Portada » Blog » Reflexión » Una cucharada más de egoísmo.
Reflexión

Una cucharada más de egoísmo.

Cada mañana, al preparar el café, quizá deberíamos añadir dos cucharadas de azúcar y una más de egoísmo.

Posiblemente estás en dieta que no incluye endulzantes, por salud prefieres evitar el consumo de azúcar o igual no te gusta tomar café porque te parece demasiado obscuro y amargo para comenzar el día.

Y es precisamente a ese punto al que quiero llegar: al momento y la forma en que comenzamos nuestro día a día.

Comienza el día con energía.

Hay muchas formas de “calentar el motor” de nuestro YO completo que nos ayudan a funcionar bien a lo largo del día. Considerando que somos cuerpo, mente y espíritu, una buena opción es comenzar nuestro día alimentando cada una de estas áreas de manera habitual y congruente.

Por ejemplo: apenas salgas de la cama, hacer una rutina de ejercicio, ponerte en movimiento, una caminata, o algo que te quite lo entumido y le diga a tu cerebro que es hora de ponerse activo. Elige buena información para tu mente, un libro o audiolibro, videos de desarrollo personal o de mentores en tu área de interés, pero hazte un gran favor: evita comenzar el día con las noticias de la televisión o enredado en las redes.

Tu área espiritual también es muy, muy ¡Muy! importante. No la descuides. Independientemente de tus creencias o filosofía de vida, trabaja y alimenta cada día esta área. Ten comunicación con tu ser supremo, con tu Dios, con el Universo, con tu yo interior. Ora, medita, haz yoga, decretos, trabaja la visualización. Haz lo que más vaya con tu forma de vida, pero ponlo en acción.

Mi prioridad tengo que ser yo.

Ya está todo listo para tener un gran día y comenzar con entusiasmo, energía y alegría a trabajar mi plan para lograr mis metas. ¡Todo está perfecto! Sin embargo, poco a poco el tiempo se va en otros asuntos que no tenía previstos. Distracciones, llamadas y notificaciones. Personas o situaciones que requieren atención, aunque sea sólo un momento y, sin darme cuenta, permito que se adueñen de mi tiempo.

Es para esto que cada mañana debo poner una cucharada más de egoísmo en mi café. Para poder definir mis prioridades de tal forma que lo más importante sea yo misma y decidir con sabiduría qué atender en el momento y qué puede esperar a que tenga un receso.

Esto parece egocentrismo, y quizá lo es, pero algo que es completamente cierto es que, para ayudar a que otras personas estén bien, primero yo misma debo estar al cien.

El egoísmo se define como: el amor excesivo que una persona tiene sobre sí misma. Creo que eso de amarse uno mismo, además de ser algo positivo, es algo necesario para establecer estándares altos y vivir de acuerdo a ellos. La parte negativa es cuando nos olvidamos de la empatía, el respeto y amor por el prójimo y el mundo que nos rodea.

Al conseguir mis objetivos personales, soy más fuerte, más poderosa, más exitosa, y eso me permite tener los recursos y herramientas necesarias para compartir y proteger, para enseñar y sostener, para rescatar y reconstruir. Para ser de ayuda útil en la vida de alguien más.

Y tú ¿Cómo preparas tú café?

Estrella Cisneros

Nacida en la ciudad de México el 5 de junio de 1965.  Radica en Querétaro desde el año 2007.
Desde muy temprana edad mostró su gusto por las letras. A los cuatro años ya leía, siendo su libro favorito una antología del autor Rubén Darío, libro que aún conserva como uno de sus más preciados tesoros.

Miss Estrella, como la llaman sus conocidos, memorizó “A Margarita Debayle” y hasta la fecha le trae bellos recuerdos de infancia al lado de su madre, quien la alentó a disfrutar de la expresión escrita.
Escribió sus primeros poemas a los diez años. Ha participado con escritos de su autoría en certámenes como “Carta a mi hijo” de grupo Novedades, obteniendo el 3er lugar nacional en agosto de 1991, entre más de 2,500 participantes.

Siente gran pasión por la comunicación oral y escrita. Teniendo facilidad de palabra, lo que la llevó a alcanzar niveles importantes en el campo de las ventas directas, aunque lo que realmente disfrutaba era impartir capacitación en grupo y consejería individual.

Amante de las artes en general. Inició su formación musical a los 7 años de edad con clases de piano, instrumento que la acompaña hasta la actualidad. Destaca como maestra particular de piano desde 1985, año en que impartió sus primeras clases a domicilio.

Cuenta con talento especial para las artes plásticas y manuales como la pintura, el dibujo, bordado en tela y repujado en aluminio entre otras.

En su infancia, también fue gimnasta olímpica y formó parte de la selección nacional de judo.

Siempre positiva y de personalidad optimista. Su gran fortaleza espiritual, así como el siempre presente apoyo de su familia, han sido fundamentales para superar adversidades tales como el hacerle frente al síndrome de Behçet.

Agregar comentario

Haz clic aquí y comenta

Escoge tu idioma

Arabic Arabic Chinese (Simplified) Chinese (Simplified) Dutch Dutch English English French French German German Italian Italian Portuguese Portuguese Russian Russian Spanish Spanish

¿Te gustan los podcast? Escucha…

Patrocinado