Portada » Blog » Familia » Protege la armonía de tu hogar.
Familia

Protege la armonía de tu hogar.

Mamá se siente saturada.  ¡El tiempo se ha ido rapidísimo! Entre ordenar las tareas que deben hacerse en casa, ponerse guapa para salir a su trabajo y responder algunos mensajes, la mañana parece avanzar en modo turbo.

Se estresa y comienza a quejarse de que nadie en casa le ayuda lo suficiente y comienza a delegar algunas tareas a los hijos, aún antes de darles los “buenos días”.  Unos momentos después, vuelve a quejarse porque le parece que todos dejan tiradero. Zapatos, platos y toallas de baño “regados por toda la casa”, así lo percibe ella, mientras va de un lado a otro murmurando que “nadie respeta su tiempo ni el espacio en que viven”.

Los hijos, jóvenes y rebeldes, se sienten presionados.  Aún no terminan de despertar cuando ya pueden sentir la tensión en el ambiente.  Escuchan a mamá dando indicaciones, quejándose y zapateando de un lugar a otro.  En ese denso ambiente, lo que menos se les antoja es salir de la cama, menos aún si es fin de semana.

Ellos saben que deben colaborar con las tareas de la casa y hacerse cargo de sus propias tareas y compromisos, pero su natural rebeldía juvenil los hace postergar la acción como una manera de protesta.  Es su manera de retar a papá y mamá.  Además, como un escudo protector, se pierden en sus tabletas o en sus celulares y si los llaman, quizá retiren los audífonos de sus oídos y respondan de mala manera, con fastidio y sin siquiera desviar la mirada de la pantalla.  Están evadiendo una realidad con la que no quieren lidiar.

Papá llega serio, malhumorado y cansado. Y antes de brindar una amable sonrisa y un saludo cariñoso a  su familia, comienza a regañar y cuestionar a su esposa e hijos  por lo que no han hecho o lo que han hecho mal.  Deja a un lado el sentarse un momentos con cada uno de ellos y platicar de lo que realmente es importante: su felicidad.  Olvida la importancia de escucharlos, evitando darles odiosos sermones e interminables listas de ejemplos de lo que él hacía cuando tenía esa edad. Quizá él cree que así deben actuar los papás, pero lo único que logra es que todos salgan huyendo al verlo llegar.

¿Quienes somos en realidad?

Mamá sale y, con sus colegas de trabajo o con los empleados de la tienda, puede ser la persona más atenta, paciente y feliz.

Los jóvenes, al igual que mamá, se comunican fácilmente con sus amigos.  No paran de hablar, de reír, de bromear y participar en todo lo que puedan organizar.

Papá es todo fuerza, atención y palabras amables.  Todo un caballero hasta en su manera de caminar.  Interesado por escuchar atentamente a los colegas, a los vecinos y a cualquiera que viva fuera de su hogar.

¿Qué es lo que sucede con esta familia? ¿Por qué fuera de casa son alegres y amables y dentro del hogar se comportan con tanta aspereza? ¿Quienes son cada uno de ellos en realidad?

El problema puede estar en una comunicación equivocada o fracturada. Cada uno de ellos está evitando la comunicación con los demás porque en realidad no saben cómo hacerlo. No tienen la confianza necesaria para expresarse con libertad. Quizá se sienten heridos, no respetados, no valorados y al paso del tiempo, optaron por guardar sus emociones y callar.

Trata a tu familia como tratas a los extraños.

Sé que suena absurda la idea de tratar a la familia como tratamos a los extraños, pero no lo es tanto, si es que eres de las personas que fuera de casa son alegres y amables y al llegar a tu casa vacías contra todos el malestar social acumulado en tu día.

El distanciamiento, la poca comunicación, los pocos o nulos momentos de convivencia en familia, puede hacer que vivan bajo el mismo techo pero sin conocerse. Se han convertido en una familia de extraños.

Así que, procura ser una persona agradable, háblales con suavidad, trátalos con educación, amabilidad y sonrisas, como lo haces con la gente de afuera… ¡Posiblemente te des cuenta de que vives con personas maravillosas!

Estrella Cisneros

Nacida en la ciudad de México el 5 de junio de 1965.  Radica en Querétaro desde el año 2007.
Desde muy temprana edad mostró su gusto por las letras. A los cuatro años ya leía, siendo su libro favorito una antología del autor Rubén Darío, libro que aún conserva como uno de sus más preciados tesoros.

Miss Estrella, como la llaman sus conocidos, memorizó “A Margarita Debayle” y hasta la fecha le trae bellos recuerdos de infancia al lado de su madre, quien la alentó a disfrutar de la expresión escrita.
Escribió sus primeros poemas a los diez años. Ha participado con escritos de su autoría en certámenes como “Carta a mi hijo” de grupo Novedades, obteniendo el 3er lugar nacional en agosto de 1991, entre más de 2,500 participantes.

Siente gran pasión por la comunicación oral y escrita. Teniendo facilidad de palabra, lo que la llevó a alcanzar niveles importantes en el campo de las ventas directas, aunque lo que realmente disfrutaba era impartir capacitación en grupo y consejería individual.

Amante de las artes en general. Inició su formación musical a los 7 años de edad con clases de piano, instrumento que la acompaña hasta la actualidad. Destaca como maestra particular de piano desde 1985, año en que impartió sus primeras clases a domicilio.

Cuenta con talento especial para las artes plásticas y manuales como la pintura, el dibujo, bordado en tela y repujado en aluminio entre otras.

En su infancia, también fue gimnasta olímpica y formó parte de la selección nacional de judo.

Siempre positiva y de personalidad optimista. Su gran fortaleza espiritual, así como el siempre presente apoyo de su familia, han sido fundamentales para superar adversidades tales como el hacerle frente al síndrome de Behçet.

Agregar comentario

Haz clic aquí y comenta

Escoge tu idioma

Arabic Arabic Chinese (Simplified) Chinese (Simplified) Dutch Dutch English English French French German German Italian Italian Portuguese Portuguese Russian Russian Spanish Spanish

¿Te gustan los podcast? Escucha…

Patrocinado