Portada » Blog » Empoderamiento Femenino » No porque soy mujer
Empoderamiento Femenino

No porque soy mujer

Exijo que respetes mis pensamientos, mis sueños, mis proyectos, mis palabras y mi cuerpo.  No por que soy mujer, sino porque soy una persona y merezco tu respeto.

Si te molesta que levanto la voz cada vez que me quieren hacer callar, entonces guarda silencio mientras hablo y pon atención a lo que estoy diciendo. De esa manera me puedo expresar en un tono más sereno para que podamos dialogar.

Deja de querer utilizarme como si fuera yo un inanimado objeto, mejor vamos a hacer un equipo para construir juntos eso a lo que podremos llamar: nuestro proyecto.

No somos iguales, y es precisamente por eso que podríamos ser complementos.  No porque soy mujer y tú seas hombre, sino porque somos seres pensantes, cada uno con sus propios y muy personales capacidades y talentos.  Por eso podemos complementarnos independientemente de cual sea nuestra preferencia y género.

Rompiendo viejos conceptos hacia la mujer

Ya caducó esa idea de que la cocina es el lugar de las mujeres, sólo por el hecho de ser mujeres.

La ropa y los trastes sucios no tienen exclusividad de género.  Tampoco lo tienen los empleos en un taller, en una construcción ni en una silla presidencial.

Los colores no te deben definir como hombre, mujer o asexual.  Si te gusta vestir de rosa, azul, amarillo, negro, blanco o del color que sea, úsalo como tú prefieras y vive con absoluta libertad.

No porque soy mujer pienses que soy débil, dentro de mi, hay fortalezas que desconoces, músculos físicos, mentales y espirituales que han crecido y se han hecho firmes a base de desgarrarse… y eso nos sucede a todos, hombres y mujeres, y que no dudamos en usar siempre que lo consideremos necesario.

Cuestión de respeto

Basta ya de esta absurda pelea por querer ocupar un lugar, por encima de quien sea, sólo por cuestión de ideales, de preferencias o género.

Vámonos respetando, aplicando aquel decreto de “Tratar a los demás como quieres ser tratado”.

Estrella Cisneros

Nacida en la ciudad de México el 5 de junio de 1965.  Radica en Querétaro desde el año 2007.
Desde muy temprana edad mostró su gusto por las letras. A los cuatro años ya leía, siendo su libro favorito una antología del autor Rubén Darío, libro que aún conserva como uno de sus más preciados tesoros.

Miss Estrella, como la llaman sus conocidos, memorizó “A Margarita Debayle” y hasta la fecha le trae bellos recuerdos de infancia al lado de su madre, quien la alentó a disfrutar de la expresión escrita.
Escribió sus primeros poemas a los diez años. Ha participado con escritos de su autoría en certámenes como “Carta a mi hijo” de grupo Novedades, obteniendo el 3er lugar nacional en agosto de 1991, entre más de 2,500 participantes.

Siente gran pasión por la comunicación oral y escrita. Teniendo facilidad de palabra, lo que la llevó a alcanzar niveles importantes en el campo de las ventas directas, aunque lo que realmente disfrutaba era impartir capacitación en grupo y consejería individual.

Amante de las artes en general. Inició su formación musical a los 7 años de edad con clases de piano, instrumento que la acompaña hasta la actualidad. Destaca como maestra particular de piano desde 1985, año en que impartió sus primeras clases a domicilio.

Cuenta con talento especial para las artes plásticas y manuales como la pintura, el dibujo, bordado en tela y repujado en aluminio entre otras.

En su infancia, también fue gimnasta olímpica y formó parte de la selección nacional de judo.

Siempre positiva y de personalidad optimista. Su gran fortaleza espiritual, así como el siempre presente apoyo de su familia, han sido fundamentales para superar adversidades tales como el hacerle frente al síndrome de Behçet.

Agregar comentario

Haz clic aquí y comenta

EnglishSpanish