Portada » Blog » Entrevistas » Rebeca Azarcoya, infinita gratitud
Entrevistas

Rebeca Azarcoya, infinita gratitud

Últimas entradas de La Redacción (ver todo)

La espiritualidad es una condición comúnmente utilizada por las personas, pero mayoritariamente por los adultos, sin embargo Rebeca Azarcoya Barbachano en De que se puede se puede junto a Elizabeth Michel nos enseña que es posible transmitir toda la práctica de la espiritualidad a los niños o “shoshines”, palabra japonesa que hace referencia a un estado mental de principiante, donde siempre se tiene hambre por aprender y tener nuevas experiencias.  

Hoy en día, Rebeca es una mamá espiritual y tanto ella como su hija ponen en práctica esta condición, la cual tiene que ver con infinita gratitud al universo y ambas abrazan los múltiples beneficios que conlleva este tipo de pensamiento.

En este sentido, Rebeca nos muestra cómo es capaz de enseñar a padres e hijos el mundo de la espiritualidad y sus beneficios para el crecimiento y desarrollo personal.

Rebeca comenta como este estilo de vida está presente desde la vida adulta, pero no se inculca desde la niñez, lo que para ella es muy importante, pues los niños también son capaces de adquirir este pensamiento y crecer aprendiendo sobre lo que implica la espiritualidad. Los niños, para esta madre, deben tener acceso a estas maravillosas herramientas y hábitos espirituales como la visualización creativa, la respiración profunda y vivir el presente, con todo esto los niños serán capaces de conectar con su sabiduría interior.

Este estilo de vida sería el mejor regalo que se le podría dar a la nueva generación, quienes son niños con hambre de seguir aprendiendo y capaces de ser shoshines espirituales desde que son muy pequeños.

Nos preguntamos entonces, ¿Qué sería de la humanidad si desde niño nos enseñaran sobre la espiritualidad?, seguramente un mundo mejor, donde los niños serían capaces de pensar e ir un paso más allá de lo que sucede en el mundo, tener otra perspectiva y tomar acciones diferentes a como se realiza hoy en día, en conclusión, sería un mundo totalmente diferente, pero Rebeca ilustra que no es una realidad inalcanzable, todo esto puede lograrse, solo bastaría tomar la iniciativa.

Rebeca, por lo tanto, a través de sus talleres imparte los beneficios de la espiritualidad, nos enseña que es una tarea fácil, pero con necesidad de dedicación y constancia, a diario se necesita poner en práctica los hábitos de la espiritualidad, como hacer yoga, meditación, practicar la gratitud o la meditación, todo se basa en las ganas que tengas y cómo quieres experimentarlo.

Rebeca Azarcoya entonces nos invita a reflexionar sobre la espiritualidad, a ponerla en práctica y a entender que si se puede tener otro estilo de vida, a pesar de ser una labor constante donde se necesita mucha disciplina, sus beneficios serán satisfactorios y podrán cambiar tu vida totalmente.

Etiquetas

Agregar comentario

Haz clic aquí y comenta