Portada » Blog » Reflexión » Los aromas navideños
Reflexión

Los aromas navideños

Últimas entradas de Ma del Carmen Bolado Garza (ver todo)

Los aromas navideños. Navidad es época de alegría, de reuniones entre amigos, de union familiar, de fiestas, regalos, cantos y villancicos, pero es también época de nostalgia, de una nostalgia que mas que traernos lagrimas de tristeza, nos traen lagrimas dulces de amor y añoranza por otros tiempos y otros lugares y caminos que no hemos de recorrer de nuevo, son lagrimas de alegrías pasadas, de recuerdos gratos, de un ayer que esta presente en nuestra memoria y en nuestro corazón y que tratamos de conservar a manera de tradiciones para que no se pierda del todo para las generaciones futuras a quienes amamos tanto que tratamos de emular a nuestros antepasados gracias a la dicha que vivimos en nuestra niñez.

La Navidad tiene un encanto único, nos llenamos de una constante estimulación de nuestros sentidos con los colores alegres de las luces ornamentales, los cantos y villancicos que abundan por todos lados, la suave sensación del roce de las franelas, las bufandas o los abrigos de lana, los sabores de las delicias que nos ofrecen desde nuestras cocinas en casa hasta a las propias tiendas departamentales que nos permiten degustar algunos de sus productos en venta, pero el sentido que mas se exacerba es el olfato.

Esta científicamente comprobado que la memoria se activa en forma diferente con cada uno de nuestros sentidos, por ello tenemos una memoria visual, otra auditiva, táctil, etc. pero de todas ellas, la memoria olfativa es la mas emocional, esto es debido a que los recuerdos asociados a los olores son mas antiguos que los relacionados con la vista o el lenguaje (Psychonomic Bulletin & Review) ya que de acuerdo a estudios publicados en la revista señalada los primeros comienzan a formarse en el individuo antes de cumplir los 10 años de edad.

Gracias a lo anteriormente escrito es que podemos llenarnos de emoción con los aromas navideños los que se fusionan entre si pero que ademas tienen la cualidad de conservar su propia esencia que les permite ser distinguidos entre los demás.

La Navidad tiene aroma, el aroma de las ramas del pino que decoramos alegremente pero del que a su vez emana un aroma de su tronco fresco y es un aroma que identificamos no solo en nuestro hogar y el de nuestras amistades, sino en los centros comerciales o en las tiendas o simplemente en las calles.

El aroma de las castañas asadas es inconfundible pero aunque no se encuentren castañas en todas partes del mundo, habrá en las calles otros aromas que las sustituirán tales como el de los camotes asados o plátanos también asados, el aroma de los churros y el chocolate caliente que emanan de muchas cafeterías o el del algodón de azúcar o los tradicionales caramelos.

La Navidad huele a nostalgia y a alegría, huele a recuerdos amorosos de los niños que hoy son adultos y de los adultos que ya no están fisicamente pero que no salen ni de nuestros corazones ni de nuestros recuerdos.

Los aromas Navideños que mas conmueven nuestros sentidos, son los aromas que surgen de las cocinas de nuestras abuelas y de nuestras madres, los aromas de los deliciosos platillos tradicionales con los que nos agasajaron en su momento y con los que las esposas, madres y abuelas de hoy agasajan a sus familias para que siempre haya una sonrisa en los rostros de nuestros seres amados.

El aroma de la cera derritiéndose de las velas que acompañan a los peregrinos pidiendo posada, el aroma de las luces de Bengala con que celebramos el inicio de la Nochebuena, el aroma de la ensalada de manzana y nuez, del spaguetti o el arroz, las verduras al vapor, colecitas de bruselas, zanahorias mini, papitas galeana, el pavo al horno, el gravy para acompañarlo, la pierna de cerdo o el jamón Virginia, todo para rematar la deliciosa cena con unos turrones o un delicioso flan Napolitano o pastel o los siempre bienvenidos buñuelos cubiertos de azúcar con canela, acompañado esto con un rico chocolate caliente o café o con esa mezcla de frutas aromáticas con canela, anís y vino de un exquisito ponche.

Los aromas Navideños son únicos, en ninguna otra temporada del año se conjugan tantas y tan intensas emociones como en esta, esos aromas nos rodean, nos invaden, nos penetran y se quedan en lo mas profundo de nuestro ser con recuerdos hermosos de nuestra infancia con nostalgia por el pasado, abrazando este presente incierto pero pleno del amor de los nuestros y con la esperanza perenne de que estas hermosas tradiciones se conserven hasta el final de los tiempos, que siempre haya un arbolito adornado, que siempre haya una luz que alumbre nuestro camino, que siempre haya el olor del amor que nuestras abuelas y madres han dejado en cada platillo que nos han preparado… eso, que siempre haya esperanza de que es y será el amor la fuerza vital que nos conmueva y nos una como hermanos, no solo entre las familias, sino entre los amigos, los vecinos, los paisanos y el genero humano en general.

Que el amor inunde sus hogares y sus corazones por siempre. ¡Feliz Navidad!

Agregar comentario

Haz clic aquí y comenta

¿Ya conoces nuestro Instagram?