Portada » Blog » Reflexión » Pide un deseo
Reflexión

Pide un deseo

Como cada día, muy temprano por la mañana, ese miércoles salí a caminar por el parque de la colonia.  Ese parque es mi favorito porque tiene varios senderos diferentes, cada uno rodeado de un tipo específico de flores.  Cada quien puede elegir libremente cuál camino prefiere seguir.

Los miércoles, mi día favorito, me gusta tomar el sendero de las flores amarillas… El amarillo, es mi color preferido… En ese parque, en ese sendero, entre esas flores, me siento en completa libertad.

La mayoría de las personas con las que coincido en esas caminatas por el parque, van conectadas a sus audífonos. No sé si van escuchando música, algún audiolibro, mensajes de motivación, o si es un simple truco para evitar tener que saludar y que los dejen ejercitarse en paz.

Yo prefiero conectarme con mis deseos, con mis sueños, con mis proyectos, y mientras voy caminando trato de entender el por qué no los he podido materializar.

La lámpara mágica

Ese miércoles al que me estoy refiriendo, fue un miércoles particular.  Escondida entre las flores amarillas del sendero, vi una lámpara brillar.  Sin dudarlo ni un momento, fui por ella y, como era igual a la del cuento del genio, como un acto reflejo, la comencé a frotar.

¡Pufff! Salió una nube de humo púrpura, y en seguida la gran sorpresa ¡Se escuchó la voz del genio!  Aunque no pude verlo, yo sabía que era verdad… ¡Lo pude escuchar!

“Dime cuál es tu deseo” me dijo esa mágica voz, a lo que rápidamente respondí “quiero mucho dinero”.  Y ahí comenzamos a negociar esa mágica voz y yo.

–¿Cuánto dinero quieres? –me preguntó la mágica voz.

–Mucho, no sé, sólo quiero tener mucho dinero –un tanto ansiosa respondí.

–Tienes que decirme exactamente cuánto quieres, pues si no lo defines, no te lo puedo dar.

–No sé.  Tengo que hacer la suma de todas las cosas que quiero comprar.

–Entonces no es el dinero lo que deseas, sino las cosas que con él podrías obtener.

–¡Pues claro! ¡Para eso es el dinero! Quiero una casa propia, un auto nuevo y tomar vacaciones a bordo de un crucero.

–Muy bien –dijo la voz con profunda seriedad– Tomaré nota. Dime exactamente la descripción de tu casa, con lujo de detalle; también de tu auto marca, color y modelo; y el crucero ¿a dónde quieres viajar?

–¡Uy! Esto es complicado, no lo había considerado. Necesito unos días para poderlo pensar.

–Deja la lámpara en donde estaba, ya no la vas a necesitar. Te espero aquí mismo el próximo miércoles para que me digas con precisión tu deseo. Recuerda que si no está perfectamente definido, no te lo puedo dar.

–Muy bien, aquí nos encontraremos la próxima semana –le dije decidida –pero dime ¿Cómo te voy a llamar?

–Siempre estoy a tu lado, pero no me hablabas, mucho menos me escuchabas. Mi nombre es “el yo interno”, “subconsciente”, “inteligencia espiritual” o como me quieras nombrar.

Etiquetas

Estrella Cisneros

Nacida en la ciudad de México el 5 de junio de 1965.  Radica en Querétaro desde el año 2007.
Desde muy temprana edad mostró su gusto por las letras. A los cuatro años ya leía, siendo su libro favorito una antología del autor Rubén Darío, libro que aún conserva como uno de sus más preciados tesoros.

Miss Estrella, como la llaman sus conocidos, memorizó “A Margarita Debayle” y hasta la fecha le trae bellos recuerdos de infancia al lado de su madre, quien la alentó a disfrutar de la expresión escrita.
Escribió sus primeros poemas a los diez años. Ha participado con escritos de su autoría en certámenes como “Carta a mi hijo” de grupo Novedades, obteniendo el 3er lugar nacional en agosto de 1991, entre más de 2,500 participantes.

Siente gran pasión por la comunicación oral y escrita. Teniendo facilidad de palabra, lo que la llevó a alcanzar niveles importantes en el campo de las ventas directas, aunque lo que realmente disfrutaba era impartir capacitación en grupo y consejería individual.

Amante de las artes en general. Inició su formación musical a los 7 años de edad con clases de piano, instrumento que la acompaña hasta la actualidad. Destaca como maestra particular de piano desde 1985, año en que impartió sus primeras clases a domicilio.

Cuenta con talento especial para las artes plásticas y manuales como la pintura, el dibujo, bordado en tela y repujado en aluminio entre otras.

En su infancia, también fue gimnasta olímpica y formó parte de la selección nacional de judo.

Siempre positiva y de personalidad optimista. Su gran fortaleza espiritual, así como el siempre presente apoyo de su familia, han sido fundamentales para superar adversidades tales como el hacerle frente al síndrome de Behçet.

Agregar comentario

Haz clic aquí y comenta

EnglishSpanish