Portada » Blog » Reflexión » No necesito tu violencia.
Reflexión

No necesito tu violencia.

Las redes sociales están llenas de todo tipo de publicaciones, información, imágenes, anuncios, ofertas, ideas, y todo lo que puedas imaginar y mucho más. Contenido positivo, negativo, productivo, tóxico, alegre, frustrante, en fin… De todos los colores, tonos y emociones.

Sin embargo, en los últimos meses me parece que la agresividad va en aumento. No sé si es idea personal, pero siento que cada vez hay más y más publicaciones y comentarios llenos de odio, división, frustración, amargura y negativismo.

Yo, al igual que la mayoría de las personas, tengo mis preferencias y opiniones propias, algunas a favor y otras en contra, de algunos temas que se han tornado más que delicados. Opiniones que puedo expresar libremente en base al derecho que tengo de hacerlo y el cual debe ser respetado. De la misma manera que todos las personas de mi país que tenemos el derecho de hacerlo y de ser respetados.

Los insultos y ataques afectan principalmente al remitente.

El tener diferentes ideas y conceptos en cuanto a temas políticos, religiosos, morales, etc., es motivo de discusiones, largas conversaciones, memes, e incluso reflexiones que en algún momento pueden hacernos hasta cambiar nuestros puntos de vista y opiniones personales.

Lamentablemente, ahora encuentro que esto se ha llevado a un nivel de ataque personal, con resultados poco o nada positivos, como amistades y familias rotas por defender o atacar a ciertas corrientes, ideologías o personas a quienes ni siquiera les importamos como individuos.

Cuando recibo algún insulto o ataque por pensar de manera diferente a mi atacante, ya no respondo, sencillamente lo ignoro o, si me incomoda el nivel de vulgaridad que maneja, lo bloqueo y listo. No necesito acumular material tóxico en mis redes ni en mi mente. Además, cuando el comentario más inteligente que alguien puede poner es insultar y mostrar su bajo nivel cultural y social, definitivamente ese alguien es innecesario en mi vida.

Algunos comentarios y publicaciones llegan a ser tan robóticos o vacíos de argumento, que no merecen mi tiempo. Cuando son vulgares y personalmente ofensivos, me incomodan, pero afortunadamente sé que sus ofensas no me definen a mi, sino que califican y describen el nivel socio cultural del que lo emite.

El reto de actuar de manera inteligente.

Ahora todos tenemos un gran reto. El de controlar las emociones y evitar ponernos en evidencia mediante lo que publicamos y la manera en que lo expresamos.

Tenemos el reto de decidir hasta qué punto estamos dispuestos a perder a un amigo o familiar por defender una idea, a un grupo político o social.

Y el reto principal es definir cuanto tiempo, mente y corazón podemos invertir en las redes sociales viendo y leyendo las vidas ajenas sin perder nuestra autenticidad, nuestro verdadero yo soy, nuestra más profunda esencia, nuestra identidad.

Estrella Cisneros

Nacida en la ciudad de México el 5 de junio de 1965.  Radica en Querétaro desde el año 2007.
Desde muy temprana edad mostró su gusto por las letras. A los cuatro años ya leía, siendo su libro favorito una antología del autor Rubén Darío, libro que aún conserva como uno de sus más preciados tesoros.

Miss Estrella, como la llaman sus conocidos, memorizó “A Margarita Debayle” y hasta la fecha le trae bellos recuerdos de infancia al lado de su madre, quien la alentó a disfrutar de la expresión escrita.
Escribió sus primeros poemas a los diez años. Ha participado con escritos de su autoría en certámenes como “Carta a mi hijo” de grupo Novedades, obteniendo el 3er lugar nacional en agosto de 1991, entre más de 2,500 participantes.

Siente gran pasión por la comunicación oral y escrita. Teniendo facilidad de palabra, lo que la llevó a alcanzar niveles importantes en el campo de las ventas directas, aunque lo que realmente disfrutaba era impartir capacitación en grupo y consejería individual.

Amante de las artes en general. Inició su formación musical a los 7 años de edad con clases de piano, instrumento que la acompaña hasta la actualidad. Destaca como maestra particular de piano desde 1985, año en que impartió sus primeras clases a domicilio.

Cuenta con talento especial para las artes plásticas y manuales como la pintura, el dibujo, bordado en tela y repujado en aluminio entre otras.

En su infancia, también fue gimnasta olímpica y formó parte de la selección nacional de judo.

Siempre positiva y de personalidad optimista. Su gran fortaleza espiritual, así como el siempre presente apoyo de su familia, han sido fundamentales para superar adversidades tales como el hacerle frente al síndrome de Behçet.

Agregar comentario

Haz clic aquí y comenta

EnglishSpanish