Portada » Blog » Secciones » Chicuarotes: una historia que no pasará al olvido
Imagen: Reconoce MX
Cine Secciones

Chicuarotes: una historia que no pasará al olvido

No voy a dar rodeos: la película es un gancho al hígado, donde no puedes quedar bien parado.

La historia es una conjunción de un excelente guión bien pulido y de una dirección que respeta tanto la esencia de la historia como los detalles importantes. Hay veces en las que una simple escena nos revela más motivaciones que un diálogo o un discurso y Chicuarotes lo entiende muy bien.

Los personajes están perfectamente redondeados: tienen motivaciones, evolución, cambios, dilemas personales, aprendizajes y acciones o bien la falta de todo ello que les da una caracterización y un peso en la trama.

Todo eso consolida a personajes carismáticos pero no por eso idealizados y no por eso romantizados. No hay el “pobre, pobre, tan pobre que es bueno” ni el “malo malote”, todos son grises, todos son miserables y marginados. Todos están en el mismo abismo, donde sólo queda bajar más hasta morir o pelear por lo poco que tienen.

En ocasiones amaremos a “el Cagaleras”, en otras lo odiaremos y llegaremos a querer que salga de la pobreza. Así pasa con los otros personajes. Pero a la conclusión que llega la película es que, cuando se está en la suma miseria moral y social, ninguna acción es más correcta que otra. Incluso dejar de tomar decisiones se convierte en una decisión perjudicial.

A parte, el manejo de los problemas sociales se siente natural, nada está ahí porque “sería bueno hablar de ello”, la corrupción, la hipocresía, la doble moral, la violencia y la intolerancia son las bases de las decisiones, les dan justificación y a menudo tienen una implicación directa.

Sobre el apartado técnico no ahondaré mucho. La fotografía, la banda sonora y la edición de video son un revestimiento justo y adecuado, pero no propone nada absolutamente sublime y a veces se cae un poco. Sin embargo, son apreciables y suman profundidad a la historia.

Ya que todo se ha dicho, sólo queda una sincera invitación a verla. No hay pérdida. Es una película que engancha en la introducción, ilusiona en el desarrollo y conmociona en el desenlace.

Una película que debería verla tanto el pobre como el privilegiado.

Agregar comentario

Haz clic aquí y comenta

Escoge tu idioma

Arabic Arabic Chinese (Simplified) Chinese (Simplified) Dutch Dutch English English French French German German Italian Italian Portuguese Portuguese Russian Russian Spanish Spanish

¿Te gustan los podcast? Escucha…

Patrocinado