Portada » Blog » Profesión » Rattle and Hum, un disco de transición para U2
Profesión

Rattle and Hum, un disco de transición para U2

Para muchos fans existe la disyuntiva entre si el mejor disco de U2 es The Joshua Tree (1987) o Achtung Baby (1991), si bien, ambos materiales están considerados entre los mejores 500 discos del rock de todos los tiempos, es pertinente hablar del maravilloso Rattle and Hum (1988), un material que representa la transición de un sonido rock “tradicional” a lo que se llamó en los noventa el “rock alternativo”. El sexto disco de la banda irlandesa se encuentra entre ambas súper producciones y representa un antes y después en su carrera.

La herencia del Joshua Tree

The Joshua Tree terminó de poner a U2 en la mira de todo el mundo, la mayoría de sus sencillos fueron exitosos, además de arrojar la canción que tal vez sea una de las más emblemáticas de su repertorio, With or without you. Las letras eran muy diversas, hablaban de amor, esperanza y hasta adicciones, pero tal vez los temas más sobresalientes eran la religión y la protesta, elementos que siempre han estado presentes en la obra de los irlandeses. Estos últimos temas son los que continuarían siendo relevantes para ellos.

 Rattle and Hum fue muy bien recibido, la gira de promoción sirvió para realizan un “documental” que no sólo mostraba el desempeño en la banda en vivo, sino que también resalta las ideas políticas y de protesta que más tarde se convertirían en la base del bien conocido activismo de Bono.

Una columna vertebral blusera

Las influencias del blues y otros géneros de la llamada “música negra” se pueden notar desde The Joshua Tree, en canciones como “I still haven’t found what i’m looking for” y la grandiosa “Where the streets have no name”, donde podemos apreciar ciertos toques góspel que hacen recordar alabazas y rezos. El blues se percibe en la melancólica “Red hill mining town” y en “Trip through your wires”.

En Rattle and Hum hay cinco canciones bluseras originales, comenzando con la acústica “Desire”, que habla sobre la banalidad y el dinero. “Angel of harlem” muestra unos arreglos en metales que destacan dentro de una melodía de sólo dos acordes. La emotiva “Love rescue me”, compuesta por Bono y Bob Dylan, tiene referencias a la Biblia, en específico al Salmo de David.

La anécdota que ronda sobre “When the love comes to town”, interpretada junto al gran BB King, se puede ver en el documental.

“BB” se rehúsa de buena forma a tocar los acordes de la canción ya que siempre ha tenido “problemas” con ello, y que prefiere tocar los solos. Estas canciones forman la columna vertebral de lo que es el disco, todas son un homenaje a la música americana tan popular en la Gran Bretaña durante los años 60 y que causó la aparición de grupos como The Kinks, Cream, The Yardbirds y The Beatles.  

Entre “I still haven’t found what i’m looking for” y “Silver and gold” existe una canción original de Satán y Adam un dúo blusero que en el documental se presentan como músicos callejeros interpretando “Freedom for my people”, en la escena son observados por The Edge mientras tocan simplemente con una harmónica y guitarra. El tema es una petición de libertad hacia la gente de color.

Homenaje al Góspel, Soul y a otros artistas

La canción con la que abre el disco es una versión en vivo de “Helter skelter”, composición de The Beatles muy famosa por haber “influenciado” a Charles Manson. Mientras el disco avanza se pueden encontrar versiones como la de “I still haven’t found what i’m looking for”, interpretada junto a The New Voices of Freedom un coro que acaba de acentuar la influencia del góspel de la canción original. 

“All along in the watchtower”, un tema original de Bob Dylan y versionado por artistas de la talla de Jimi Hendrix, es otro homenaje a los sonidos populares. Un tema críptico que los críticos de Dylan explican como una obra maestra que crítica el capitalismo, la represión y a los ricos; en la interpretación de U2 se nota más enérgica y le imprimen un nuevo sentimiento.

Las canciones de transición

Es bien sabido que gran parte del peso en el sonido de U2 lo lleva la guitarra de The Edge, tanto así que se puede seguir la evolución del grupo analizando los efectos y trucos que el guitarrista ha usado en cada disco. En Rattle and Hum existen tres canciones que son una pista de lo que la banda mostraría tres años después con Achtung Baby.

“God (Part II)”, muestra en su introducción unas percusiones editadas y un riff de guitarra más elaborado que se sale de la línea del blues que se sigue en el disco. “Heartland” regresa un poco a las atmosferas de Unforgettable Fire (1984)en gran parte construidas por el característico Delay de la guitarra de The Edge y que acabaría de pulir en los discos siguientes.

“All i want is you” es la balada que cierra el disco; cuenta con un ritmo lento y acústico que se complementa con la guitarra eléctrica y las líneas de bajo que son muy similares a lo que más tarde desarrollarían para en “One” y “Stay (Far away, so close!)”.

Música de protesta

La política y la protesta social son temas a los que U2 no se mostró ajeno en los 80; canciones como “Sunday bloody Sunday” y “New years day”, ambas del álbum War (1983), han trascendido como himnos de la inconformidad hacia la represión, el racismo y la guerra. En Rattle and Hum se puede percibir el uso de la “música negra” para protestar sobre uno de los episodios más vergonzoso de la humanidad, el Apartheid, una infame política de segregación social y represión que sufrió la población de color en Sudáfrica. Este impulso sobresale más en el documental homónimo del disco estrenado en 1988 y dirigido por Phil Janou. El material se grabó durante la gira promocional del disco con el propósito de mostrar la madurez de la banda y lo sólida que era ante los rumores de separación que habían rondado al grupo, producto del enorme éxito que habían logrado con el disco anterior.

Canciones como “Silver and Gold”, que, según palabras del mismo Bono, se concibió pensando en el Aparheid.

In the name of love”, un tema dedicado a la memoria de Martin Luther King toma un nuevo significado en esta obra llena de protesta. “God (Part II)” es la contestación a la canción “God” de John Lennon, que es grandes rasgos un desengaño a todo lo que representó The Beatles para él.

Otro tema retomado de Joshua Tree es “Bullet the blue sky” que tiene claras referencias a la guerra fría y a las armas nucleares. En la grabación original se puede escuchar la mítica versión de “The star spangled banner” interpretada por Jimmy Hendrix en Woodstock 69 justo antes de que comience el tema en cuestión en una clara alusión a la postura bélica de Estados Unidos de Norteamérica.

Hendrix y King no fueron las únicas personalidades que U2 homenajeaba en sus presentaciones, sino también otras figuras como los sudafricanos Nelson Mandela, encarcelado en esos tiempos, y Desmond Tutu, religioso galardonado con el Premio Nobel de la Paz en 1984 por su lucha contra la segregación racial.

Las raíces negras de U2

En algunas entrevistas que el grupo dio en ese entonces para promocionar su material, declararon que bastante gente en Irlanda se siente identificada con la música negra ya que para muchos en el viejo continente “los irlandeses son los negros de Europa y los dublineses son los negros de Irlanda…”. Esta frase explica a grandes rasgos el motivo por el cual U2 decidió hacer un tributo a toda esa música afroamericana que escuchaban siendo más jóvenes.

Rattle and Hum, un disco de transición para U2 y un homenaje a la música afroamericana

El grupo irlandés utilizó esta obra de transición en su sonido para mostrar ante el mundo el peso político y social que aún tenía el racismo, además de darle voz una vez más a los afroamericanos y a la población negra de otros países. Sin duda es un disco con mucha energía que se puede notar más en el documental, por lo que sugiero verlo primero y después apreciar el disco.

https://www.youtube.com/watch?v=7kCZut4aCTE

Agregar comentario

Haz clic aquí y comenta