Portada » Blog » Secciones » La Alquimia del Aguacate / Estudioso del enigma sustentable
Imagen: Fundación Vivo Sano.
Alimentos Secciones

La Alquimia del Aguacate / Estudioso del enigma sustentable

Mucho se dice sobre este fruto, tan de moda actualmente que hasta las super modelos, esas que con cualquier trapo con que las visten imponen tendencias imposibles para nosotros los mortales, lo desayunan en licuados y ensaladas para el almuerzo. 

Que si el Super Bowl y el guacamole, las toneladas que se consumen, como si a los fanáticos del futbol americano les interesara comer un fruto mientras observan cascos contra cascos que se golpean en detrimento de unas millones de neuronas. 

Poco se dice en cambio del hueso del aguacate, es casi como descubrir un nuevo planeta, un elemento oculto en la tabla periódica. Este fruto acumula kilómetros aéreos volando de país en país. ¿Del 100% del aguacate que se sube a un avión, que porcentaje se aprovecha en su lugar de destino?

La pulpa es oro verde, la cáscara y el hueso a la basura. Por el momento dejaré a un lado la cáscara y las posibilidades en la composta que ésta ofrece.

Hablemos del hueso; en una ocasión entregué un hueso de aguacate, brillante y de madera fina a un niño, le dije: En este regalo, te obsequio un bosque, ¿cuántas plantas? ¿cuántos frutos te estoy regalando en este hueso? ¿cuánta vida encierra misteriosamente una semilla, un planeta?

El niño quedo boquiabierto y con la cara en blanco, procesando la idea, o pensando en el recreo que transcurría ya.

¿Qué hacer si no podemos sembrar un hueso de aguacate porque la ciudad solo nos da espacio para criar concreto y pavimento?

Lo primero es tomarle cariño a las semillas, reconocer su potencial y descubrir su utilidad, el conocimiento escondido en ellas, su capacidad curativa, culinaria, estética, o como un trompo.

Consejo: lo que hago es que guardo los huesos de aguacate por unos días, hasta que junto por lo menos cinco, espero a que la primer cáscara se resquebraje para poder quitarla.

Después, con la semilla aún tierna, la convierto en aserrín con un rayador de queso, los olores que desprende sugieren bosques y muebles antiguos. Después tuesto el producto, lentamente en un sartén para retirarle toda la humedad. Es así como ahora puede aprovecharse como un suplemento alimenticio que yo incluyo en ensaladas y como un ingrediente de la granola. 

Fin – Reinicia el ciclo. 

Escoge tu idioma

Arabic Arabic Chinese (Simplified) Chinese (Simplified) Dutch Dutch English English French French German German Italian Italian Portuguese Portuguese Russian Russian Spanish Spanish

¿Te gustan los podcast? Escucha…

Patrocinado