Saltar al contenido
La Redacción

Ese día en que te fuiste

22 marzo, 2019

Lo recuerdo como si hubiera sido ayer… y creo que jamás lo olvidaré. El día más triste de mi vida.

Te pedí que no te fueras, te pedí que lucharas un poco más, que aún no era tiempo, que te necesitaba. Y en medio de mis lágrimas tuve que aceptar que era lo mejor. Que tu estabas tan cansado de luchar, que había que aprovechar esa oportunidad, por que un ser humano tan maravilloso tenía que tener privilegios, lo que siempre pediste y cuando llegó el momento te fue concedido.

Y así, aunque sentía mi corazón partirse en dos, di gracias, sí gracias por no verte sufrir más, por que aunque mi vida no seria la misma, me habías dado lo más importante y eso nada ni nadie lo podría cambiar. Ni la misma muerte.

Imagen: Luto

Lo que siguió estuvo lleno de silencio. Me negué a aceptar, no lloré como debía, no asimilé lo que estaba pasando.

Asumí mi papel, hice lo que tenia que hacer. Los días pasaron y muchas noches te soñé, era tan real y al despertar de nuevo el vacío.

Han pasado algunos años… Y dicen que el tiempo ayuda, para mí es al revés. El tiempo es mi enemigo y cada día que pasa es peor la ausencia.

Aún recuerdo cuando me dijiste que siempre ibas a estar para cuidarme y ya no estás… Papá.

Las noticias

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp