Portada » Blog » Motivación » Ser ambicioso está bien.
Motivación

Ser ambicioso está bien.

No sé en qué momento se hizo normal la idea de que ser ambicioso es malo, pecaminoso y hasta perverso.  Ese concepto es el equivalente a pensar que lo correcto es ser conformista. Lo que personalmente creo que sí es malo, pecaminoso y perverso, es precisamente quedarnos estacionados en la vida sin buscar ser cada vez mejores. Entonces me pregunto: ¿En qué momento o a quién se le ocurrió vendernos esa idea de que la ambición es negativa?

Si de acuerdo a el diccionario de la Real Academia Española (RAE), la definición de ambición es el deseo de obtener poder, riquezas o fama.  ¿Cuál es la parte negativa? No creo que prosperar sea algo incorrecto.

El problema no es la ambición en si. El verdadero problema es la actitud de las personas que violan los límites éticos o legales.  Luego entonces, lo negativo no está en ser ambicioso, sino en tener escasos o nulos valores de respeto hacia los demás.

La persona ambiciosa pretende mejorar, crecer, progresar.

Si la ambición te lleva a la acción y al desarrollo de proyectos, entonces es saludable y positiva.

La ambición es un motor que debe llevarte a abandonar la mediocridad.  Debe motivarte a empezar cada día con un objetivo en mente. Darte la certeza de que puedes ser, hacer y tener todo lo que deseas, y esforzarte por conseguirlo con la confianza de que puedes y mereces lograrlo.

Haz un plan para materializar tus sueños.  La realización de tus deseos requiere acción, preparación, disciplina y constancia.  Renunciar a tus sueños no es opción.

Para ayudar a los demás necesitas recursos.  Sé ambicioso.

¿Te duele la pobreza de tu pueblo? ¿Quieres ayudar a esa persona que no puede costear su tratamiento médico? ¿Te gustaría crear un albergue para los niños en situación de calle? O quizá donar equipo médico al nuevo centro de salud rural, crear un parque público en tu colonia o abrir un centro de rescate animal.

Hermosos y muy nobles deseos ¿Verdad? Pero para que no sean sólo buenas intenciones, se necesitan recursos, financieros, sociales y profesionales… Así es que: sé ambicioso para que llegues a tener la capacidad de ayudar a los demás.

Estrella Cisneros

Nacida en la ciudad de México el 5 de junio de 1965.  Radica en Querétaro desde el año 2007.
Desde muy temprana edad mostró su gusto por las letras. A los cuatro años ya leía, siendo su libro favorito una antología del autor Rubén Darío, libro que aún conserva como uno de sus más preciados tesoros.

Miss Estrella, como la llaman sus conocidos, memorizó “A Margarita Debayle” y hasta la fecha le trae bellos recuerdos de infancia al lado de su madre, quien la alentó a disfrutar de la expresión escrita.
Escribió sus primeros poemas a los diez años. Ha participado con escritos de su autoría en certámenes como “Carta a mi hijo” de grupo Novedades, obteniendo el 3er lugar nacional en agosto de 1991, entre más de 2,500 participantes.

Siente gran pasión por la comunicación oral y escrita. Teniendo facilidad de palabra, lo que la llevó a alcanzar niveles importantes en el campo de las ventas directas, aunque lo que realmente disfrutaba era impartir capacitación en grupo y consejería individual.

Amante de las artes en general. Inició su formación musical a los 7 años de edad con clases de piano, instrumento que la acompaña hasta la actualidad. Destaca como maestra particular de piano desde 1985, año en que impartió sus primeras clases a domicilio.

Cuenta con talento especial para las artes plásticas y manuales como la pintura, el dibujo, bordado en tela y repujado en aluminio entre otras.

En su infancia, también fue gimnasta olímpica y formó parte de la selección nacional de judo.

Siempre positiva y de personalidad optimista. Su gran fortaleza espiritual, así como el siempre presente apoyo de su familia, han sido fundamentales para superar adversidades tales como el hacerle frente al síndrome de Behçet.

Agregar comentario

Haz clic aquí y comenta

EnglishSpanish