Portada » Blog » Secciones » Sargazo: un mar de oportunidades
Imagen: Muy Intersante
Economía Secciones

Sargazo: un mar de oportunidades

Una de las claves para emprender es identificar una veta de oportunidades donde la mayoría ve un factor de crisis. Al menos eso indican los expertos en el terreno de la teoría. En el terreno de la práctica una palabra lleva a demostrarlo: sargazo.

        Durante los meses recientes hemos sido testigos, al menos a través de los noticiarios, de cómo esa alga marina se ha convertido en el enemigo público número uno para el sector turístico del sureste mexicano. Incluso, las autoridades mexicanas ya desplegaron acciones para limpiar las playas de esa amenaza.

        Pero hay quienes ven en el sargazo una buena oportunidad de negocios, es decir, de crear con esa alga, como materia prima, productos sustentables de calidad y con ello contribuir a combatir la problemática que representa en El Caribe.

        Una de esas iniciativas se llama Sargánico, una empresa que, en su sitio web, explica que el sargazo contiene ácido algínico, lo que significa que puede aplicarse en la industria alimentaria como espesante y emulsionante, además de que genera etanol (biocombustible) y también tiene celulosa y hemicelulosa, que es la materia prima en la producción de papel.

       Sargánico, por ejemplo, elabora libretas y diverso material de papelería con sargazo y papel reciclado como materia prima. Para ello, en el primer semestre de este año recolectó y procesó cuatro toneladas de sargazo.

       A su vez, una empresa de nombre Salgax usa el sargazo para producir maquillaje, cremas humectantes y fertilizantes.  Blue Green México ha llamado la atención porque fabrica ladrillos con sargazo, alga de la que se vale Bioremar a fin de generar biodisel. Este último proyecto es desarrollado por científicos de la Unidad de Energía Renovable del Centro de Investigación Científica de Yucatán y alumnos del Tecnológico Superior de Felipe Carrillo Puerto, Quintana Roo.

       El pasado 28 de junio, en la llamada “cumbre del sargazo”, 300 personas, como investigadores, biólogos, estudiantes y emprendedores, presentaron ideas y proyectos para sumarse a resolver el problema.

Agregar comentario

Haz clic aquí y comenta

EnglishSpanish