Portada » Blog » Reflexión » Renaciendo
Reflexión

Renaciendo

Renaciendo. El sol comenzó a ocultarse y mi cuerpo, mi mente y mi espíritu comenzaron a mostrar el cansancio del día vivido.

Había sido un día realmente agotador.  Agitado, saturado, agresivo y, en momentos, incluso podría decir que aterrador.

Un día como cada uno de mis otros días, que fueron formando semanas, meses y años… los años que cuentan mis años de vida.

Con la mente nublada y el cuerpo todo adolorido,  me senté a descansar haciendo una pausa que no estaba contemplada en mi agenda, menos aun en el reloj… pero yo ya no podía más.

No quería pensar en nada, simplemente ver a través de la ventana, como terminaba de ocultarse el sol… La noche ya estaba aquí.

A pesar de el cansancio, cuando ya estuve en mi cama, me resultaba imposible dormir.  Mi mente no paraba, y me gritaba que no me podía rendir.

Las cobijas tan calientes, las sábanas tan frías, la almohada tan dura y tan torcida… no podía descansar.

Ya desesperada, aventé la almohada contra la pared y escuché un tremendo crujir y un llanto… Jamás lo podré olvidar.

Temerosa, levanté mi almohada y la abrí, sin poder imaginar lo que me iba a encontrar…

Mis sueños no contados, mis miedos sin gritar, los abrazos nunca dados, mil heridas sin sanar.

Me abracé fuerte a mi almohada mientras me puse a llorar, y como cuando era niña, lloré hasta quedarme dormida sin dejar de sollozar…

El sol entró por la ventana, su brillo acarició mis brazos y me hizo despertar…

Yo estaba segura y arropada en mi cama y comencé a recordar aquel sueño tan sublimemente extraño, esa pesadilla existencial.

Tomé el café que mi hermana dejó con cariño en la mesita a un lado de la cama, con una pequeña nota que decía: “Renace. Aún estás a tiempo. Hoy tienes la oportunidad.”

Etiquetas

Estrella Cisneros

Nacida en la ciudad de México el 5 de junio de 1965.  Radica en Querétaro desde el año 2007.
Desde muy temprana edad mostró su gusto por las letras. A los cuatro años ya leía, siendo su libro favorito una antología del autor Rubén Darío, libro que aún conserva como uno de sus más preciados tesoros.

Miss Estrella, como la llaman sus conocidos, memorizó “A Margarita Debayle” y hasta la fecha le trae bellos recuerdos de infancia al lado de su madre, quien la alentó a disfrutar de la expresión escrita.
Escribió sus primeros poemas a los diez años. Ha participado con escritos de su autoría en certámenes como “Carta a mi hijo” de grupo Novedades, obteniendo el 3er lugar nacional en agosto de 1991, entre más de 2,500 participantes.

Siente gran pasión por la comunicación oral y escrita. Teniendo facilidad de palabra, lo que la llevó a alcanzar niveles importantes en el campo de las ventas directas, aunque lo que realmente disfrutaba era impartir capacitación en grupo y consejería individual.

Amante de las artes en general. Inició su formación musical a los 7 años de edad con clases de piano, instrumento que la acompaña hasta la actualidad. Destaca como maestra particular de piano desde 1985, año en que impartió sus primeras clases a domicilio.

Cuenta con talento especial para las artes plásticas y manuales como la pintura, el dibujo, bordado en tela y repujado en aluminio entre otras.

En su infancia, también fue gimnasta olímpica y formó parte de la selección nacional de judo.

Siempre positiva y de personalidad optimista. Su gran fortaleza espiritual, así como el siempre presente apoyo de su familia, han sido fundamentales para superar adversidades tales como el hacerle frente al síndrome de Behçet.

Agregar comentario

Haz clic aquí y comenta

Escoge tu idioma

Arabic Arabic Chinese (Simplified) Chinese (Simplified) Dutch Dutch English English French French German German Italian Italian Portuguese Portuguese Russian Russian Spanish Spanish

¿Te gustan los podcast? Escucha…

Patrocinado