Saltar al contenido
La Redacción

Paul Cheneour: la música del silencio y el silencio de la música

20 mayo, 2019

Para Paul Cheneour, flautista y compositor británico, los cuatro elementos clave que el utiliza para crear y tocar música espontáneamente son:  escuchar, observar, sentir y hacer.

Fiel a su filosofía, comenta Cheneour que nuestras vidas se desarrollan interior y exteriormente de manera simultanea, algunas veces  la confusión nos lleva a direcciones opuestas al mismo tiempo. Desprenderse y observarse a uno mismo con conciencia de sí mismo es difícil y requiere tiempo. Creamos nuestros dramas por las decisiones que tomamos, es muy importante tener el conocimiento y asumir nuestra responsabilidad hacia el yo interior.

Paul Cheneour es considerado uno de los 100 mejores flautistas del mundo, es compositor y ha tenido la oportunidad de compartir escenarios con grandes músicos así como colaborar en grabaciones especiales lo que le ha significado la voluntad de adaptarse a y ser empático a las ideas y estilos de otras personas, dándole a la creación musical la grandeza de la suma de las partes involucradas.

En sus propias palabras “escucha el sonido que se encuentra en el silencio y el silencio dentro del sonido”.

En su infancia disfrutaba más correr libremente en el campo o a la orilla del mar de su natal Inglaterra mientras que la escuela no le significaba un aprendizaje de importancia. Durante su adolescencia los años llegaron y se fueron, los altibajos normales fueron lo mismo extraños que graciosos, quizá tan traumáticos y emocionantes como para cualquier otra persona. Fue a finales de los años 60 cuando apareció una extraña mezcla de libertad y revolución. Sintió la inquietud de abandonar la isla, así que cargando sólo con una mochila, provisiones para una semana, un poco de dinero y una enorme sensación de aventura se decidió a recorrer la España de Franco, Francia y Marruecos, pidiendo aventones en el camino a fin de experimentar otras culturas y expandir sus horizontes. El verdadero viaje había iniciado, confrontando la realidad, fuera en el mundo, por sí mismo sin restricciones ni límites.

Fue un tiempo para aprender, desaprender, aprender de nuevo, perderse y encontrarse a sí mismo viendo maravillado este increíble mundo. Cada día, los eventos se desenvolvían realmente rápidos, quizá debido a la expansión de la cobertura de los medios en diferentes ángulos provocó un cambio radical en sí mismo.

La música era y es el único lenguaje que hablaba directamente a su corazón. A los 19 años un amigo le ofreció un Concierto de Flauta; para Paul Cheneour fue la sensación de vivir un acto de bienvenida a casa, supo en ese momento que esa era su vocación. Desde entonces ha sido muy afortunado en tocar profesionalmente en varios estilos musicales: Jazz, Fusión Indo-Jazz, Árabe, Indio, Clásico y ahora su propio estilo.

El ya fallecido profesor Rainer Schuelein, su maestro de flauta, no sólo le dio una sabia y maravillosa instrucción, sino que lo encaminó en la dirección hacia sí mismo, permitiéndole aprender a su propia manera, con confianza en su ser.

Habiendo tocado por mas de 44 años a un siente la emoción de descubrir nuevas texturas de sonido y música, La belleza de tocar está en que realmente es, sin fin.

Para quien desee escucharle puede bien buscar algunas de sus grabaciones en Youtube, en su Sitio Web www.cheneour.com o en su Pagina www.redgoldmusic.com en donde ademas de encontrar información sobre sus eventos, pueden adquirir sus grabaciones o establecer contacto directo con él si quieren invitarlo a realizar presentaciones en cualquier país a donde le inviten.

Una de las más reconocidas flautistas del Reino Unido recientemente presentó una reseña critica de los tres últimos álbumes musicales de Paul Cheneour: ella es Lindsay Bryden, de gran prestigio internacional y con reconocimientos del Consejo de las Artes de Canadá y ganadora del Premio Sylva Gelber.

De Paul Cheneour comenta: “La improvisación es algo muy personal, es la acumulación de tus gustos musicales, la comprensión de la técnica y la armonía, así como de muchos factores. Puede encantar y sorprender a quienes la escuchan y pueden indicar el desempeño del artista a través del tiempo. Esta es la finalidad de Cheneour, demostrando la misma en esta serie de álbumes.

Way of Waiting, Way of Being, y Green (El Camino de la Espera, El Camino del Ser y Verde) son el segundo capitulo de un proyecto que se ha llevado 20 años en concretar y que en las propias palabras de Cheneour, significa “haber ido descubriendo como a través de su proceso creativo, sus técnicas y su música fueron desarrollándose y evolucionando”. El artista apunta a una tercer recopilación en el transcurso de 20 años mas.

De acuerdo a la crítica, cada CD de este proyecto es enteramente un compendio de improvisaciones. Acerca de los tres títulos mencionados en particular, dos son música solista de flauta y el tercero es flauta acompañado de la música de piano de Richard Bundy. Fueron grabados en una sola toma sin ediciones especiales lo cual da mayor relevancia al resultado final.

Con una riqueza enorme espiritual, una personalidad suave y amable, Paul Cheneour es uno de esos genios creativos a quienes lo que menos importa es el ego o la etiqueta de genialidad, es un hombre que vive en un contacto íntimo entre la naturaleza, su ser interno, su crecimiento espiritual y su compromiso emocional de hacer llegar a su publico el mensaje subliminal de su música. Un ser que trasciende en su sencillez y que al llevar la flauta a sus labios trasmuta su música a mundos imaginarios que llegan al corazón de quien le escucha. No en balde su búsqueda constante y creativa de nuevos caminos que eleven más que el corazón, el alma de su auditorio.