Portada » Blog » Empoderamiento Femenino » Esa despeinada amistad.
Empoderamiento Femenino

Esa despeinada amistad.

He tenido muchas amistades a lo largo del camino.  Algunas aún existen, incluso hay las que ya son parte de mi familia.  Otras más se desvanecieron, no supe en qué momento, sencillamente ya no están.  También tengo algunas nuevas que pintan para un buen tiempo, aunque ahorita no podamos vernos, pero cada mañana tienen un “buenos días amiga ¿Cómo estás?”

Ayer recordé algunas de esas ocasiones en que, siendo adolescentes, hacía pijamada con mis amigas. A veces en sus casas a veces en la mía. Era tan bonito crecer juntas, pintarnos las uñas y creer que sería eterna esa amistad… Aunque finalmente eso no fue verdad.

Cada pijamada era un derroche de belleza y amistad. Mascarillas, lima de uñas, cremas suavizantes, muchas risas inocentes y algunas lágrimas en libertad. Invariablemente, a la mañana siguiente todas despeinadas, ninguna se quería levantar.

Un poco más adelante, tuve otras amigas con las que compartí otro tipo de momentos. Interminables tazas de café con galletas dulces y amargas experiencias que tratábamos de entender.

Con esas amigas de mi edad adulta pero aún joven, también pasamos momentos dedicados a la belleza, principalmente a la belleza espirirual, aprendiendo a peinarnos el alma y limar el colmillo, poniéndonos mascarillas de fortaleza y suavizando las heridas del corazón. aprendimos que los cuentos de hadas no son la vida real.

Estar despeinada también era una señal.

También aprendimos que podíamos estar despeinadas y sentarnos muy tranquilas a platicar. Casi siempre el estar despeinadas era una señal de que era necesario un momento de plática en confianza porque algo en nuestras vidas iba mal.

Estando en una edad madura, en que a veces parece que la única madura es mi edad, tengo nuevas amistades que ya se saben peinar. La mayoría peinamos las canas y cepillamos recuerdos que ya no nos hacen llorar.

Ahora hay que estar siempre peinada para el Facebook y para Instagram. El maquillaje se pone con filtros, pero no puedes estar sin peinar.

Extraño tanto esos momentos en que la vida era la vida real, extraño el café con galletas, extraño irnos a almorzar. Extraño platicar frente a frente sintiéndome libre para reír o llorar.

Poco a poco regresaremos aunque sea a la nueva normalidad… Y entonces ya podremos vernos de una manera no virtual. Almorzar juntas y platicar en secreto, un café endulzado de risas, acompañado de galletas y un divertido recuerdo, una que otra pregunta uno que otro “lo siento”.

Ya quiero volver a verte, pero se que aún hay que esperar un tiempo. Es momento de cuidarme, es momento de cuidarte . Porque eres mi amiga y te quiero. Por esa despeinada amistad.

Estrella Cisneros

Nacida en la ciudad de México el 5 de junio de 1965.  Radica en Querétaro desde el año 2007.
Desde muy temprana edad mostró su gusto por las letras. A los cuatro años ya leía, siendo su libro favorito una antología del autor Rubén Darío, libro que aún conserva como uno de sus más preciados tesoros.

Miss Estrella, como la llaman sus conocidos, memorizó “A Margarita Debayle” y hasta la fecha le trae bellos recuerdos de infancia al lado de su madre, quien la alentó a disfrutar de la expresión escrita.
Escribió sus primeros poemas a los diez años. Ha participado con escritos de su autoría en certámenes como “Carta a mi hijo” de grupo Novedades, obteniendo el 3er lugar nacional en agosto de 1991, entre más de 2,500 participantes.

Siente gran pasión por la comunicación oral y escrita. Teniendo facilidad de palabra, lo que la llevó a alcanzar niveles importantes en el campo de las ventas directas, aunque lo que realmente disfrutaba era impartir capacitación en grupo y consejería individual.

Amante de las artes en general. Inició su formación musical a los 7 años de edad con clases de piano, instrumento que la acompaña hasta la actualidad. Destaca como maestra particular de piano desde 1985, año en que impartió sus primeras clases a domicilio.

Cuenta con talento especial para las artes plásticas y manuales como la pintura, el dibujo, bordado en tela y repujado en aluminio entre otras.

En su infancia, también fue gimnasta olímpica y formó parte de la selección nacional de judo.

Siempre positiva y de personalidad optimista. Su gran fortaleza espiritual, así como el siempre presente apoyo de su familia, han sido fundamentales para superar adversidades tales como el hacerle frente al síndrome de Behçet.

4 Comments

Haz clic aquí y comenta

Escoge tu idioma

Arabic Arabic Chinese (Simplified) Chinese (Simplified) Dutch Dutch English English French French German German Italian Italian Portuguese Portuguese Russian Russian Spanish Spanish

¿Te gustan los podcast? Escucha…

Patrocinado