Portada » Blog » Secciones » #MeToo / Desde la casa este hombre habla
Imagen: Livingly.
Reflexión Secciones

#MeToo / Desde la casa este hombre habla

Y vamos a empezar por casa, y casa es alma e historia, y para liberar la casa es básica la autocrítica, porque con ella sumamos y abrimos a solidaria y amorosa fórmula la propia acción. Yo alguna vez fui un hombre que acosó a alguna mujer y es importante decirlo, reconocerlo y ofrecer disculpas, además de agradecer lo que el movimiento #MeToo, desde una visión positiva, ha generado en los hombres abiertos y libres.

Mi acción o acciones -les confieso que ignoro si fue una o más- nunca respondieron a un tema consciente, pero hoy eso no me exime de haber funcionado en una lógica patriarcal y machista impuesta desde el sistema, y en la que todos los días nos movemos, y somos nosotros los que elegimos si dejamos de ser clones o continuamos el proceso y nos resistimos a trascender y ser hombres libres.

La recuerdo bien: una mujer inteligente, brillante y muy atractiva. Y me recuerdo bien a mí en aquel entonces. Ambos éramos muy jóvenes y trabajábamos juntos; ni ella ni yo éramos superiores del otro en la jerarquía laboral. Pero eso no importa, a mí ella me gustaba, me atraía y quise creer que ella sentía lo mismo, y tal vez era así, pero los devaneos y las insinuaciones fueron siempre mías; nada grave desde un punto de vista que pretenda menoscabar actitudes machistas conscientes o no, pero grave porque rompió con los espacios íntimos y de confianza que deben imperar siempre y porque tristemente sé que fueron parte de un hombre que hoy y desde hace muchos años ya no soy.

Imagen: SHRM.

Ella, sin decírmelo, me lo lo indicaba, pero creo que su miedo le impedía ejercer su derecho a decir “basta, me asustas, Emilio, y no me gusta cómo me hablas, me miras e impones tus impulsos sobre mí”. Me di cuenta y fui consciente mucho después de ello, porque alguna vez que intenté besarla, me pidió que no insistiera, y confieso que tuve la claridad de no volver siquiera a intentarlo, que respeté su petición, y no volví ni a coquetearle. A partir de ahí nuestra relación laboral y de amigos fue muy pacífica. Pero también he de reconocer que en ese entonces mi respuesta a mí mismo por su negativa fue la típica de un macho: “¿Y entonces por qué es tan coqueta y cariñosa, tan abierta y sexi conmigo?”. Prácticamente la responsabilicé de mis acciones; el machismo y su cinismo en órbita delirante operaban en mí.

¿Por qué confieso esto? Seguramente muchos se lo preguntan y algunos dirán que está de más, que es pasado, y otras pocas, espero, creerán que soy un cínico al atreverme a decir lo que digo. Yo no coincido con ninguno que así piense, pero respeto posturas. Lo mío es una confesión necesaria, un abrazo solidario a ella y a todas las mujeres que alguna vez se sintieron acosadas y no tuvieron la manera de parar esto a tiempo, y es también ofrecerle una disculpa pública. No diré su nombre por respeto, pero pongamos que se llama como cualquiera de las mujeres que leen, y que yo me llamo Emilio, y cada uno de los hombres que leen puede elegir si hoy se llama igual que yo.

Imagen: Periódico Zócalo.

Hoy no soy más, y puedo decirlo orgulloso y frontalmente, ese macho que antes operó inconscientemente desde la mecánica del “SOY HOMBRE, LUEGO ES NORMAL QUE OPERE DESDE LA LÓGICA SISTÉMICA”, y debo agregar que aún hace algunos años, de diversas formas, operé de esa manera. Por eso elegí meterme a casa, y casa es mi alma, y revisar por qué, cómo, cuándo, dónde y hacia quiénes imperó el macho que fui. Confieso que soy un hombre amoroso, un hombre que fue educado por una madre feminista ejemplar, me corresponde ofrecer disculpas a muchas más y lo hago en plena consciencia de mi falla y error, porque aún en tiempos de lucidez sobre el machismo imperante, no fui lo suficientemente congruente.

La violencia sistémica es una tarea que mi género ha evadido reconocer por mil razones, y hoy (yo comencé hace ya muchos años) al menos para mí y muchos hombres que hacemos la tarea diaria y nos vigilamos y estamos alertas de nosotros mismos, es tiempo sano, amoroso y fértil para ser parte del cambio. Y decirlo sin tapujos: “Hey, chicas, perdónenme por antes, hoy abrazo y celebro la luz que ustedes son y además agradezco a #MeToo por su fuerza e idea, por la raíz de su luz. Chicas, les abrazo y reconozco siempre”.

Hoy y desde hace mucho soy el hombre que mi madre formó , ese que ayer pretendí ser y que cometió errores injustificables, y que hoy ha limpiado su casa; Me llamo Emilio Pellicer Larrea, soy un hombre libre, bienvenidos a esta casa todos y todas.

Emilio Pellicer Larrea

3 Comments

Haz clic aquí y comenta

    • No Gamel, el que agradece es tu servidor, y además te pregunto ¿Alguna vez sientes que tú fallaste y fuiste el machos sistémico.? Cuentanos, es imprescindible, y nadie te hará daño. Abrazo enorme para ti.

Escoge tu idioma

Arabic Arabic Chinese (Simplified) Chinese (Simplified) Dutch Dutch English English French French German German Italian Italian Portuguese Portuguese Russian Russian Spanish Spanish

¿Te gustan los podcast? Escucha…

Patrocinado