Portada » Blog » Reflexión » Quítate los lentes obscuros.
Reflexión

Quítate los lentes obscuros.

De manera inconsciente vamos por la vida calificando y juzgando a todo aquel o aquello que se nos cruza por la vida. Es increíblemente fácil caer en ese esquema que, cuando nos damos cuenta, ya hicimos en nuestra mente un exhaustivo análisis, descripción y hasta le creamos una historia a las personas, aún sin conocerlas. A veces nos es suficiente que nuestros caminos se crucen dos segundos en la calle para activar nuestro “escáner calificador de individuos”.
También es facilísimo caer en el “club de los juzgadores” cuando estamos con alguien más, en grupo o en pareja. Con uno que empiece a externar sus opiniones (que generalmente son críticas negativas), basta para que corra la cascada de juicios y opiniones acerca de tal o cual persona.
Ver y “calificar” lo malo o negativo que hay en las demás personas, nos cuesta el mismo trabajo que ver lo bueno que hay en ellos, sin embargo, aunque nos cueste lo mismo, la enorme diferencia es el impacto que esto tiene en nuestras propias vidas. Un impacto que puede ser positivo o negativo.
Si al estar frente a alguien me sorprendo haciendo un juicio negativo, por ejemplo, lo mal que le va ese corte de cabello, tengo la oportunidad de cambiar y tomar la decisión de buscar algo positivo, por ejemplo, apreciar lo bien que le va esa chamarra roja. Y si además de apreciar lo positivo, lo menciono como un sincero cumplido, estaré potenciando el beneficio.
Buscar y ver lo bueno en cada persona y en cada situación, me pone en un estado de optimismo, es mejor para mi salud e incluso mejora mi capacidad para tomar decisiones correctas a lo largo del día.
Adoptar esta regla de oro como una forma de vida, cambiará no sólo la percepción que tenga yo de los demás, sino que también cambiará mi propia imagen ante ellos y, lo más importante, cambiará a positiva mi autoestima.

Estrella Cisneros

Nacida en la ciudad de México el 5 de junio de 1965.  Radica en Querétaro desde el año 2007.
Desde muy temprana edad mostró su gusto por las letras. A los cuatro años ya leía, siendo su libro favorito una antología del autor Rubén Darío, libro que aún conserva como uno de sus más preciados tesoros.

Miss Estrella, como la llaman sus conocidos, memorizó “A Margarita Debayle” y hasta la fecha le trae bellos recuerdos de infancia al lado de su madre, quien la alentó a disfrutar de la expresión escrita.
Escribió sus primeros poemas a los diez años. Ha participado con escritos de su autoría en certámenes como “Carta a mi hijo” de grupo Novedades, obteniendo el 3er lugar nacional en agosto de 1991, entre más de 2,500 participantes.

Siente gran pasión por la comunicación oral y escrita. Teniendo facilidad de palabra, lo que la llevó a alcanzar niveles importantes en el campo de las ventas directas, aunque lo que realmente disfrutaba era impartir capacitación en grupo y consejería individual.

Amante de las artes en general. Inició su formación musical a los 7 años de edad con clases de piano, instrumento que la acompaña hasta la actualidad. Destaca como maestra particular de piano desde 1985, año en que impartió sus primeras clases a domicilio.

Cuenta con talento especial para las artes plásticas y manuales como la pintura, el dibujo, bordado en tela y repujado en aluminio entre otras.

En su infancia, también fue gimnasta olímpica y formó parte de la selección nacional de judo.

Siempre positiva y de personalidad optimista. Su gran fortaleza espiritual, así como el siempre presente apoyo de su familia, han sido fundamentales para superar adversidades tales como el hacerle frente al síndrome de Behçet.

Agregar comentario

Haz clic aquí y comenta

Escoge tu idioma

Arabic Arabic Chinese (Simplified) Chinese (Simplified) Dutch Dutch English English French French German German Italian Italian Portuguese Portuguese Russian Russian Spanish Spanish

¿Te gustan los podcast? Escucha…

Patrocinado