Portada » Blog » Empoderamiento Femenino » Gracias por tu opinión, pero yo me amo.
Empoderamiento Femenino Reflexión Technology

Gracias por tu opinión, pero yo me amo.

Revisando las redes puedes encontrar un nivel altísimo de violencia entre algunos grupos que, sencillamente, no toleran que alguien pueda tener una opinión diferente a la suya.

Diferencias políticas, religiosas, sexuales, o cualquier otra que se nos pueda ocurrir.  El punto es que hay una tremenda tendencia a insultar, agredir y descalificar a cualquiera que no coincida con nuestros pensamientos.  A veces sin siquiera tomarnos el tiempo de leer o ver con atención el contenido de sus publicaciones.

Es más fácil y saludable respetar nuestras diferencias.

Después de pasar un tiempo navegando, leyendo y respondiendo comentarios, si te dejaste envolver por el torbellino de las agresiones, tu estado de ánimo se ve afectado, tu salud se ve afectada y, aunque puedas dudarlo, incluso tus finanzas se afectan como resultado de esta contaminación mental.

Los demás pueden o no estar de acuerdo con tus opiniones, publicaciones, comentarios, etcétera.  De hecho, hay momentos en que provocar polémica es beneficioso si es que el objetivo es conseguir más reacciones e interacciones.

Sin embargo, jamás debemos perder de vista que, lo que los demás opinen o comenten, no define quién soy.  Es importante saber diferenciar de entre los comentarios recibidos, cuáles merecen ser tomados en cuenta y cuáles no.  De quién vienen y cuál es la verdadera razón que lo motiva… ¿Se refiere a mí o es reflejo de quien lo escribió?

Tu opinión no me define… Mi reacción sí.

Si me insultas en redes y eso descompone me día y además entro en una lucha de ofensas contigo, a veces sin conocerte, entonces estoy reflejando el poco valor que le doy a mi tiempo, a mi persona y quizá lo poco que realmente me conozco.

Es absurdo dejar en manos ajenas el valor y potencial que tengo como persona.

Que mi felicidad dependa de los halagos y corazones que reciba en una red social en donde se usa tanto el “hermosa”, “amiga” “te amo” y frases o palabras similares de manera indiscriminada, es igual de absurdo. Aunque sea bonito recibir mensajes positivos y que obviamente agradezco, tampoco me definen.

Quién me ama realmente, puede o no publicarlo, pero invariablemente me lo hace saber en privado, sin necesidad de palabras, sin tener de publicarlo, en silencio, sin gritarlo… Quien me odia también.

Yo sé quién soy y son mis reacciones las que me definen. Una opinión puede orientarme pero no calificarme. Yo sé lo mucho que valgo… Yo sé lo mucho que me amo.

Estrella Cisneros

Nacida en la ciudad de México el 5 de junio de 1965.  Radica en Querétaro desde el año 2007.
Desde muy temprana edad mostró su gusto por las letras. A los cuatro años ya leía, siendo su libro favorito una antología del autor Rubén Darío, libro que aún conserva como uno de sus más preciados tesoros.

Miss Estrella, como la llaman sus conocidos, memorizó “A Margarita Debayle” y hasta la fecha le trae bellos recuerdos de infancia al lado de su madre, quien la alentó a disfrutar de la expresión escrita.
Escribió sus primeros poemas a los diez años. Ha participado con escritos de su autoría en certámenes como “Carta a mi hijo” de grupo Novedades, obteniendo el 3er lugar nacional en agosto de 1991, entre más de 2,500 participantes.

Siente gran pasión por la comunicación oral y escrita. Teniendo facilidad de palabra, lo que la llevó a alcanzar niveles importantes en el campo de las ventas directas, aunque lo que realmente disfrutaba era impartir capacitación en grupo y consejería individual.

Amante de las artes en general. Inició su formación musical a los 7 años de edad con clases de piano, instrumento que la acompaña hasta la actualidad. Destaca como maestra particular de piano desde 1985, año en que impartió sus primeras clases a domicilio.

Cuenta con talento especial para las artes plásticas y manuales como la pintura, el dibujo, bordado en tela y repujado en aluminio entre otras.

En su infancia, también fue gimnasta olímpica y formó parte de la selección nacional de judo.

Siempre positiva y de personalidad optimista. Su gran fortaleza espiritual, así como el siempre presente apoyo de su familia, han sido fundamentales para superar adversidades tales como el hacerle frente al síndrome de Behçet.

Agregar comentario

Haz clic aquí y comenta

Escoge tu idioma

Arabic Arabic Chinese (Simplified) Chinese (Simplified) Dutch Dutch English English French French German German Italian Italian Portuguese Portuguese Russian Russian Spanish Spanish

¿Te gustan los podcast? Escucha…

Patrocinado