica (horizontal), pero cuando la jefa/e tiene conocimiento de la situación, en vez de intervenir en favor de la parte acosada, no adopta ninguna medida para solucionar la situación o, por el contrario, aumenta las acciones violentas en complicidad con la parte agresora.

La afectación psicológica que genera el hostigamiento en el trabajador produce situaciones que perjudican a la empresa pues comienza el ausentismo, el estrés, la baja productividad, el aislamiento y finalmente la rotación de personal. Es importante recalcar que los daños psicológicos son incapacitantes como los daños físicos, tal como lo señaló la Organización Mundial de la Salud (2000) al describir la salud como un “estado completo de bienestar físico, emocional y social de un individuo, y no sólo la ausencia de enfermedad.”

En México la Secretaría del Trabajo y de Previsión Social (STPS) publicó en el 14 de diciembre de 2017 el “Protocolo de actuación frente a casos de violencia laboral, hostigamiento y acoso sexual, dirigido a las empresas de la República Mexicana” instrumento que guía a las empresas desde la comprensión de los conceptos de hostigamiento laboral y sexual hasta proporcionarle mecanismos de prevención, atención y seguimiento para estas conductas.  Este protocolo se encuentra fácilmente descargable en la página de la STPS  o puede ser consultado en la siguiente liga: https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/281042/Protocolo_28062017_FINAL.pdf

Para finalizar el presente artículo, me gustaría recalcar que la salud de la empresa o institución radica principalmente en la satisfacción que siente el trabajador de formar parte de un mismo objetivo, entendiendo sus funciones como parte del engranaje que echa a andar la sinergia que la empresa necesita para ser exitosa. No perdamos de vista nunca que lo más valioso de una empresa son las personas que en ella trabajan.

Agregar comentario

Haz clic aquí y comenta

¿Ya conoces nuestro Instagram?