Portada » Blog » Reflexión » ¿Cómo puedo enriquecer tu vida?
ImageZoo/Corbis
Reflexión

¿Cómo puedo enriquecer tu vida?

He escuchado tantas veces y a tantas personas decir que la vida les enseñó a ser egoístas y a que deben pensar: “primero Yo, luego Yo y siempre Yo” que, sinceramente, hasta pena me da decirles que esa tan trillada frase que ellos expresan como grande y profunda filosofía de vida, los pone en evidencia de que, en realidad, si es que eso es lo que han aprendido, entonces no han entendido nada.

Generalmente se justifican con anécdotas (acompañadas de graves gestos de dolor y amargura espiritual) en que narran lo mucho que ellos han aportado al mundo y los muchos favores que han hecho a los demás, y lo mal que les han pagado…

El primer punto que me brinca aquí, es que, si hacemos un favor, no deberíamos esperar un pago de regreso… -los favores se pagan, no se cobran-.

Cuando alguien nos hace un favor, creo que siempre debemos sentir el compromiso de ser agradecidos y de alguna manera demostrar nuestro agradecimiento.  Pero cuando somos nosotros quienes lo hacemos, no nos corresponde andarlo cobrando o esperar algo a cambio de parte del beneficiado.  En el momento que esperamos cobrarlo, deja de ser un favor y se convierte en la venta de un servicio, y en tal caso, deberíamos dejar establecido el precio desde un principio.

Somos muy afortunados cada vez que estamos del lado del que puede hacer favores a los demás en vez de estar del lado del que tiene la necesidad de solicitarlos.

Si nos estancamos en esa pobre y vulgar filosofía del “primero yo, luego yo y siempre yo”, ciertamente nos estamos bloqueando, dejando inútiles nuestros “terrenos de cultivo”.  Hay leyes universales que resultan sencillamente inconmutables, y una de ellas, quizás la más importante, es: la ley de la siembra y la cosecha.

Mi sugerencia es que, cada vez que te comuniques con alguien, conocido o nuevo contacto, encuentres la respuesta a la siguiente pregunta: “¿Cómo puedo enriquecer tu vida?”.

Ya sea que se lo preguntes de manera directa o lo descubras en el transcurso de la conversación, lo importante es encontrar de qué manera puedes agregar valor a la vida de los demás.

¿Cómo puedo enriquecer tu vida? Si definitivamente, no encuentras ninguna buena respuesta a esto, lo más saludable será seguir adelante. No pierdas tu valioso tiempo en tierras malas. Busca siempre en dónde sembrar semillas de riqueza física, mental y espiritual, que aún cuando no todas germinen,  inevitablemente te llegará el tiempo de la buena y feliz cosecha.

Precios increíbles hasta la puerta de tu casa.

Estrella Cisneros

Nacida en la ciudad de México el 5 de junio de 1965.  Radica en Querétaro desde el año 2007.
Desde muy temprana edad mostró su gusto por las letras. A los cuatro años ya leía, siendo su libro favorito una antología del autor Rubén Darío, libro que aún conserva como uno de sus más preciados tesoros.

Miss Estrella, como la llaman sus conocidos, memorizó “A Margarita Debayle” y hasta la fecha le trae bellos recuerdos de infancia al lado de su madre, quien la alentó a disfrutar de la expresión escrita.
Escribió sus primeros poemas a los diez años. Ha participado con escritos de su autoría en certámenes como “Carta a mi hijo” de grupo Novedades, obteniendo el 3er lugar nacional en agosto de 1991, entre más de 2,500 participantes.

Siente gran pasión por la comunicación oral y escrita. Teniendo facilidad de palabra, lo que la llevó a alcanzar niveles importantes en el campo de las ventas directas, aunque lo que realmente disfrutaba era impartir capacitación en grupo y consejería individual.

Amante de las artes en general. Inició su formación musical a los 7 años de edad con clases de piano, instrumento que la acompaña hasta la actualidad. Destaca como maestra particular de piano desde 1985, año en que impartió sus primeras clases a domicilio.

Cuenta con talento especial para las artes plásticas y manuales como la pintura, el dibujo, bordado en tela y repujado en aluminio entre otras.

En su infancia, también fue gimnasta olímpica y formó parte de la selección nacional de judo.

Siempre positiva y de personalidad optimista. Su gran fortaleza espiritual, así como el siempre presente apoyo de su familia, han sido fundamentales para superar adversidades tales como el hacerle frente al síndrome de Behçet.

Agregar comentario

Haz clic aquí y comenta

Escoge tu idioma

Arabic Arabic Chinese (Simplified) Chinese (Simplified) Dutch Dutch English English French French German German Italian Italian Portuguese Portuguese Russian Russian Spanish Spanish

¿Te gustan los podcast? Escucha…

Patrocinado