Portada » Blog » Música » Scolopendra, virtud sónica hidalguense
Cultura Música Profesión

Scolopendra, virtud sónica hidalguense

El álbum Cero, escala desde el apocalipsis a la trascendencia

Para empezar a hablar en esta entrevista acerca de una de las bandas del género del rock progresivo en Hidalgo, cuya existencia casi es nula, no hay muchos artistas sonoros especializados en él.

Este es un subgénero llamado en inglés progressive rock o prog rock. El cual se convirtió en un oasis de creatividad y virtud

Este adjetivo (el de progresivo) hace referencia, al carácter de innovador, que manifestó al principio de su gestación, contemplado en una evolución del mismo rock, es la progresión armónica.

Una de sus características principales, es el paso de una sonoridad bucólica (arreglos medievales, enfocados a esas atmósferas), en matices acústicos, folk, modal, y de tiempo lento, pasando a otra con matices impresionistas, referencias de música eléctrica, tensa e influenciada por el blues y el jazz.

Este ha sido un género que ha evolucionado en etapas, conforme se los músicos han brindado, han vertido sus inquietudes de experimentación, fracturar fronteras de lo establecido en la creatividad musical.

Las letras del rock progresivo se desvían de la temática común del rock. Pues se va incluyendo reflexiones filosóficas o referencias a mundos imaginarios

Las bandas de rock progresivo a menudo crean discos conceptuales en los que se trata un solo tema.

O incluso una sola pieza sonora que integra en su totalidad al álbum.

Hasta aquí lo más breve que pude hacer en resumen de este género cuya definición podría prestarse a profundos estudios académicos más generosos.

Nos sirve pues como preámbulo, en torno a la entrevista que realicé a los músicos de esta agrupación hidalguense, y sólo son dos integrantes, Sojue Stradac, y Josmarq Alvarado.

Quienes son músicos de academia, es decir fueron egresado de la Licenciatura de Música de la UAEH.

Fue el año del 2015 cuando, con pasión desbordada, amor, y pasión, y respeto por la música, que ambos siempre han manifestado.

Los músicos Sojue Stradac oriundo de la Ciudad de México, y Josmar Alvarado del estado de Hidalgo, han encontrado en el rock progresivo un bastidor donde proyectar sus sueños, ilusiones, imaginaciones envuelta de una creatividad intensa.

En este ejercicio periodístico, ambos músicos han respondido algunas preguntas compartiendo el cuestionamiento, y en otros por su naturaleza, cada uno respondió una pregunta.

En nuestro país el público de rock progresivo, no es abundante, aunque se ha conservado, y ha pasado de generaciones en generaciones a lo que les cuestiono ¿Sabiendo que no hay público en abundancia, vale la pena hacer música de rock progresivo, a pesar de estas ausencias de audiencias?

Sojue Stradac: Vale cada esfuerzo y vale cada pena. Cuando tú haces algo que te apasiona, sea cual sea tu arte u oficio lo haces porque te nace, viene de adentro, después va hacia fuera, primeramente, es la razón más profunda en el alma, en la mente, en la imaginación, en la creación del artista. El público del progresivo en cualquiera de sus vertientes es bastante elitista, sin embargo, nosotros hacemos progresivo porque nos gusta, ya si al publicarse a las personas les puede parecer bueno o malo, esas opiniones giran alrededor de cualquier obra, nosotros hemos cumplido con nuestra pasión, nuestro gusto: plasmar la idea en la música.

Josmarq Alvarado: Para nosotros siendo músicos y artistas, creemos que es muy importante componer y crear sin límites, y qué mejor música que la que hace Scolopendra, en donde no nos preocupamos por las masas, estamos contentos con el público a quien va dirigida nuestra música, que, aunque poca, es de gran calidad. 

Este fue igual un cuestionamiento para ambos músicos ¿Con forme las respuestas generadas, por qué dedicarse a crear este género, que no es de tan fácil digestión, para todo el público?

A lo que respondieron:

Sojue Stradac: Es en éste “género musical”, vamos a decirlo así, dónde nos gusta explotar nuestra máxima creatividad, en Scolopendra estamos locos, porque hemos salido del orden que originalmente tiene el progresivo y la formación característica del género. Scolopendra es un concepto completo y es difícil apreciarlo o entenderlo, pero eso lo quisimos así, lo hicimos a propósito, eso sí lo sabíamos desde el comienzo.

Josmarq Alvarado: Las televisoras, las radios y las redes sociales ya están inundadas de todos los géneros musicales digeribles y populares  que podamos imaginar, para nosotros es más importante aportar algo diferente, que aunque no estamos inventando el género, creemos que hay mucho por componer y crear,  ya que  la llegada de las disqueras implantando  reglas con la finalidad de vender, vino a limitar a los músicos de las últimas décadas y para nosotros siempre ha sido más importante la creatividad que los números.

¿Qué representa para ustedes cómo músicos crear música?, pregunta que muchas veces arroja interesantes respuestas.

Josmarq Alvarado: Es la oportunidad de externar en otro lenguaje que no es el habla lo que pasa día a día en nuestras vidas, y que mejor que el rock progresivo, que permite en una sola canción pasar por todos los estados de ánimo que el ser humano pueda tener en un día o en un momento.

Sojue Stradac: Está vez trataré de decirlo en dos palabras: esperanza y éxtasis.

Hidalgo ha destacado con algunas agrupaciones, pero el género es complicado con grandes audiencias, a lo que pregunté ¿En el estado de Hidalgo se puede considerar que exista un movimiento de rock progresivo, o sólo son resplandores a cuenta gotas?

Sojue Stradac: En Hidalgo hubo ya una primera pincelada con el rock progresivo por allá de 1983 con el disco Flamingo Rock, Atlantes de Tula. Actualmente están naciendo agrupaciones que combinan diversos estilos de música, muchos son encasillados en la experimentación dentro de lo complicado que puede ser decir si es progresivo o no, en el caso de Scolopendra creo que me atrevería a aventar el proyecto en la casilla de rock progresivo clásico/sinfónico porque esas siempre han sido nuestras intenciones, sin embargo, hay algunos toques de otros estilos diversos como metal, jazz, folclor, música orquestal y coral.

Josmarq Alvarado: Creemos ser afortunados de ser representantes de nuestro estado en este género, como tú bien lo comentas, al no ser música digerible, no muchos músicos están dispuestos a apostar por este movimiento, pocos comparten el gusto hacia este lenguaje

¿Qué es lo más complicado como creadores, en trabajar en el género de rock progresivo, es decir, la historia, la melodía, englobar todo?

Josmarq Alvarado: En mi caso lo más difícil es encontrar el tiempo suficiente para crear, ya que como músicos de tiempo completo, hacemos de todo en este lenguaje, damos clases, tocamos, componemos, grabamos, mezclamos, masterizamos, producimos, aparte de trabajar en la publicidad y mercadotecnia de los productos Scolopendra, en cuestión de la historia, la melodía y de englobar toda la obra, no hay mayor problema, la misma composición y la música nos va guiando, nos va dirigiendo, hasta darle forma y concluirla.    

Sojue Stradac: Lo complicado tal vez podría ser darle una forma coherente en todos los niveles al concepto: aprender a tocar diversos instrumentos por necesidad, imagen de los músicos, enlazar el tema, la producción, las letras, la duración, encontrar la coherencia en la experimentación, de los recursos, del todo.

¿Existen leyendas del género del rock progresivo en Hidalgo?

Josmarq Alvarado: Yo no tengo conocimiento de alguien de Hidalgo que se le pueda considerar leyenda en este género, pero no dudo que existan músicos que hayan experimentado ya con este lenguaje, público conocedor, si alguien tiene algún dato al respecto, no duden en compartirlo.

Sojue Stradac: Volviendo al disco Flamingo Rock – Atlantes de Tula y como dato solamente, puede ser que el chihuahuense José “El Ojón” Jasso. ¿Chihuahuense? Resulta que el músico y compositor mexicano, quién además vivía ya en EUA y había escrito para la ópera “Tommy” de The Who, realizó una obra de rock progresivo monumental por encargo de autoridades del gobierno  para la fiesta de Pachuca de 1981, la cual Jasso creyó que  iba a ser entregada al gobierno del estado, más Flamingo Rock fue una banda que nunca existió, creada por el dueño del estudio dónde grabo ésta obra,  quién robo parte del concepto del disco y hasta se le agregó temas que no pertenecían al concepto original que planteaba Jasso. Escuchen el disco es una joya del rock progresivo mexicano pues la parte A es completamente un tema de Jasso.

¿Qué represento para cada uno la concepción, creación y producción del álbum Cero?

Sojue Stradac: Represento completamente el principio de todo, el plasmar por primera vez un concepto, el darle forma a todo el aprendizaje adquirido en la carrera de música, te diré a ti y a todos tus lectores que fue un experimento total, dónde hicimos cosas mal, por falta de experiencia en la producción, porque nosotros editamos éste disco de manera independiente, hicimos la grabación, la edición y la masterización, además se nos ocurrió la loca idea de hacer un  disco con nuestras propias manos y posibilidades, pues nosotros lo grabamos, lo imprimimos, armamos las cajas, que además son únicas, jamás ha habido un disco así, muchas cosas escaparon de nuestro control, sin embargo ¿Qué cosa no inicia así?

Josmarq Alvarado: Desde que se empezó a componer hasta las últimas presentaciones de Cero, ha sido una gran escuela de aprendizaje en muchas áreas, y de perfeccionamiento en otras, de crecimiento profesional y personal, ha sido una gran aventura en todos los aspectos, que nos ha dejado con un muy buen sabor de boca y con ganas de más. 

¿Se requiere que el músico que interpreta rock progresivo deba ser muy culto?, ¿o cualquiera puede alcanzar un alto nivel de composición en este género?

Josmarq Alvarado: No sé si se le pueda llamar culto, pero si gozar de un extenso gusto por muchas cosas, como es el cine, la literatura, por supuesto la música, nosotros aparte de ejecutarla, disfrutamos mucho escuchar infinidad de obra, y no solo de este género; en cuanto a lo musical creo que entre más conocimiento y dominio del lenguaje en todos sus cánones, más fácil es desenvolverse en este género. 

Sojue Stradac: Generalmente las personas que escuchan éste tipo de música lo son, pues les gustan las inquietudes distintas, leen, pintan, danzan, actúan, cocinan, ejecutan algún instrumento, son doctores, coleccionistas,  abogados, melómanos de hueso colorado, etc. El alto nivel puede alcanzarse por dos medios: el talento y la teoría musical dominada en toda la extensión de la palabra. Pero afortunadamente nunca se ha necesitado ser estudiado o culto para poder apreciar la música, más por ahí hay unos monstruos, personas muy apasionadas que sin estudios lo logran.

¿Qué tan complicado, es para un artista de este género bajar de lo abstracto de la mente, la creación a una hoja en blanco, en el todo el trabajo de composición?

Sojue Stradac: Si tienes lo necesario para crear un tema es cosa muy fácil, pues fluye. ¿Qué se necesita? Pasión, conocimiento, estar empapado de otras expresiones y diversas corrientes artísticas y literarias, y sobre todo experiencias de vida, instantes y momentos de dolor, alegría, aprendizaje, fe y un sinfín de emociones.

Josmarq Alvarado: Yo creo que es como el aprender a escribir, cuando uno comienza a memorizar el alfabeto, es difícil plasmar una idea en una hoja, pero cuando ya llevas tiempo con ese conocimiento y esa práctica, más fácil es desarrollar un texto, lo mismo pasa con la música, entre más domines el A B C de este lenguaje, más fácil es expresarse en él.

¿Se contempla o considera al músico de rock progresivo como un talento de virtud, debería ser recíproco que el público que escucha este género tenga un oído mucho más fino y sea un mejor público en este sentido?

Josmarq Alvarado: Más que considerarlo de virtud, yo creo que hay que pensar en él como un apasionado, que goza de estudiar muchas horas a la semana su instrumento, su lenguaje, y más que esperar un oído fino en el oyente, se espera un público más abierto a lo que no es común, a lo que es diferente a todo lo que nos bombardean los medios de comunicación.

Sojue Stradac: Hay quienes consideran hasta dioses a los músicos, hay melómanos que tienen unos preceptos que puedo decir que rayan en el racismo enfocado a los sonidos, muchos discriminan lo que no sea de su agrado, pienso que la expresión artística es para ser apreciada por quién quiere acercarse a ella, por quién tiene necesidad de absorber de ella.

Solo existe un oído fino y refinado: el del ciego, el resto es bastante abstracto porque no siempre se puede ser objetivo con las cosas, ni aún y cuando escuches mucha música, porqué ¿quién puede decir de sí mismo que posee un oído o un gusto fino?

¿Un director de orquesta, un compositor de las diversas épocas de lo que ahora se considera música clásica o de los modernos o contemporáneos? Ni, aunque poseas el don de un oído absoluto, se puede decir que disfrutas más de los sonidos, conozco personas que sufren y les duele.

¿Hacia dónde quiere caminar Scolopendra?

Josmarq Alvarado: Queremos encaminar a Scolopendra, a un proyecto que defiende su arte, y que su intención y ambición es dejar una serie de discos artísticos, que no buscan gustar a las grandes masas, que más que vender busca plasmar sin límites, sin prejuicios, sin miedo al qué dirán, al satisfacer el alma propia, más que a los demás.

Sojue Stradac: Hasta el infinito y más allá jajajajaja, la música es nuestra carrera, nos desenvolvemos en las múltiples actividades que la muy noble nos permite, no hacemos ninguna otra actividad que no se relacione a ella, esto fue lo que estudiamos, a lo que decidimos dedicarnos, por lo tanto lo que nos reste de vida estaremos guerrereando, con nuestro estilo, el rock progresivo conceptual de larga duración, sin cortes, sin temas, sin sencillos, sin industria.

¿Qué tan complicado ha sido para el álbum Cero, que los medios masivos, quieran reproducirlo en sus pautas sonoras?, ¡es posible que algún guía la radio pública pueda reproducirlo hasta el último minuto?

Josmarq Alvarado: No sé si llamarlo complicado ya que Scolopendra nunca ha pensado adaptarse a las reglas de las radios, de hecho hasta hoy en día el formato de Scolopendra no es aceptado tampoco por las plataformas virtuales, y pensar si algún día la radio pública reproducirá de principio a fin la obra, no es algo que nos tenga preocupados, somos músicos que más bien, nos encanta estar ocupados con todo lo que hacemos, y que nos conformamos con las oportunidades y las puertas que se nos han abierto hasta hoy en día, porque sin duda hay infinidad de radios alternas o medios no masivos que siempre están dispuestos a mostrar nuestro arte a sus públicos, siendo así, estamos muy contentos con el resultado que hemos logrado en estos años.

Sojue Stradac: Mucho, partimos de que ninguna plataforma digital acepta nuestro formato de larga duración, sin embargo Cero se vendió bastante bien gracias a esto entre los coleccionistas del país. La plataforma de Soundcloud y Youtube son las únicas que nos ha permitido subir nuestro único track. Ya estamos por sacar el nuevo disco y la cosas sigue igual para nosotros, pero no nos interesa porque el rumbo o la huella que Scolopendra quiere dejar es más tirando a un proyecto de culto, muy oculto, porque no estamos queriendo ser famosos, no estamos buscando el reconocimiento, estamos trabajando para que la música llegue a las personas más raras, porque son pocas pero las hay, están regadas, algunas de ellas transmitieron especiales, hicieron análisis, criticas de la obra completa en México, Argentina, Brasil, España y EUA.

Te agradecemos Arturo por siempre abrirnos un espacio, fue un placer haber estado contigo, abrazo fuerte a La Redacción y a todos sus lectores, los invitamos a ver nuestro contenido y trabajo en todas las redes sociales como @ScolopendraMx.

Agradezco a Scolopendra, estas reflexiones en sus respuestas, me permite conocerlos más como melómano, y es una oportunidad para que mucha más gente conozca el trabajo sonoro de estas dos artistas musicales, quienes dejan en el escenario, su energía, alma, y espíritu.

Esta entrevista se publicó en la revista digital Front Row Radio Magazine

Agregar comentario

Haz clic aquí y comenta