Portada » Blog » Reflexión » Lo que me dejó el 2019
Reflexión

Lo que me dejó el 2019

¿Qué tan difícil puede ser conservar la calma y no deslumbrarse con una persona tras muchos años de estar soltero?

Si has llevado bien la etapa de soltería, es decir no viviste una separación de cortarse las venas, lo superaste y no se volvió una obsesión el regresar con esa persona, o aplicaste que un clavo saca otro clavo y anduviste en diferentes relaciones, es decir, te diste tu tiempo; he aprendido, después de mi última relación, a evaluar las ventajas que tiene el estar soltero, sobre todo si has pasado un largo tiempo solo:

  • He aprendido a ser más feliz sin pareja, al menos durante el tiempo que he tardado en curar mis heridas.
  • He aprendido a que el amor propio es el más hermoso regalo que te puedes dar, pues solo así puedes amar a los demás.
  • Aprendí a cuidarme más y mejor, aprendí a consentirme y a darme, dentro de mis posibilidades, pequeños lujos, en suma, aprendí a quererme.
  • Aprendí a perdonar y a perdonarme, aprendí a no abrir ventanas de dolor hasta porque paso una mosca y me trajo un recuerdo amargo que poco a poco te va anclando y me frustra el día, ahora solo abro, o me permito crear, ventanas de luz que en lugar de traer un triste recuerdo me traiga una alegría, un bello recuerdo o un nuevo proyecto por realizar.
  • Ahora tengo muy claro lo que quiero y lo que no quiero en mi vida. 
  • Este tiempo me ha permitido conocer el concepto de lo que es la felicidad y crear mi propia felicidad,
  • He aprendido a evaluar mis costumbres y creencia, a través de un sano y objetivo juicio, desde mi punto de vista y lógica, en muchas ocasiones de la mano con mi crecimiento y estudio, depurando lo que considero malo y eliminarlo y quedarme con lo que considero bueno, que además me gusta, me hace sentir bien y si me trae un beneficio tanto mejor.
  • He aprendido a revisar mi entorno y tener claro que solo entrará en este mundo que tanto aprecio gente que venga a aportar y que mejore lo que ya tengo, gente que me quiera por lo que soy, que respete mi individualidad y quiera ser una pareja en toda la extensión de la palabra, y yo corresponder con reciprocidad, honestidad y respeto. 
  • En esta comodidad y felicidad, y sin estar cerrando la puerta, evaluó y aprecio el conocer a alguien que merezca la pena y ya no recordar cómo es estar en una relación no sana o en una en la que no sepa adaptarme a tener que pensar por dos personas en vez de únicamente por mí mismo. 
  • Debo confesar que pude encontrarme a mí mismo, muchas veces evitando intimar demasiado o dar demasiado espacio a otras personas en mi vida, aprendí que nunca estás solo, siempre está ese poder superior que cada uno de nosotros puede llamar de diferentes nombres, interno o externo, pero que ahí está siempre, presto para dialogar contigo, inspirándote, apoyándote, ayudándote a encontrar tu misión.
  • También aprendí que la amistad y el apoyo desinteresado es el más grande tesoro que esta vida nos puede dar, pues un amiga o amigo es más que familia, te escucha, te aprecia, te da consejos, te puede carajear, a veces podremos discutir, pero sabes que siempre estará ahí para cuando lo requiera, sin pedirme nada a cambio, y no solo eso, te regala lo más preciado que una persona te puede dar, pues eso nunca regresa, te da su tiempo.
  • Aprendí que la soledad es un término mal empleado, si nos vamos a la definición mística la Soledad es la única posibilidad que tiene el ser humano para comprender el ser y la existencia; por ello se relaciona con el autoconocimiento y la iluminación, es la cualidad de saber estar en tu Sol Interior.
  • He aprendido a pedirle al universo y a vivir en armonía con él.

Pero, ¿qué sucede cuando aparece alguien que te deslumbra y te sientes atraído por algo inusual en esa persona que no has encontrado en nadie más y te vuelcas sin medir las consecuencias?, ¿a dónde te puede conducir?, solo tú lo puedes saber, y si eres como yo, de las personas que piensan que más vale decir lo intente y no funciono que decir quizás hubiera funcionado, lástima que no tuve el valor de intentarlo o de hablarle a esa persona que me deslumbró.

Pues bien, yo aprendí bajo una situación similar las siguientes lecciones:

  • Aprendí que es sano conservar la calma y no deslumbrarse, por más deseoso y anhelante que te encuentres de una caricia o tener un nuevo romance.
  • Que hay que conocer a las personas, su entorno, sus costumbres, su familia, su historia de vida.
  • Aprendí a no juzgar, hay que ponerse en zapatos de cada quien, cada uno sabe lo que trae en su morral.
  • Aprendí a Aplicar los 4 acuerdos.
  • Entendí que es muy peligrosa y falsa la entrega total, habría que fijar y especificar parámetros.
  • Aprendí que no hay que adelantarse a los hechos no forzar situaciones, todo a su tiempo, sin desesperarse, tratar que la razón sea más fuerte que la pasión o un sentimiento de compromiso.
  • Hay que Identificar que si te corresponde hacer y hasta donde y en qué circunstancias debes permanecer al margen en cuanto a lo que corresponde a la relación, al entorno y situaciones del día a día.
  • Llevártela despacio, hasta estar seguro de dar cada paso, aun con la edad que tengas, no estar por conveniencia o por tener alguien que te cuide.
  • No ser demasiado complaciente, desde el principio poner límites y saberlos respetar, no invadir espacios.
  • Primero tú, pero respetando la contraparte, sin lastimar y no ser lastimado
  • Conoce el entorno de la persona, analiza que si puedes aceptar y que no, y si hay algo con lo que definitivamente no puedes congeniar ser honesto contigo mismo y con la persona antes de que la lastimes o te lastimen.
  • Aprendí que la historia que cada uno trae, pueden ser cuestiones irreparables que siempre pueden aparecer, aunque parezca que están olvidadas y superadas, muchas veces por el ego, por el resentimiento, por sentimientos de culpa, sistema de costumbres y creencias y el más poderoso de todos, los miedos. ¿Que tanto trae en su mochila de todo esto?, analizar y preguntarte, por más grande que sea el sentimiento que tienes hacia esa persona ¿podría vivir con esto?
  • Aprendí a ser honesto conmigo mismo, identificar que es lo que verdaderamente siento, como lo siento y porque, unir el corazón con la cabeza.
  • Aprendí a tratar a la persona con respeto, sin egoísmos, sin dañar, ni juzgar.
  • Entendí que no que dejar crecer algo que no puede ser, por sentimentalismos o por no herir
  • Aprendí a saber decir no, respetar tu espacio, tu yo interno, tu plan de vida
  • Y si estás de verdad convencido, dale tiempo al tiempo, no vivas juzgando ni buscando defectos, solo vive, se feliz siempre, pero observa.

¿Y si en lugar de encontrar una persona que te deslumbra y te sientes atraído por algo inusual en ella te encuentras con alguien a quien ya conoces y te pide o deciden darse una segunda oportunidad?

  • Pues lo primero que hice fue analizar las causas del rompimiento y si realmente soy capaz de perdonar y olvidar, si hay algo aún que quede de la anterior relación que me hiciera vibrar, si aún persiste un sentimiento de desilusión, dolor, coraje, frustración, o solo fue una falta de comunicación y entendimiento, si aún tengo miedo a ser lastimado nuevamente o traicionado, dependiendo de lo que viví, víctima o victimario, ¿cómo lo sientas? o incluso si te sientes culpable y consideras que esta puede ser una oportunidad para enmendar las cosas, ¿se vale dar una segunda oportunidad?, o ¿nunca segundas partes fueron buenas?
  • La segunda fue saber que tanto ha cambiado esa persona, que tanto he cambiado yo y si los factores que llevaron a cambiar la relación anterior aún persisten, que ha cambiado para bien y que aún persiste, para bien o como un factor que llevo al traste la relación, no necesariamente malo, pero que para ti si lo es, ser honesto y preguntarme ¿Podemos reconstruir el plan de vida y los ideales que tenían como pareja o incluso mejorarlo?, no es simplemente el sabor del reencuentro?, sentí importante el saber qué es lo que sentía
  • La tercera fue tener conciencia de que una relación sana es aquella que me suma y no que me resta, la que me hace sentir más grande, más escuchado, más respetado, más seguro y tranquilo, y no lo contrario” e igual para la contraparte, realmente sumo a su vida.
  • La cuarta fue darme tiempo de conocer a la persona, es fundamental, quizás ya conozca su origen, costumbres, su sistema de creencias, sin embargo, la gente cambia, para bien o para mal, puedo identificar si lo que me gustaba y apasionaba de esa persona aún está ahí, los sentimientos hacia mí a mi persona, a mis ideas, proyectos y costumbre y en contraparte lo que no me gustaba aún permanece.
  • La quinta es analizar el entorno y cuestionarme con toda honestidad:
    • ¿Tengo confianza en esta persona como para volverme a entregar?
    • Todo en la vida vale la pena solo hay que identificar y disfrutar cada oportunidad de la felicidad, el perdón, desechar el ego, conservar la amistad, saber si es amor o cariño, la soledad acompañada o mi soledad disfrutada.
    • ¿Que me llevo a este encuentro?, ¿la casualidad?, ¿ayuda celestial?, ¿es parte de mi destino’

Aún estoy en el camino de lo que me dejo el 2019, sin embargo pienso en las siguientes conclusiones:

  • Tuve que reaprender más de una vez a compartir mi vida, a descubrir cómo encajar a otra persona en mis rutinas y cómo encajarme a mí misma en las suyas. La buena noticia es que cuando estás dispuesta a compartir con otra persona la vida maravillosa que he creado para mí mismo suele significar que quiero a esa persona en mi vida, en vez de necesitarla
  • Como todos los cambios en mi vida, pasar de llevar mucho tiempo sin pareja a comenzar una relación me llevó a tener que hacer reajustes y necesite tiempo para acostumbrarme, sin embargo, fue una hermosa experiencia el permitírmelo, porque me llevó a descubrir nuevamente las relaciones sentimentales, pero de una forma diferente, ahora mucho más maduras, más consciente de lo que quiero en mi vida y de lo que no.
  • Redescubrí el amor de una forma al principio muy acelerada y luego vino la calma, sin ansiedad ni tantos miedos, porque esta vez así lo quise, no porque necesitara a nadie que me complete o llene vacíos
  • Comenzar una relación tras mucho tiempo conociéndome a mí mismo me ayudo también a conocer otro tipo de amor, uno más seguro, más consciente, alejado de las ansiedades y los miedos anteriores, ahora ya sé que, aunque esa relación no funcione, soy perfectamente capaz de procurarme mi propia felicidad
  • Esta vez podré construir una relación menos demandante, menos exigente, más acompañante, sin buscar nadie que me complete, porque sé que estoy perfectamente completo por mi mismo y no buscaré ni permitiré que busquen en mi llenar vacíos o huecos personales con mi amor o mi persona. 
  • Volver a tener una relación sentimental después de mucho tiempo soltero puede dar miedo y generarnos dudas de si seremos capaces de hacerlo, pero también se trata de una experiencia incluso más bonita que la de descubrir el primer amor, si así nos lo permitimos. 
  • He aprendido a olvidar a los que me lastimaron ayer, pero no olvido a los que me aman todos los días, pregúntate ¿eres capaz de olvidar el ayer?, ¿con la misma persona que te ama hoy todos los días?
  • He aprendido a olvidar el pasado que me hace llorar o me frustra el día, vivo el presente que me hace sonreír, y si no soy capaz de crear ese presente.
  • Olvida el dolor, pero jamás olvides las lecciones aprendidas, perdona, pero aprende.

Conviértete en un observador de la conciencia, documenta, analiza y no te claves en algo, aprende a aplicar y no solo a repetir la oración de la serenidad, sálvate y cuídate a ti mismo, mira al sol cada mañana, de frente para despertar.

Etiquetas
Gana $15 con TuLotero ¡Hola! Estoy usando la App de TuLotero para comprar lotería. Si te registras y usas mi código 06933852 te regalan $15.

Agregar comentario

Haz clic aquí y comenta