Portada » Blog » Reflexión » Si hay que comenzar de cero… ¡pues comenzamos!
Reflexión

Si hay que comenzar de cero… ¡pues comenzamos!

Si hay que comenzar de cero ¡pues comenzamos! La vida no es lineal ni está totalmente estructurada como muchos pudieran pensar. Algunos no están conscientes de la forma como van adaptándose a los cambios casi sistemáticamente, unos más, resistentes a modificar sus rutinas se aferran a un campo en el que su presencia ya no es necesaria o deseada; los otros son los que generan los cambios en los que acabamos jugando diferentes papeles los demás.

Esos otros, que después de todo son los menos, en realidad son los que tienen el control de las circunstancias, pueden ser empresarios, políticos con poder, jefes de área o simplemente los jefes de familia, son quienes van dictando las normas bajo las que nos estamos guiando, y son esos a los que les cedemos la estafeta de nuestra propia vida, y no solo en el campo laboral, social o familiar, lo hacemos también en el campo sentimental y solo basta observar a cualquier pareja para darnos cuenta de que las relaciones nunca, nunca son “parejas”, aunque lo aparenten: siempre tiene la dirección del timón uno de los dos, quizá puedan alternarse los roles pero siempre uno de los dos es el dominante.

En muchas de estas circunstancias el control no esta en nuestras manos por más que lo deseemos y es ahí en donde nos encontramos ante la disyuntiva que se nos pueda presentar una y quizá varias veces en el transcurso de nuestra vida: adaptarnos, agachar la cabeza y someternos, o definitivamente abandonar todo, sacar la casta y comenzar de nuevo desde cero.

Y si hay que comenzar de cero… ¡Pues comenzamos! ¿Cuál es el problema? ¿Perdimos una casa? Es algo material, se recupera… que perdimos un trabajo, pues buscamos otro… que no nos pagarán igual, quizá al principio no, pero con nuestro esfuerzo podemos mostrar nuestra valía y destacar hasta alcanzar la posición que deseamos… que perdimos contacto con la familia, pues demos un espacio de tiempo para analizar si el tiempo y la distancia ayudan a la reconciliación y si no pues ni modo, la vida sigue, diferente, pero sigue…. que perdimos a un ser querido, la muerte es lo único que no tiene remedio dicen, pero la gran mayoría de los individuos tenemos alguna creencia filosófica o religiosa que nos ayuda a sobrellevar la perdida y el dolor de la ausencia… que terminó nuestra relación amorosa, terminó, ¿qué vas a hacer?

Si ya llegaste al punto de no retorno es porque anteriormente los dos hicieron lo posible por mantener la unión, nada termina de la noche a la mañana, nadie amanece un día y dice: ya no te amo, así de repente, el dejar de amar es un proceso que se va dando a veces sin darnos cuenta porque entramos en una fase de la relación a través de los años en que damos por hecho que tenemos la vida resuelta y resulta que a veces no es así y no nos dimos cuenta a tiempo y tenemos que superarlo.

Que es dificil. ¿Y quién nos dijo que las cosas fueran a ser fáciles? ¡Claro que va a ser difícil! ¡Claro que vamos a batallar! Claro que nadie nos va a poner el triunfo en una charola de plata, pero ¿qué es más valioso? ¿Una posición anterior que nos denigraba o volver a comenzar con nuestra dignidad integra y recuperando nuestro amor propio?

Enamorarse, en amor a darse… enamorado, en amor dado… amar es como andar por un camino de hielo frágil, al principio no nos damos cuenta porque ambos vemos hacia una sola dirección, pero al paso del tiempo la vida nos va poniendo pruebas que no todos podemos y en algunos casos tampoco debemos enfrentar.

Amar y desamar son parte de una lotería que tiene que ver más con el destino que con el esfuerzo de mantenerse unidos, no estamos en épocas arcaicas en que por convencionalismos sociales las parejas se mantenían unidas a pesar de las diferencias con las que muchas veces formaron familias disfuncionales.

El rompimiento de una unión de pareja dentro o fuera del matrimonio es igual de desconcertante que la pérdida de un empleo o de la relación con la familia, todo esto significa conflicto, solo que difiere de grado de intensidad y el como lo tome cada uno depende más del quien somos que del que somos.

Todo cambio es doloroso y eso hay que asumirlo.

Pero de que se puede, claro que se puede, no estamos maniatados y sobre todo hay que considerar que para comenzar desde cero lo que sea, lo más importante es contar con uno mismo, puedes recogerte en tu soledad un tiempito, puedes lamer tus heridas y quizá llorar en silencio, pero ten la seguridad de que esa tormenta pasará, todo pasa, y como dice el dicho “todo pasa por algo”, pero también “por algo algunas cosas no pasan”, solo piensa en una cosa, el material con el que trabajas se llama “yo” no “ego”, tu “yo” es el que vas a moldear, tu yo interno es el que vas a reencontrar, el que vas a re-valorar, el que vas a re-armar y re-amar, o sea, vas a volver a ti, y eso no es egoísmo, eso es amor propio, solo amándote a ti mismo es como puedes tener la capacidad de amar a los demás, asúmelo, acéptalo, digiérelo y ponlo en práctica para comenzar de cero. ¡Comencemos pues!

Ma del Carmen Bolado Garza

Agregar comentario

Haz clic aquí y comenta

Escoge tu idioma

Arabic Arabic Chinese (Simplified) Chinese (Simplified) Dutch Dutch English English French French German German Italian Italian Portuguese Portuguese Russian Russian Spanish Spanish

¿Te gustan los podcast? Escucha…

Patrocinado