Portada » Blog » Cultura » Recopilación de refranes, frases y dichos populares
Cultura

Recopilación de refranes, frases y dichos populares

Recopilación de refranes, frases y dichos populares. La mezcla de españoles o europeos e indígenas mexicanos, nuestra raíz mexicana, se caracteriza por el ingenio y la espontaneidad con la que respondemos a todo tipo de situaciones, chuscas, de sabiduría, en ocasiones ofensivas, recordatorias, a veces difíciles de entender, para nosotros mismos o para otros hispanoparlantes, es toda una algarabía en un lenguaje único, orgullosamente rico y muy colorido en cuyas múltiples formas se ocultan verdaderos mensajes de sabiduría popular.

Una de estas bellas formas de expresar son los refranes; etimológicamente hablando un refrán nos remite a la lengua francesa, al vocablo refrain, es una sentencia breve, son resultado de la fusión cultural, de uso popular en una comunidad, de los cambios en la sociedad, adaptación a  los nuevos tiempos  su objetivo es promover la reflexión, servir como una enseñanza o como ejemplo, aunque se sabe que buena parte de ellos proviene de España; en el México prehispánico, como en muchas otras partes del mundo, ya existían los proverbios desde mucho antes del contacto con los europeos, lo cual indica que los refranes no tienen un origen bien definido, no se originan en algún lugar en particular, vienen de todos los lugares y se aplican a la vida cotidiana.

Rastrear el origen de los refranes en nuestro país, México, se convertiría en un esfuerzo titánico que implicaría reconstruir todo el historial lingüístico que arrastran tras de sí;

sin embargo, es posible seguir algunas pistas contenidas en la tradición oral por medio de la cual han llegado hasta nosotros, lo que sí es una realidad es que las frases y dichos mexicanos destacan por el ingenio con que fueron elaboradas tienen que ver con su pasado histórico y que en su momento y en algunas de ellas hasta nuestros días, tienen mucho de razón y por algo se dicen.

Nuestra abuelita las decía, nuestros papás nos las enseñaron, nuestros cuates en la escuela los decía, aún nuestros maestros, y nosotros todavía las usamos, pero, ¿te has preguntado de dónde salieron?, he aquí alguna de las más comunes y el significado de las mismas.

El reunir en un solo documento todos los refranes, dichos populares y algunas frases resultaría, explicando hasta donde los archivos y bibliografía histórica a nuestra mano se pudieron obtener resultaría en un tratado de más de 200 hojas, estimo, por esto hemos seleccionado los más representativos desde el punto de vista de un servidor y los hemos clasificado en 3 documentos:

  1. Este, que contiene la introducción y los refranes que hablan de sitios, acontecimientos históricos y nuestra herencia europea.
  2. De Sabiduría Popular.
  3. Refranes Postrevolucionarios.

DE SITIOS, ACONTECIMIENTOS HISTÓRICOS Y NUESTRA HERENCIA EUROPEA,

 Ya Chupó Faros.

Los cigarros Faros fueron muy populares desde finales del siglo IX y hasta el siglo XX. Durante la revolución mexicana, a una persona sentenciada a muerte se le daba una última voluntad que se pudiera cumplir, y muchos de los condenados, en pleno paredón de fusilamiento, lo que pedían era fumarse un último cigarrillo. Como los Faros eran cigarros muy económicos y al alcance de mucha gente, se le otorgaba un cigarro de éstos. Entonces de ahí surgió la expresión. ¿Qué le pasó a fulanito?… Chupó faros, esto es, se fumó su último cigarrillo antes de que lo fusilaran. Hasta el día de hoy se sigue utilizando esa frase cuando alguien fallece.

Estiro la pata.

Se utiliza en México y en algunos países de Latinoamérica para decir que alguna persona o animal han muerto. Se dice que “estiró la pata” porque el cuerpo al morir, entra en rigidez y las piernas se estiran por completo

Colgó los tenis.

En entrevista para El Universal, Armando Ramirez, cronista de la ciudad de México, recuerda que esta expresión ha cambiado con el paso del tiempo, pues en los años 50 y 60, cuando en la capital los postes eran aún de madera y los cables de electricidad eran una telaraña espantosa que hacían del Centro Histórico una aproximación de ciudad perdida, la gente decía “colgó los zapatos y no los tenis, ya que en el país el uso de este tipo de calzado deportivo se popularizo hasta los años 70

El cronista recuerda que en Tepito en la década de los 60, que desde entonces ya era un barrio muy popular y violento, era común que en las vecindades cuando había un difunto, la familia o los conocidos colgaran un par de zapatos del fallecido en los cables, frente de su casa anuncia a los vecinos que alguien había muerto

Eta tradición que anuncia la muerte de un pariente o algún conocido, según dice el cronista, cambio su sentido cuando entre las peleas de bandas comenzaron a quitar los tenis a las personas que mataban volviéndose una práctica de venganza, al que mataban le quitaban los tenis y los colgaban, de ahí la expresión.

Tomado de: https://www.eluniversal.com.mx/entrada-de-opinion/colaboracion/mochilazo-en-el-tiempo/nacion/sociedad/2017/08/11/que-significa

Aguas.

Durante la época de la Colonia el drenaje no era común para todos los hogares, así que la forma de deshacerse del agua sucia (y de… otras cosas) era tirándola desde los balcones hacia la calle. Antes de lanzarla, la persona gritaba “aguas” para prevenir algún percance, sin embargo, hasta la fecha lo usamos muy comúnmente como advertencia a alguien de que no se meta en problemas o de que tenga cuidado.

Le voy a leer la cartilla.

Usada para regañar a alguien y amenazarlo si es que no cumple con sus promesas.

Las cartillas eran unos libritos que contenían las normas básicas del funcionamiento de un oficio, así que se cree que esta frase tiene sus orígenes en los campos militares. En el siglo XIX los militares tenían cartillas con normas básicas por lo que al leer los librillos entendían que debían acatar las normas y ser disciplinados o se atendrían a las consecuencias. Hasta la fecha en nuestro país la cartilla es el comprobante de haber realizado el servicio militar, a los 18 años, ahora con la modalidad de la bola blanca o bola negra que te obliga a hacer el servicio, eso sí, la cartilla tiene que estar liberada para acreditar que cumpliste con tu servicio.

La tercera es la vencida.

Existen 3 hipótesis sobre el origen de esta expresión: la primera, que tras el tercer robo cometido por una persona se le aplicaba la pena de muerte.

También puede venir de que la lucha de cuerpo a cuerpo consistía en 3 caídas.

La última hipótesis asegura que la expresión de la debemos a los romanos, pues en la primera fila del ejército estaban los hombres menos preparados, en la segunda los intermedios y en la última los más veteranos y valientes.

Popularmente se usa para dar ánimo a alguien y que no se dé por vencido después del segundo intento.

Agregar comentario

Haz clic aquí y comenta

¿Ya conoces nuestro Instagram?