Portada » Blog » Empoderamiento Femenino » Te estoy observando
Empoderamiento Femenino Motivación Reflexión

Te estoy observando

Estoy pendiente de cada uno de tus pensamientos, de tus emociones, de tus palabras, de tus movimientos y hasta de tus más absurdos pretextos o más temibles miedos y secretos.

Soy tu “yo” interno.  Y ¿sabes? Hoy no siento ni orgullo ni contento.  Escuché tu respuesta de este medio día.  Por más que te grité desde tus adentros, apagaste mi voz con tu actitud de “no me importo, no me quiero”.

Medio día, y tú, hasta poco antes aún dormías.  Alguien te sugirió que te dieras un baño, te peinaras y vistieras muy bonita.  Como antes, como siempre lo hacías.

Tu respuesta me sacudió con mucha violencia.  Respondiste sin pensarlo, hablaste por pura inercia.  Yo conozco lo que tus palabras encierran.  Yo sé lo que estás sintiendo, aunque tú no quieras enfrentarlo.

¿Para qué me arreglo si no voy a salir a ningún lado?

Esa fue tu respuesta, ese fue tu argumento “Para qué me arreglo si no voy a salir a ningún lado.” Y aunque día y noche te estoy observando y conozco cada uno de tus pensamientos, no acepto que no puedas entenderlo.

Deja de arreglarte para que los demás te admiren. Deja de peinarte para lucir más alta o atractiva que las otras mujeres del entorno. Por favor, deja de usar perfume para que los demás noten tu presencia. Deja de fingir risas y alegría sólo para que así los demás te recuerden.

Arréglate para ti misma, peinate, ponte perfume y sé auténticamente feliz. Nota tu propia presencia, acuérdate de quién eres, reconoce tus talentos, admírate, respétate.

Te estoy observando y me desespero. ¿Cómo hago para que también tú te observes? No es necesario salir a la calle para que los demás determinen quién eres. Necesitas entrar a tu alma y reconocerte.

Dijiste: “¿Para qué me arreglo si no voy a salir a ningún lado?” Arréglate porque mereces dedicarte cariño, cuidados y respeto. Arréglate para que te sonrías satisfecha cada que te veas en el espejo. Arréglate no porque vayas a salir y que los demás te juzguen y te califiquen… Arréglate y siéntete segura porque sabes los tesoros que hay en tus adentros.

Si pudieras observarte como yo te observo. Si pudieras recuperar la memoria y explotar tus talentos. Entonces te pondrías bonita para todo momento. Te pondrías bonita y te dirías frente al espejo: “yo me amo y me respeto”.

Estrella Cisneros

Nacida en la ciudad de México el 5 de junio de 1965.  Radica en Querétaro desde el año 2007.
Desde muy temprana edad mostró su gusto por las letras. A los cuatro años ya leía, siendo su libro favorito una antología del autor Rubén Darío, libro que aún conserva como uno de sus más preciados tesoros.

Miss Estrella, como la llaman sus conocidos, memorizó “A Margarita Debayle” y hasta la fecha le trae bellos recuerdos de infancia al lado de su madre, quien la alentó a disfrutar de la expresión escrita.
Escribió sus primeros poemas a los diez años. Ha participado con escritos de su autoría en certámenes como “Carta a mi hijo” de grupo Novedades, obteniendo el 3er lugar nacional en agosto de 1991, entre más de 2,500 participantes.

Siente gran pasión por la comunicación oral y escrita. Teniendo facilidad de palabra, lo que la llevó a alcanzar niveles importantes en el campo de las ventas directas, aunque lo que realmente disfrutaba era impartir capacitación en grupo y consejería individual.

Amante de las artes en general. Inició su formación musical a los 7 años de edad con clases de piano, instrumento que la acompaña hasta la actualidad. Destaca como maestra particular de piano desde 1985, año en que impartió sus primeras clases a domicilio.

Cuenta con talento especial para las artes plásticas y manuales como la pintura, el dibujo, bordado en tela y repujado en aluminio entre otras.

En su infancia, también fue gimnasta olímpica y formó parte de la selección nacional de judo.

Siempre positiva y de personalidad optimista. Su gran fortaleza espiritual, así como el siempre presente apoyo de su familia, han sido fundamentales para superar adversidades tales como el hacerle frente al síndrome de Behçet.

Agregar comentario

Haz clic aquí y comenta

EnglishSpanish