Portada » Blog » Secciones » La hormiga Moma
Imagen: Ecoticias
Literatura Secciones

La hormiga Moma

Últimas entradas de Aída Moma (ver todo)

PRÓLOGO

¿Qué es la vida?

Para mí ha sido un cuento; ha habido tristezas, alegrías, enojo, aburrimiento, trabajo arduo, pero sobre todo FE en Dios. Esa fe que mueve montañas y que me ha mantenido en el camino; que cuando he sentido desfallecer, Dios me muestra su amor incondicional en todas las circunstancias: Una llamada telefónica, un regalo generoso de las personas que menos espero, el apoyo de los familiares en los momentos difíciles, etcétera.

He aquí la vida de una hormiga, que bien puedes ser tú o alguna persona que conozcas y espero que, como Moma, disfrutes de las cosas tristes y alegres de la vida, porque la vida es así, un abanico de emociones.

LA HORMIGA MOMA

En un hermoso bosque de arces, había muchos hormigueros, en el centro del bosque había un hormiguero muy, pero muy grande. En ese gran hormiguero, un “hormigo” y una hormiga se conocieron, se casaron y tuvieron cuatro hijas hormigas y un hijo “hormigo”. La hija mayor se llamaba Moma, sus padres se avergonzaban un poco de ella porque no era muy agraciada, aunque si muy dedicada y trabajadora.

Cerca de este hormiguero tan grande vivía un Escarabajo feo y malo al que le gustaba molestar a las hormigas, sobre todo a las más débiles. El escarabajo se dio cuenta que, aunque Moma era alegre y extrovertida, siempre tenía miedo a equivocarse, le hacía falta amor y aprobación. Así que el Escarabajo decidió molestarla.

Moma se dedicó a aprender todo lo que podía y a trabajar con ahínco. De vez en cuando venía el Escarabajo y le decía que renunciara, que no podría lograr nada; aunque Moma se entristecía mucho, ella seguía aprendiendo y trabajando con empeño. Moma creció y un día los jefes se dieron cuenta del trabajo y la dedicación de Moma y decidieron darle un puesto en el Departamento de Seguridad de un hormiguero más pequeño de ese mismo bosque: Tenía que revisar y registrar quién ingresaba y qué traía para el almacén del hormiguero.

Moma llegó a ese hormiguero y se dedicó a trabajar con muchas ganas, como siempre, aunque fue muy difícil para ella, pues al principio sólo había “hormigos” (ella era la única hormiga) en ese Departamento.

Un día Moma conoció a un guapo y serio abejorro llamado Fernie, pasaban mucho tiempo juntos, sin descuidar sus trabajos, se convirtieron en los mejores amigos. Fernie le ayudó a Moma a descubrir su belleza interior (alegría, bondad, generosidad, tenacidad, etcétera) ella se sentía feliz, segura, aceptada y amada; entonces, como una flor en primavera pudo mostrar su belleza exterior.

Los padres de Moma ya no se avergonzaban de ella, incluso estaban orgullosos, tanto que hasta se mudaron al hormiguero más pequeño con sus hermanos.

Moma y Fernie eran inseparables. Fernie llevó a Moma a conocer muchos otros lugares: Primero la animó a que saliera del hormiguero, le pidió que observara con atención a los arces del bosque en otoño, en como caían las hojas; luego que sintiera caer la nieve en invierno, poco después la llevó a la colmena donde vivían los familiares de Fernie. Moma vio como fabricaban y almacenaban la miel; la llevó a ver los campos llenos de flores; luego donde las orugas se convierten en mariposas; la llevó a un río para que viera como corría el agua clara con muchos peces decolores y otros animales acuáticos; a una granja para que Moma viera como nacen los pollitos y otros interesantes y hermosos lugares.

Entonces el Escarabajo se dio cuenta que Moma era feliz, así que decidió que era el momento oportuno para molestarla, Así que un día, que Chucho, el hermano de Moma, regresaba al hormiguero trayendo una hoja; el Escarabajo le lanzó una roca, lo que ocasionó que Chucho tuviera un fuerte accidente y la roca lo aplastara. Moma, sus padres y sus hermanas quedaron muy tristes, pro Fernie estaba ahí para consolarla, apoyarla, sostenerla y animarla.

El Escarabajo vino otra vez y ocasionó que Pita, la hermana de Moma enfermara, a veces mejoraba, pero recaía, hasta que perdió la batalla. Nuevamente Moma, sus padres y sus hermanas se pusieron tristes y Fernie estaba ahí para consolarla y animarla una vez más.

Entonces el Escarabajo se dio cuenta que no era divertido molestar a Moma y se alejó.

Moma llegó a la edad madura, contenta de haber cumplido su misión en Departamento de Seguridad de su hormiguero y se retiró laboralmente.

Moma tiene tiempo libre, lee mucho y quiere seguir aprendiendo. Fernie la sigue apoyando. Algunos “hormigos” jóvenes buscan a Moma para pedirle consejos de la vida, especialmente el “hormigo” Cass y la hormiga Bibys.

Ahora Moma sabe que, aunque el Escarabajo o alguna otra cosa quiera lastimarla o molestarla, Fernie siempre estará a su lado como su gran y mejor amigo y aunque ha pasado tiempo, eso no ha impedido que Moma y Fernie de vez en cuando vayan de paseo a conocer otros lugares interesantes, claro, donde se los permitan sus viejos y cansados cuerpos.

Además, Moma tiene otra gran y hermosa bendición: hay en su hormiguero cuatro pequeñas y preciosas hormigas (Romi, Mafer, Alexa y Rafa), que la aman incondicionalmente; a estas hormiguitas no les importa en lo que haya trabajado o los lugares que haya visitado; simplemente la aman por lo que ella es…. Su abuela.

Agregar comentario

Haz clic aquí y comenta

¿Ya conoces nuestro Instagram?