Portada » Blog » Salud » Un recipiente resistente
Alimentos Deportes Reflexión Salud

Un recipiente resistente

Hace unos días fui a comprar fruta para mi familia.  Me puse unos zapatos y ropa cómoda, de hecho, usé ropa deportiva aunque nunca hago ejercicio y sólo la tengo para usarla cuando quiero sentirme relajada.

Ya en la frutería, me tomé todo el tiempo necesario para elegir los mejores productos.  Sandía, melón, piña, mango y duraznos.  Todo para varios días y que mi familia cuente con muy buena calidad en sus alimentos.

También algunos plátanos de diferentes tipos, desde unos dominicos, hasta morados y machos, pasando por unos Chiapas y Tabasco.  Todo lo necesario para preparar licuados y acompañar el cereal de la mañana, así como para algunos típicos platillos mexicanos.

Lo inesperado

Después de pasar más de una hora eligiendo cuidadosamente las compras y depositar todo perfecta y sabiamente acomodado en la caja en donde siempre, por años, he transportado la despensa, al intentar meter la caja a la cajuela del auto, sucedió algo terriblemente inesperado… El fondo de la caja se rompió dejando todas mis frutas abolladas y regadas por todas partes.

Fue un momento incómodo, vergonzoso y realmente lamentable.  Un momento inesperado, y sin embargo, pude haberlo evitado.

Esa caja me sirvió por años, y por el uso lógico, sufrió un natural desgaste.  Yo ya había notado hace meses una pequeña ruptura que se había formado en el fondo, pero era tan pequeña que no le di mayor importancia.

Mi cuerpo es mi recipiente

En los últimos años, tomé la decisión de cuidar y alimentar de manera saludable mi mente. Procuro elegir con sabiduría lo que veo, lo que escucho, lo que leo, lo que aprendo…

Sin embargo, a veces nos olvidamos de tener un sano equilibrio en el cuidado y buen mantenimiento de las tres áreas que nos conforman como seres humanos: cuerpo, mente y espíritu.

Si no cuidamos sanamente nuestro cuerpo, que es el recipiente de nuestros valores y conocimientos… Que no nos sorprenda ver los buenos frutos abollados y regados por el suelo.

Estrella Cisneros

Nacida en la ciudad de México el 5 de junio de 1965.  Radica en Querétaro desde el año 2007.
Desde muy temprana edad mostró su gusto por las letras. A los cuatro años ya leía, siendo su libro favorito una antología del autor Rubén Darío, libro que aún conserva como uno de sus más preciados tesoros.

Miss Estrella, como la llaman sus conocidos, memorizó “A Margarita Debayle” y hasta la fecha le trae bellos recuerdos de infancia al lado de su madre, quien la alentó a disfrutar de la expresión escrita.
Escribió sus primeros poemas a los diez años. Ha participado con escritos de su autoría en certámenes como “Carta a mi hijo” de grupo Novedades, obteniendo el 3er lugar nacional en agosto de 1991, entre más de 2,500 participantes.

Siente gran pasión por la comunicación oral y escrita. Teniendo facilidad de palabra, lo que la llevó a alcanzar niveles importantes en el campo de las ventas directas, aunque lo que realmente disfrutaba era impartir capacitación en grupo y consejería individual.

Amante de las artes en general. Inició su formación musical a los 7 años de edad con clases de piano, instrumento que la acompaña hasta la actualidad. Destaca como maestra particular de piano desde 1985, año en que impartió sus primeras clases a domicilio.

Cuenta con talento especial para las artes plásticas y manuales como la pintura, el dibujo, bordado en tela y repujado en aluminio entre otras.

En su infancia, también fue gimnasta olímpica y formó parte de la selección nacional de judo.

Siempre positiva y de personalidad optimista. Su gran fortaleza espiritual, así como el siempre presente apoyo de su familia, han sido fundamentales para superar adversidades tales como el hacerle frente al síndrome de Behçet.

Agregar comentario

Haz clic aquí y comenta

EnglishSpanish