Portada » Blog » Sexualidad » Un mal amante.
Familia Reflexión Sexualidad

Un mal amante.

Ser un buen o mal amante, no sólo está relacionado con el desempeño, frecuencia y destreza sexual.  Ser amante tampoco es un término que necesariamente implique una infidelidad.

Independientemente del género y de la preferencia sexual, ser un buen amante, es un arte, es una habilidad personal, y como tal, así como en cualquier área o actividad en la que queremos ser buenos, expertos y destacar, es necesario prepararnos, estudiar, practicar y buscar la excelencia dando siempre lo mejor, provocar que nuestro sello sea de alta calidad.

Tampoco es sólo cuestión de cultura, posición económica o nivel social.  Para ser un buen amante, es necesario poner voluntad, esfuerzo, trabajo y ante todo, tomar la decisión de amar.

El silencio mata el deseo.

Generalmente, después de sentirnos atraídos por el aspecto físico de alguna persona, nos interesamos por conocer sus gustos, sus deseos y sus sueños. Cuáles son sus preferencias, en comida, películas, libros y hasta a qué equipo le va de su deporte favorito. Entonces nos esmeramos por “encajar” en el estilo de vida de la persona que despertó nuestro interés, para tratar de promovernos como la o el candidato perfecto para ser su pareja ideal.

Escuchamos atentos sus comentarios, nos reímos de sus ocurrencias, tratamos de involucrarnos en sus proyectos y buscamos a cada momento complacer lo que sabemos que hará que esa persona se sienta muy importante y especial para nosotros.

Sin embargo, hay parejas que con el tiempo, se dejan de comunicar. Dejan de compartir sus sueños, sus inquietudes y hasta sus miedos. Dejan de hablarse con ternura y respeto, hasta que llega el punto que no hay más nada por compartir. Se agotan las ganas de ser escuchado, entonces dejas de insistir. Y cuando llegan a la cama, a veces tienen una sesión de sexo solamente por cumplir.

El amor es una decisión.

Amar es cuidar a tu pareja, escucharla, respetarla. Por amor perdonas sus errores y la ayudas a mejorar. Por amor la proteges, la defiendes, la respaldas y le das seguridad.

Para ser un buen amante, seas hombre o mujer, tienes que escuchar a tu pareja con atención y respeto, involucrarte en sus proyectos sin invadir su espacio privado, darle el ánimo y el consuelo necesarios cuando sus días estén nublados, ríete de sus ocurrencias y haz lo necesario para hacer que él o ella también se ría y se sienta relajado y feliz.

Crece intelectualmente, que cada noche sepas más cosas útiles que cuando comenzó el día, y motiva a tu pareja a que crezcan juntos, ninguno de los dos se debe estancar. Conserven la magia de admirarse mutuamente… Y entonces, y sólo entonces, estarán listos para la intimidad.

Estrella Cisneros

Nacida en la ciudad de México el 5 de junio de 1965.  Radica en Querétaro desde el año 2007.
Desde muy temprana edad mostró su gusto por las letras. A los cuatro años ya leía, siendo su libro favorito una antología del autor Rubén Darío, libro que aún conserva como uno de sus más preciados tesoros.

Miss Estrella, como la llaman sus conocidos, memorizó “A Margarita Debayle” y hasta la fecha le trae bellos recuerdos de infancia al lado de su madre, quien la alentó a disfrutar de la expresión escrita.
Escribió sus primeros poemas a los diez años. Ha participado con escritos de su autoría en certámenes como “Carta a mi hijo” de grupo Novedades, obteniendo el 3er lugar nacional en agosto de 1991, entre más de 2,500 participantes.

Siente gran pasión por la comunicación oral y escrita. Teniendo facilidad de palabra, lo que la llevó a alcanzar niveles importantes en el campo de las ventas directas, aunque lo que realmente disfrutaba era impartir capacitación en grupo y consejería individual.

Amante de las artes en general. Inició su formación musical a los 7 años de edad con clases de piano, instrumento que la acompaña hasta la actualidad. Destaca como maestra particular de piano desde 1985, año en que impartió sus primeras clases a domicilio.

Cuenta con talento especial para las artes plásticas y manuales como la pintura, el dibujo, bordado en tela y repujado en aluminio entre otras.

En su infancia, también fue gimnasta olímpica y formó parte de la selección nacional de judo.

Siempre positiva y de personalidad optimista. Su gran fortaleza espiritual, así como el siempre presente apoyo de su familia, han sido fundamentales para superar adversidades tales como el hacerle frente al síndrome de Behçet.

Comentario

Haz clic aquí y comenta

Escoge tu idioma

Arabic Arabic Chinese (Simplified) Chinese (Simplified) Dutch Dutch English English French French German German Italian Italian Portuguese Portuguese Russian Russian Spanish Spanish

¿Te gustan los podcast? Escucha…

Patrocinado