Portada » Blog » Reflexión » Las semillas del jitomate
Reflexión

Las semillas del jitomate

Hace unos días, mientras limpiaba mis plantas y organizaba las macetas de mi terraza, pude cortar unos hermosos y rojos jitomates que usé más tarde en la ensalada del medio día. Aunque no fueron los primeros frutos de mi improvisado y mágico huerto personal, está vez fue especial, pues me di el tiempo para observarlos, reflexionar y sentirme agradecida y maravillada por las bondades de la vida. Quizá puedas pensar que estaba de ociosa, y sí ¡Bendita ociosidad! Un viejo amigo de mi madre decía que: “el mejor tiempo ganado era el tiempo perdido”… Y esto aplica perfecto en momentos así. Fueron varios minutos en que sin prisas ni presiones pude sentarme a pensar en lo que representa un pedacito de jitomate, unas cuantas semillas, un poco de vida que encierra un gran potencial.

A la tierra o al bote de basura

Unas semanas atrás, mientras preparaba la comida, sobre la tabla de picar quedaron algunas semillas del jitomate que acababa de cortar para mi platillo.

Justo cuando estaba a punto de tirarlas al bote de la basura, como generalmente se hace, sin razón especial, tuve el impulso de tirarlas pero no a la basura, sino a la tierra de una de las macetas de mi mágica terraza.

La llamo “mi mágica terraza” porque es el espacio que más disfruto cada mañana para tomar mi café, pensar, planear y soñar. Mi terraza es un espacio que me da el ambiente perfecto para visualizar y fantasear. Es un lugar en donde mi mente puede transportarse a cualquier lugar, sin límites, sin dudas y sin miedos… El lugar perfecto para activar mi potencial.

Pues después de arrojar las semillas de jitomate a la maceta, regresé a mi labor en la cocina. No me ocupé de ponerles tierra encima, mucho menos abonarlas o seguir algún ritual. Simplemente las dejé caer sobre la tierra y no me volví a ocupar de ellas.

Algunas semanas después, mientras regaba las macetas, vi que brotaban plantitas nuevas… ¡Las semillas de jitomate estaban vivas! No necesitaron nada más que una oportunidad para germinar.

El decidir arrojarlas a la tierra de la maceta en vez de al bote de basura, fue lo que marcó toda la diferencia… Ahora, unas semanas después, puedo cosechar hermosos y rojos jitomates que, a su vez, me dan más y más semillas.

Tus dones y talentos son tus semillas

Tú tienes en tu interior muchas semillas con un poderoso potencial de vida. Piensa en tus capacidades, aún en las más pequeñas y sencillas, y no las veas como simples semillitas, date cuenta de los frutos que de ellas puedes cosechar.

Ahora decide a dónde depositar tus talentos: en la tierra de tu mágica terraza o en el bote de la basura…

Tú decides si vas a dejar que mueran y se pierdan o si les vas a dar la oportunidad de germinar.

Estrella Cisneros

Nacida en la ciudad de México el 5 de junio de 1965.  Radica en Querétaro desde el año 2007.
Desde muy temprana edad mostró su gusto por las letras. A los cuatro años ya leía, siendo su libro favorito una antología del autor Rubén Darío, libro que aún conserva como uno de sus más preciados tesoros.

Miss Estrella, como la llaman sus conocidos, memorizó “A Margarita Debayle” y hasta la fecha le trae bellos recuerdos de infancia al lado de su madre, quien la alentó a disfrutar de la expresión escrita.
Escribió sus primeros poemas a los diez años. Ha participado con escritos de su autoría en certámenes como “Carta a mi hijo” de grupo Novedades, obteniendo el 3er lugar nacional en agosto de 1991, entre más de 2,500 participantes.

Siente gran pasión por la comunicación oral y escrita. Teniendo facilidad de palabra, lo que la llevó a alcanzar niveles importantes en el campo de las ventas directas, aunque lo que realmente disfrutaba era impartir capacitación en grupo y consejería individual.

Amante de las artes en general. Inició su formación musical a los 7 años de edad con clases de piano, instrumento que la acompaña hasta la actualidad. Destaca como maestra particular de piano desde 1985, año en que impartió sus primeras clases a domicilio.

Cuenta con talento especial para las artes plásticas y manuales como la pintura, el dibujo, bordado en tela y repujado en aluminio entre otras.

En su infancia, también fue gimnasta olímpica y formó parte de la selección nacional de judo.

Siempre positiva y de personalidad optimista. Su gran fortaleza espiritual, así como el siempre presente apoyo de su familia, han sido fundamentales para superar adversidades tales como el hacerle frente al síndrome de Behçet.

Agregar comentario

Haz clic aquí y comenta

EnglishSpanish