Portada » Blog » Reflexión » Pequeñas grandes mentiras
Reflexión

Pequeñas grandes mentiras

Pequeñas grandes mentiras. A veces en el transcurso de la vida, las cosas ocurren tan rápido y de forma tan automática que ni siquiera nos damos tiempo para pensar en ellas.

Crecemos creyendo lo que nos enseñaron que debíamos creer y nos comportamos lo mejor que podemos siempre tratando de permanecer dentro del perímetro de seguridad que otros han trazado para nosotros.

Ya sea nuestra familia o en general nuestro entorno, sus creencias y también sus miedos delimitan el alcance de ese círculo.

Tanto, que si en algún momento algo que anhelamos ser, hacer o tener, no concuerda con lo que nos dijeron era seguro y aceptable, muy posiblemente decidamos renunciar a ello.

Pero contrario a lo que podría parecer una fácil decisión, se convierte en una lucha constante. La mente al no poder contra la fuerza del corazón crea una especie de costra falsa que cubre poco a poco y día con día nuestros verdaderos deseos.

Esa costra son las mentiras.

Las mentiras que se dicen para tratar de adecuarse a lo que creemos que satisfacerá a los demás para que nos acepten. Ya sea en  una familia que puede “querernos” hasta asfixiarnos, en la que aceptamos participar aunque no nos gusten sus modos, aunque no sean sanos. En una relación que en lugar de ayudarnos a crecer nos robe la alegría y nos esclavice.

Con “amigos” que solo nos busquen cuando se trata de ir de juerga pero cuando los necesitemos desaparezcan. En una profesión que lejos de hacernos sentir realizados nos dificulte levantarnos de la cama cada mañana.

Las que nos contamos a nosotros mismos una y otra vez para ver si a fuerza de decir que las creemos se vuelven de verdad. Solo que, nunca lo hacen, solo tapan nuestros verdaderos problemas e insatisfacciones haciéndonos cada vez más apáticos e infelices.

Por supuesto al igual que una costra falsa, siempre pueden limpiarse, al principio dolerá mucho, sin embargo, si no lo hacemos la verdad seguirá latiendo dolorosamente debajo de esa herida y nunca nos dejará en paz.

Hasta que encontremos la manera de sacar nuestra verdad a la luz, si somos capaces al menos de decírnoslo frente al espejo: No quiero esto, ya no puedo más.

Si llegamos hasta  este punto podrá parecer que todo se irá al infierno; pero no es así. Será muy difícil; pero después, en algún momento sanará y podremos empezar de nuevo.

Con una vida más limpia, honesta, con más alegría y libertad. Porque lo cierto es que siempre hay un prometedor futuro para los que se atreven a decir la verdad y vivir de acuerdo a ella.

Etiquetas

Valeria Angel

En la búsqueda constante y permanente de las Horas Astrosas...
https://www.facebook.com/valeria.o.victoria

Agregar comentario

Haz clic aquí y comenta

Escoge tu idioma

Arabic Arabic Chinese (Simplified) Chinese (Simplified) Dutch Dutch English English French French German German Italian Italian Portuguese Portuguese Russian Russian Spanish Spanish

¿Te gustan los podcast? Escucha…

Patrocinado