Portada » Blog » Secciones » La riqueza del tercer mundo, la pobreza del primer mundo
Imagen: Economía Digital
Economía Secciones

La riqueza del tercer mundo, la pobreza del primer mundo

Vivimos en un país llamado tercer mundo, pero quiénes nos llaman así. Una respuesta demasiado obvia. Pero realmente la duda es ¿por qué?

Pero antes de seguir veamos qué es lo que significa ser un país de primer o tercer mundo. En el año de 1952 el sociólogo francés Alfred Sauvi propuso el nombre de países del tercer mundo a aquellos que no estarían alineados con las alianzas en la guerra fría, estos países pertenecían a los continentes África, Asia y América Latina.

En un segundo plano se encontraban los países del segundo mundo, estos países eran los aliados de la Unión Soviética.

Por último se encontraban los países primer mundo que eran ni más ni menos que los aliados de Estados Unidos.

Pero la guerra fría se acabó. Los tiempos han cambiado, igualmente las expresiones y sus referencias.

El primer mundo ya no se refiere a los aliados de Estados Unidos, si no a países cuyo índice de desarrollo humano ha crecido bastante. Lo que les ha permitido gozar de los mayores estándares de vida posibles. Gracias a su distribución de riquezas y sanidad, obviamente también se puede decir que es gracias a su robusta institución democrática.

El término “segundo mundo” actualmente se usa muy poco o ni siquiera se utiliza. Aun los que la utilizan lo hacen para referirse a países con economía mediana, como los países de mayor estabilidad en América Latina, entre otros.

Es fácil darse cuenta que los términos actualmente ya no se usan para lo que anteriormente fueron creados.

Ahora que ya sabemos mejor las referencias, las veremos desde un punto de vista muy diferente.

Nos hemos quedado rezagados en el ámbito mundial, a nosotros como país nos cuesta acoplarnos a los demás países. Pero ¿por qué nos sentimos inferiores’ ¿Será acaso por sus magníficas ciudades y su modernización? Pues bien, no olvidemos que “la basura de unos es el tesoro de otros”.

En experiencia propia puedo decir que he visitado ciudades de un país llamado tercer mundo y es cierto: no se comparan a un primer mundo pero es eso lo más maravilloso de todo, pues mientras un primer mundo sea uno en el que los humanos nos acostumbramos a vivir, un tercer mundo siempre será del que provenimos.

Una de las diferencias más grandes entre el primer y tercer mundo es la falta de ausencia de alimento y la abundancia de hambre. Y lo sé pues me ha tocado vivirlo y puedo decir que no existe nada más féliz que un niño jugando con su perro o su burro a las orillas de un río y su relajador sonido, único e inconfundible.

Somos el tercer mundo y sólo queremos hablar y ser escuchados.

Mientras ellos y nosotros pensamos de manera distinta, la diferencia es muy clara y es que el primer mundo es el centro de la vida humana, mientras que el tercer mundo puede presumir ser parte del corazón de la naturaleza.

¿Cuál es el verdadero tercer mundo? ¿Aquel que posee la magia de la naturaleza entre su gente o aquél que vive en pobreza y hambre extrema?

Sólo tú cambias los significados, decide si cambias o no.

Luis Guzman

Agregar comentario

Haz clic aquí y comenta

Escoge tu idioma

Arabic Arabic Chinese (Simplified) Chinese (Simplified) Dutch Dutch English English French French German German Italian Italian Portuguese Portuguese Russian Russian Spanish Spanish

¿Te gustan los podcast? Escucha…

Patrocinado