Portada » Blog » El lado Happy Face de la pandemia » La historia de pandemia que quiero contar
El lado Happy Face de la pandemia

La historia de pandemia que quiero contar

Esta pandemia nos ha cambiado la manera de ver las cosas en muchas formas, entendimos que las personas no siempre estarán con nosotros sin importar la edad, que hay personas que no les importa lo que pasa alrededor o que prefiere creer que no pasa nada aún viendo lo que sucede, o que hay personas que si se preocupan, pero que por necesidad, tuvieron que arriesgarse para poder comer ese día, hay quienes están tranquilos en sus casas con todas las comodidades, y otros que rezan por poder comer aunque sea un poco.

Aunque puedo decir que no todo es malo, hubo personas que lograron salir adelante, que iniciaron un negocio, personas que ganaron la batalla y está con sus seres queridos, y otras que aprendieron el aprecio a la familia, como mi caso. En todo este tiempo en el que permanecí en casa pude aprender tanto de mi y de las personas que me rodean de lo que hubiese podido antes, todos los sentimientos negativos que tenía siempre en mi vida se fueron transformando y me hicieron sentir en paz en mucho tiempo.

Cuando todo inició, solo esperaba el momento de salir de mi casa e ir a ver a mis amigos de la escuela, cada ves que estaba en casa me sentía sola, cada uno tenía sus actividades así que no era común molestar a alguno de los demás y estaba bien para nosotros, pero entre mas pasaba el tiempo, menos actividades había y el aburrimiento crecía ahí fue donde empezamos a platicar entre nosotros, el que hacíamos, o si queríamos hacer algo, de un momento a otro, las risas en la casa aumentaron, principalmente en la cena, mientras contábamos algo, no faltaba el momento en el que alguien dijera algo gracioso y nos empezáramos a reír, la calidez que había entre nosotros mejoraba conforme pasaron los días, las semanas y los meses, incluso mis papás se animaron a aprender a andar en bicicleta, y era divertido verlos porque lo intentaban con una bicicleta de rodada 20 para niñas, se veían muy grandes para esa bicicleta, en días de limpieza, la casa retumbaba del sonido de la música que estaba a todo volumen, principalmente canciones viejitas que no había escuchado desde que era mucho mas joven, me da risa recordar esos días, mi papá ponía sus canciones que eran tipo disco y junto a mi hermana nos poníamos a saltar por todos lados. Gracias a esta pandemia, pude volver a disfrutar estar en casa en compañía de mi familia justo a tiempo, y en las veces que regrese a casa, sé que nos daremos un gran abrazo y nos reiremos a mas no poder hasta que nos duela el estómago.

Leer más historias positivas de pandemia

Mari

Agregar comentario

Haz clic aquí y comenta

EnglishSpanish